El poder de la gratitud

Poder de la gratitud¿Hace falta estar al borde de la muerte para darnos cuenta de todo lo que tenemos y del poder de la gratitud?

A veces necesitamos vivir una situación dramática para tomar consciencia de quienes somos y del privilegio de estar aquí.

La emoción más intensa que sentí después de la primera cirugía fue en el momento en que me di cuenta de que había estado a punto de morir pero seguía viva. Una punzada creciente de agradecimiento, amor y felicidad sacudió mi cuerpo en lágrimas. Comenzaba a descubrir el poder de la gratitud.

La cercanía de la muerte me había abierto los ojos para disfrutar más de la vida, que nos ofrece a cada instante una oportunidad, aunque seamos incapaces de verla. Al agradecer cambiamos nuestra percepción para que parte de eso que no vemos se haga visible de alguna manera y se convierta en conocimiento. Allí radica su poder transformador. El gozo de existir, pág. 95.

Nuestra percepción es limitada pero la gratitud hace que veamos más allá, mejora nuestra energía y nuestra visión. Tiene el poder de revelarnos nuestra propia abundancia. Eso lo descubrí después de haber tenido un derrame cerebral y dos cirugías a cráneo abierto.

Ahora me siento afortunada porque sigo viva. Porque puedo caminar cuando se suponía que iba a quedar en silla de ruedas. Agradezco ver, leer y escribir por mí misma aunque haya perdido la mitad del campo visual.

Doy gracias por el regalo de compartir más con las personas que amo. El tiempo que me queda es oro y lo aprovecho lo mejor que puedo. Me siento en gracia por la suerte de estar aquí, ahora.

La gratitud no es una emoción sino una decisión. Nos abre la mente a la idea de que nada de lo que sucede es «malo» para nosotros. A lo que te resistes, persiste decía C.G. Jung. El poder de la gratitud es que cesa la resistencia, afirmó Neale Donald Walsch en Being One Madrid.

 

Pequeñas cosas que nos hacen felices

En los momentos difíciles, me ha ayudado fijarme en todas esas pequeñas cosas que me hacen feliz. Por ejemplo, el cielo azul, el amanecer, las sonrisas de pillos de mis hijos, los besos sorpresa, los abrazos, las palabras amables, los gestos cariñosos, una mirada sincera, un trozo de chocolate, el olor del café por la mañana, un paseo entre los árboles, el sonido de las hojas al viento, las olas del mar que vienen y van, mi camita rica y tantas cosas más.

Incluso aprendí a dar gracias por los tropiezos, problemas y adversidades porque nos enseñan lecciones. También nos empujan a superarnos, a conocernos, a buscar nuevas salidas y soluciones. Así como la lluvia nos permite ver el arcoíris, después de llorar volvemos a reír y con más ganas.

La gratitud es la tabla de salvación que nos permite llegar a la orilla cuando sentimos que nos ahogamos.

Y es que somos abundantes. Necesitamos poco, a menos que nos empeñemos en lo contrario. A menos que vivamos en la insatisfacción de la escasez que siempre pide más. Nadie nos debe nada.

Dejemos de fijarnos en lo que no tenemos o en lo que perdimos. Es mejor apreciar todo lo bueno que hay en nuestras vidas, por pequeño, ajeno e insignificante que parezca. En lugar de luchar contra algo, es más efectivo potenciar el valor contrario. ¿En donde pones tu energía?

 

Ideas para fomentar la gratitud

Dar las gracias nos conecta, nos acerca, nos abre las puertas a la felicidad, al bienestar y a la generosidad.

Para y mira:

El primer ejercicio es muy sencillo: «Para, mira, anda». Es el método para ser felices y ver las oportunidades en cada momento. Perdemos las oportunidades porque no sabemos parar. Abre todos tus sentidos a esta maravillosa riqueza que nos ha sido dada, dice D. Steindl-Rast.

No es la felicidad la que nos hace ser agradecidos, es la gratitud la que nos hace ser felices, afirma el monje benedictino David Steindl-Rast.

La caja de la gratitud:

NMPCajaGratitud

Caja y acrílicos de N.M. Parga

Hay muchos buzones de quejas, reclamos y sugerencias, pero, ¿cuantos para dar las gracias? Este es un ejercicio a realizar en familia, en clase, con amigos o incluso en la oficina.

La idea es dar las gracias a alguien por algo ya sea firmando el mensaje o de forma anónima. Se puede escoger un día a la semana para leer los mensajes entre todos.

Mira este bonito ejemplo de el Aula de Elena.

 

Tres agradecimientos y dulces sueños:

Este es un hábito que tenemos en casa. Todas las noches, cuando los niños están en la cama les pido que den gracias por tres cosas «hoy».

A veces repiten lo mismo: he comido rico, he ido al parque, he jugado con mis amigos. Otras veces agradecen por lo que va a suceder e incluso por algo «malo» que les haya pasado.

Alguna noche están pletóricos y me toca parar, con alegría, la retahíla de agradecimientos.

 

Cuando amanece:

Comencemos el día dando gracias por una nueva hoja en blanco para escribir lo que queramos. Abro los ojos, ¿sigo viva?… ¡Gracias! Por muy enferma o deprimida que pueda estar una persona, siempre hay algo que agradecer. Algo por lo cual ha valido la pena nacer y crecer. Fíjate en los pequeños detalles que te hacen sentir a gusto.

 Cada vez que dices «gracias», el Universo te responde: ¿Qué más te puedo dar?, Mabel Katz.

 

El diario de la gratitud:

Imagina qué bonito sería leer dentro de unos meses o años tus recuerdos gratos. Evocar esos instantes de plenitud en los que has sentido la vida vibrando dentro de ti. Recordar lo que te ha hecho sonreír y estar a gusto en un momento dado.

 

Y tú, ¿cómo practicas la gratitud?

¡Gracias por compartir y por dejar un comentario!

Gracias al Being one Forum

Afortunada, agradecida, conmovida y feliz. Así me sentí el domingo 14 de mayo, gracias al Being One Forum.

Pero empezó siendo un completo caos. Y lejos de toda expectativa, nos dejó variados aprendizajes.

¿Qué nos enseña esta experiencia tan surrealista como inolvidable? ¿Para qué ocurrió tal y como sucedió?

 

El negocio de la espiritualidad

BeingOneGreg

Gregg Braden en Being One Forum Madrid, 12-May-17.

El Being One Forum se vendió como un «foro de diálogo plural y libre sobre qué o quiénes somos y nuestra relación con el universo» que reunía a 12 super-ventas internacionales de la talla de Gregg Braden, Anita Moorjani, Jeff Foster y Neale Donald Walsch.

Previsto para el 12, 13 y 14 de mayo, en el Madrid Arena, cambió a la plaza de toros de Leganés, dos días antes, alegando desacuerdos en las condiciones del contrato con los intermediarios del recinto.

El viernes 12 comenzó con dos horas y media de retraso, sin traducción simultánea a seis idiomas (como prometían), en gradas de cemento frías, con problemas de acústica y goteras. Cosa rara en Madrid, ese día llovió a cántaros. Se cancelaron las actividades paralelas a las conferencias porque la plaza de toros no era el lugar idóneo. Los stands estaban en unas carpas al exterior y muchos asistentes no se enteraron.

La primera ponente y presentadora, Alicia Sánchez, no dio su charla (que empezaba a las 11 am) y a la tercera, Sonia Fernández-Vidal, no se le entendía nada. El eco era tremendo. Por fortuna Sergi Torres y Gregg Braden articularon cada palabra y transmitieron sus mensajes con maestría.

El sábado 13, la entrada estaba prevista para las 8:30 am pero las puertas permanecieron cerradas hasta las 2 pm.

Durante horas, reinó el caos y la desinformación. Ni siquiera los conferencistas sabían lo que pasaba. Como afirmaron en los vídeos y declaraciones que colgaron en las redes sociales ese mismo día. Y lo más surrealista estaba aún por llegar.

Ante la mirada atónita de las miles de personas que estábamos allí, el organizador, Antonio Moll, salió al balcón y pidió más dinero a los asistentes para pagar a los proveedores y personal de seguridad que se negaban a abrir las puertas de la plaza de toros. Aunque ya habían recaudado más de 500.000 euros por las entradas cuyo precio oscilaba entre 70 euros (acceso streaming) y 900 euros (primera fila). No vendieron entradas suficientes para cubrir los costes del evento.

¿Inexperiencia, fracaso empresarial o estafa? Lo cierto es que la espiritualidad también es un negocio. Además de viajar en business, algunos de los ponentes cobran 50.000 euros por conferencia.  Sin embargo, comparten información en sus libros y de manera gratuita en múltiples vídeos en internet.

Y si es un negocio también somos responsables los que pagamos por ello. ¿No nos bastaba con ver los vídeos gratis en Youtube? ¿No nos bastaba con creer en nosotros mismos? ¿Para qué fuimos? Somos responsables de nuestras decisiones y de las consecuencias de nuestros actos, punto.

La gente feliz consume menos y mejor. —Serge Latouche.

Aquí también hay una lección sobre el dinero que Yoselyn Quintero de ArmoníaF explica con claridad. ¿Qué trae el dinero o su falta a mi vida?

El Being One Forum no salió como esperábamos. Eso es verdad. El sábado fue un completo desastre. Aún no sé cómo ni por qué, las puertas se abrieron y el evento continuó. Al parecer hubo gente muy generosa que donó cantidades de hasta cinco cifras.

Los que nos quedamos y volvimos el domingo 14 comprobamos que si la vida te da limones, lo mejor es hacer una limonada.

Distintos puntos de vista

Asombro, tristeza, rabia, frustración, gratitud, compasión, aceptación entre otras emociones mezcladas y contrarias sentimos los que pagamos por ver y escuchar en directo a los ponentes.

Todos los puntos de vista son respetables. Por eso incluyo el de la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico en contra de afirmaciones y terapias «pseudocientíficas», para quienes este evento era un «peligroso circo de charlatanes».

Una vez allí, durante las horas de fila el viernes y el sábado, algunos hicimos nuevos amigos y tratamos de reírnos de la situación y de nosotros mismos. La vida es demasiado corta como para no gozarla. Y cuando te lo pasas bien, el tiempo vuela.

Otros, más enfadados, despotricaron contra los organizadores, llenaron hojas de reclamación, crearon una plataforma de afectados, interpusieron demandas en los juzgados de Leganés. Incluso pidieron cárcel para Antonio Moll, el creador del evento.

También hubo quien agradeció a los organizadores por esta «experiencia de limpieza y cambio de consciencia para sanar. Por la oportunidad de crecimiento personal a todo nivel».

Todo esto con una tranquilidad y respeto que no se vería en ningún concierto, evento político o partido de fútbol. Era de esperar por el público allí presente. ¿Quién va a este tipo de eventos?

 

El perfil de los asistentes

Escritores, artistas, músicos, coach, psicólogos, terapeutas alternativos, humoristas, médicos, emprendedores, curiosos y supervivientes.

Personas que han sufrido accidentes graves, enfermedades crónicas, procesos difíciles. Gente que ha superado la adversidad y ha cambiado de camino. Y los que todavía siguen intentando salir del del pozo negro. Así como seres que han escuchado la llamada para estar ahí. Como dijo Neale Donald Walsch:

«Estás aquí porque tenías una cita con tu alma. No hay ninguna información nueva en el universo».

¿A qué fuimos? En mi caso, a que me recordaran, de manera clara, interesante e incluso divertida, lo que ya sabía. Y a que me pusieran las pilas. No basta con saber, hay que vivirlo y compartirlo.

¿Para qué?

Sin duda, el Being One Forum nos dejó muchas enseñanzas a manera de metáfora. Aquí menciono algunas.

La primera, a través del retraso y de los problemas de sonido

Esta experiencia es una representación de que no estamos centrados. Si no oyes bien, tienes la posibilidad de encontrar tu lugar. No puedes comunicar ni escuchar si no estás en tu sitio.

Nunca falta ni sobra nada en el presente, si tú estás en él. Si interpretas la interpretación llegarás tarde. Atrévete a vivirlo, afirmó Sergi Torres, fisioterapeuta y conferencista.

 

La segunda, como ejemplo de paz dentro del caos

Con Gregg Braden hicimos una meditación para tomar consciencia del corazón y de su conexión con el cerebro. Nos pidió que cerráramos los ojos para sentirnos a salvo en nuestro mundo interior. ¿Quién le teme aún a la oscuridad?

Cuanto mejor nos conozcamos a nosotros mismos, mejores decisiones tomaremos y mejor aceptaremos los cambios por venir. Conocernos también significa aprender a armonizar cerebro y corazón para que fluya la intuición.

La forma cómo respondes a una pregunta es la respuesta de la siguiente. Es la base de tus decisiones y de tu salud. La pregunta es ¿quién soy?, afirmó Gregg Braden, geólogo y científico.

Con Mooji, el domingo, la meditación fue más larga. Cerramos los ojos y escuchamos su profunda voz.

Deja fuera el pasado y el futuro. Vacíate de todo ahora. Mantén la mente neutra. Presta atención a lo que valoras. Si estás en paz verás que eres uno. No estás probando la vida, eres la vida. Siente tu naturaleza original, dijo Mooji.

La tercera, desde la improvisación y la generosidad de los traductores, presentadores, bailarinas, pianista y ponentes voluntarios

¿Quién soy? ¿cómo reacciono ante una situación caótica? ¿qué puedo dar? Eso lo vivimos quienes estuvimos en el Being One Forum el sábado.

Robin Sharma, Alicia Sánchez, Alex Rovira y Anita Moorjani estuvieron a pie de calle, sonriendo, firmando autógrafos y hablando con las personas que les rodeaban. Sin temor a la multitud cansada, enfadada y sorprendida ante lo que ocurría.

Sergio Cánovas, dejó el curso que estaba impartiendo en Alicante, para desplazarse a Madrid y ofrecer un regalo a los asistentes del evento. Una beca de 1.200 € en cursos del Instituto IFI (organización de formación en desarrollo personal) para todo aquel que tuviera una entrada del Being One.

¿De qué tamaño es el corazón? No lo sé. Solo sé que al ver y escuchar a Anita en el escenario, al ser testigo de tanta generosidad, mi corazón se expandió al tamaño de esa plaza de toros. Sentí mucho amor y gratitud.

 

La cuarta, es la aceptación de que todo tiene cabida

Incluso lo negativo. La decepción, tristeza, rabia, frustración que sentimos cuando las cosas no salen como queremos hacen parte de la vida.

La violencia comienza al separar lo espiritual del cuerpo y de las emociones. Cuando creamos divisiones dentro de nosotros y escapamos de nuestra propia experiencia. Todo es vida y todo tiene cabida. Hasta lo que consideramos «negativo». Ser espiritual es vivir la vida tal y como sucede. Solo recordarás los momentos en los que estuviste realmente presente, afirmó Jeff Foster, astrofísico.

 

La quinta es que podemos agradecer hasta lo que consideramos «malo»

BeingOneNeale

Neale Donald Walsch en Being One Forum, Madrid, 14-May-17.

Porque la adversidad es una oportunidad que la vida nos da para demostrar nuestra divinidad. Es una posibilidad de cambiar la forma como experimentamos todo aquello que se repite en nuestras vidas. A veces, la única forma de entenderlo es viviendo una experiencia dramática.

La herramienta más poderosa que tenemos es la gratitud. Es una decisión, no una emoción. Es la única alternativa a cualquier maestro espiritual. La gratitud abre la mente a la idea de que nada de lo que te sucede es malo para ti. Cuando vemos todo como bendiciones, todo nos bendice, afirmó Neale Donald Walsch, al autor de Conversaciones con Dios.

 

La sexta es el buen rollo de los abrazos y del baile

Con el que Mabel Katz comenzó su presentación sobre el Ho’oponopono. El arte hawaiano de la resolución de problemas. Según Joe Vitale, se centra en cuatro afirmaciones: te amo, lo siento, perdóname y gracias.

Los abrazos son la mejor vitamina. Vamos a tratarnos mejor. A cuidarnos. A darnos las gracias, sin quejarnos cuando todo sale mal. Lo que nos pasa son oportunidades para corregir errores. Porque la felicidad es una decisión.

El dinero es importante porque es la primera excusa para no hacer lo que sí quieres hacer. No necesitas tanto para ser feliz. […] Hay lista de espera para nacer en la tierra. Es un privilegio estar aquí. […] Ya lo sabes todo…¿Qué estás esperando?, afirmó Mabel Katz.

 

Estas y muchas más enseñanzas y vivencias nos dejó el Being One Forum. No era lo que yo esperaba pero salí de allí sintiéndome afortunada, agradecida, conmovida y feliz. Fue una lección de vida inolvidable.

Lo siento por las personas que vinieron de otros países y no hablaban ni español ni inglés. Lo siento por los organizadores porque están metidos en un tremendo lío legal. Lo siento por todos los que se dedican a quejarse y a descargar bilis. Ojo que necesitáis limpieza de hígado urgente.

Antonio Moll pidió perdón el sábado y el domingo. Comprendo que para algunos esto no sea suficiente y quieran la devolución de su dinero. Todos tenemos derecho a equivocarnos.

Yo estoy satisfecha y más que a gusto con lo que pagué. Quisiera haber dado más.

¡Ah! y la vida me tenía otra grata sorpresa. Ahí, en la Plaza de toros de Leganés hay un restaurante paisa donde venden la comida colombiana más rica que he probado en España.

También conocí gente maravillosa, con quienes pienso seguir en contacto.

¡Gracias al Being One Forum! Gracias a todas las personas que lo hicieron posible.

 

Referencias de los ponentes

Sonia Fernández-Vidal, La puerta de los tres cerrojos

Robin Sharma, El monje que vendió su ferrari, El líder que no tenía cargo

Neale Donald Walsch, Conversaciones con Dios

Gregg Braden, La matriz divina

Mabel Katz, El camino más fácil

Joe Vitale, El poder de la atracción

Mooji, Antes de yo soy

Jeff Foster, La vida sin centro

Anita Moorjani, Morir para ser yo

Emmanuel Dagher, Prosperidad fácil

Enric Corbera, El soñador del sueño

Don Miguel Ruiz, Los cuatro acuerdos

Álex Rovira, La buena suerte

Sergi Torres, ¿Me acompañas?

Alicia Sánchez, Tus sueños te están esperando

Gracias mi musa y mi madre

Mi musa y mi madreNecesito decirlo,
repetirlo y escribirlo:
te agradezco mucho
que seas mi musa y mi madre.

Cada día que pasa, te admiro más.
Cada cosa que aprendo, te respeto más.
Y cuando miro atrás comprendo
tus errores, tus palabras, tus esfuerzos.

Te quiero, mamá, te quiero.
Y ahora que también soy madre,
aunque me repita, necesito decirte
que te quiero aún más.

Tú eres la brújula que me guía.
Un espejo que refleja
lo que quiero repetir,
lo que prefiero evitar.

Eco del amor que eres,
y de todo lo bello que das.
Fortaleza, valentía, sensibilidad,
dulzura, perdón y paz.

Evito repetir la historia.
Caer en la trampa del sacrificio,
arcaico patrón malentendido,
que te atrapa en la cárcel del oficio.

Limpiando la casa liberas tu mente.
Yo me refugio en el arte,
para soltar ataduras
en este patriarcado asfixiante.

Me enseñaste a seguir aprendiendo,
a caer y a levantarme.
Gracias mi musa y mi madre,
por tu gran amor, dedicación y coraje.