Ciclo menstrual: el superpoder de conocer las fases y las hormonas

Fases del ciclo menstrual. Ilustración: N.M. Parga

Conocer las fases de tu ciclo menstrual es un superpoder.

Puedes entender lo que te pasa, organizarte para ser más creativa, más productiva y para estar más tranquila.

El poder de tu ciclo tiene que ver con tu conocimiento de cómo cuidarte. Es tu capacidad para moverte con las fuerzas de la vida, de la muerte y de la renovación. Es conectar con tu sabiduría.

Cuando conoces tu ciclo, te conoces mejor y la vida fluye de una estación a otra.

Así como cada mujer es única, cada ciclo menstrual es único. Por eso es tan importante prestar atención a nuestro ciclo, a nuestro cuerpo y llevar un registro o un diario.

Somos cambiantes. No menstruamos igual a los quince, a los veinte ni a los cuarenta. Además, el ciclo se modifica con las emociones, la alimentación y el entorno.

Durante el ciclo menstrual hay cambios en el cuerpo: útero, ovarios, pechos. Estos cambios los producen las hormonas sexuales femeninas que preparan el cuerpo para un posible embarazo.

Nota: si tomas anticonceptivos no estás ovulando y te desconectas del ciclo natural de tu cuerpo. Además, la intervención química tiene efectos adversos.

El baile hormonal

Nuestro cuerpo es una fiesta en la que bailan las hormonas y cuando aparece el primer río rojo comenzamos a sentirnos como varias mujeres en una. No estamos locas. Somos cíclicas y multifacéticas.

Las hormonas son sustancias químicas mensajeras del cuerpo que le indican, por ejemplo, cuando puede crecer, activar o desactivar funciones corporales, también influyen en nuestro estado de ánimo. Se producen en las glándulas, centros de energía que condensan agua.

La hipófisis o glándula pituitaria regula el ciclo menstrual y segrega la FSH y la LH. El ovario segrega los estrógenos y la progesterona.

FSH (hormona folículo estimulante)

Se segrega al comienzo del ciclo. Estimula al ovario para que genere folículos que son los que guardan óvulos en distintos estados de maduración. Estimula la producción de ovocitos, de estradiol y de estrógeno.

Esta hormona influye en los procesos para nutrir una idea.

LH (hormona luteinizante)

Selecciona el óvulo más maduro y lo hace salir del ovario. Está alta en la ovulación.

Es la hormona de la valentía. Influye en los procesos de sacar y compartir una idea, o proyecto que está maduro.

Estrógenos

Segregados por el ovario, participan en el desarrollo sexual de la mujer y regulan el ciclo. Contribuyen a la producción de moco cervical (abundante, acuoso y elástico) durante la ovulación y también engordan el endometrio. Suelen estar altos en la etapa fértil y en la premenstrual. Con los estrógenos, se activan las feromonas (que nos hacen más atractivas y libidinosas).

Es la hormona de la esperanza, la creatividad y la belleza de la vida. Influye en los procesos de nutrición y fortalecimiento, que requieren constancia: estudiar, cuidar un bebé, hacer ejercicio. 

Progesterona

Segregada por el ovario después de la ovulación. Su función es incrementar el grosor endometrial para que el embrión pueda implantarse y dé lugar a un embarazo. Está alta después de la ovulación. Es la reina de la fase lútea. Relaja e inflama.

Es la hormona que cuida lo creado. Acoge a la niña interior. Calma. Da una visión profunda, ve la verdad. Conecta con la Tierra. Nos vuelve sensibles al dolor de la naturaleza. Saca el enojo de lo que ve. Está relacionada con los procesos de cierre: termino una relación.

 

Ahora que sabes un poco más sobre estas hormonas, deja que se hagan voz y pide lo que necesitas. Escucha sus mensajes en tu cuerpo.

 

Fases del ciclo menstrual

El ciclo menstrual es el tiempo que pasa entre el primer día de la menstruación

hasta el día antes de la siguiente. Aunque la duración media del ciclo es de 28 días, puede oscilar entre 22 y 35 días.

La fase folicular dura entre 7 a 21 días y comprende la menstruación y la preovulación.

La fase lútea dura entre 10 a 16 días y comprende la ovulación y la premenstrual, según la doctora Enriqueta Barranco Castillo.

Fase menstrual

El ciclo comienza con el sangrado que es producto de la expulsión de un tercio del endometrio. Los otros dos tercios son reabsorbidos por el cuerpo. El endometrio es el revestimiento interno del útero y se renueva todos los meses con el fin de albergar un embarazo.

La duración habitual del sangrado es de 3 a 7 días. Si el sangrado es intenso y dura más de 7 días se considera menorragia. En cambio, la ausencia de sangrado durante más de 90 días se considera amenorrea.

¿Te has tocado tu cérvix con los dedos? En esta fase, el cuello del útero está más duro, oscuro y salido hacia la vagina. Es como la punta de la nariz.

En esta fase solemos estar más conectadas hacia dentro, más reflexivas e intuitivas. Necesitamos parar, descansar y cuidarnos. Es un buen momento para visualizar lo que queremos.

 🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de: la bruja o anciana, la osa, la luna nueva y el invierno.

Mito 1: el dolor menstrual es normal. El dolor menstrual es habitual pero no es normal. Menstruar puede doler por distintas causas, problemas ginecológicos, hormonales, emocionales, estrés, etc.

 

Cuando nos damos el espacio y nos cuidamos, el sangrado dura menos y la menstruación a penas molesta.

Si hay dolor vaginal, este disminuye al recuperar la movilidad amplia del ano y la vagina. Para ello, la fisioterapeuta del suelo pélvico Marta Torrón dice: «contrae los músculos de tu perineo, suelta y puja durante varios minutos. Es mejor si además de sentir te miras tu vulva con un espejo para que aprecies la diferencia en cada movimiento».

 

Fase folicular o preovulatoria

En ella se produce el crecimiento de los folículos ováricos. Cada mujer nace con una reserva ovárica de unos 500.000 folículos. Y esta información ya está contenida y es heredada de los ovarios de la abuela. De todos los folículos que se desarrollan en un ciclo menstrual, gracias a la FSH, solo uno de ellos madura completamente (folículo de Graaf).

Durante esta fase, de duración variable, la temperatura baja unas décimas. El flujo vaginal puede ser blanco y espeso, aunque hay días secos.

Cuando preovulamos solemos tener más energía, fuerza y concentración. Nos apetece salir y hacer más actividad física. Es un buen momento para crear, estudiar y cambiar hábitos.

🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de: la doncella, la pantera, la luna creciente y la primavera.

Mito 2: Aunque solemos decir: «se me adelantó o atrasó la menstruación», lo que realmente ocurre es que se adelanta o atrasa la ovulación. Y por eso, la fase preovulatoria es la más variable. Esto puede suceder por estrés, por cambios en la alimentación, por pérdida brusca de peso o por actividad física demasiado intensa.

Fase ovulatoria

Los niveles de estrógenos continúan incrementándose y el óvulo más maduro sale del ovario, se desplaza por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Lo habitual es que el óvulo sobreviva hasta 24 horas fuera del ovario. Si en este tiempo entra en contacto con un espermatozoide, puede ser fecundado y producirse un embarazo.

¿Cómo saber si estás ovulando?

* La ovulación ocurre alrededor del día 14 del ciclo. Es decir, si tienes un ciclo de 23 días, estás ovulando alrededor del día 9 del ciclo.

* Tu temperatura se eleva de 3 a 5 décimas.

* El cuello del útero se encuentra más profundo, abierto, claro y blando.

* Durante el período fértil, la mujer segrega moco cervical que es transparente y elástico, parecido a la clara de huevo.

* Podemos sentir molestias en el ovario que está ovulando y sensibilidad de los senos.

Solemos estar más sociables, radiantes, comunicativas. Puede que tengamos más libido y sueños vívidos. Es un buen momento para ordenar, trabajar en equipo, conseguir y atraer lo que queremos.

🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de la madre, la loba, la luna llena y el verano.

Mito 3: los ovarios se alternan y ovulamos una vez al mes. Podemos ovular más veces por un ovario que por otro. No se alternan siempre: una vez el derecho y a la siguiente el izquierdo. En el caso de dos ovulaciones en un ciclo, la segunda sucede en un plazo de 36 horas después de la primera.

 

Fase premenstrual o lútea

Sucede después de la ovulación hasta que vuelve el sangrado menstrual. Cuando no hay fecundación, el folículo se contrae dentro del ovario y los niveles de estrógenos y progesterona empiezan a reducirse.

Esto hace que el endometrio sea eliminado dando lugar a la menstruación. El cuerpo lúteo se mantiene entre 12 a 14 días.

En esta fase el flujo vaginal puede presentar grumos. También puede haber días secos.

Solemos estar más orientadas hacia dentro. Más creativas, espirituales y conectadas con la intuición. Necesitamos un tiempo a solas. Y si no nos cuidamos, explotamos. Es un buen momento para evaluar, limpiar y soltar.

🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de la maga o chamana, la lechuza, la luna menguante y el otoño.

 

Síndrome premenstrual

Se da cuando los estrógenos siguen altos en la segunda fase del ciclo y hay menos progestágenos de lo normal, debido a los disruptores endocrinos que funcionan como hormonas (agua embotellada, cosmética con parabenos, embalajes plásticos, textiles, detergentes, pesticidas, productos de limpieza, los recibos de caja térmicos).

Hay una relación entre la producción de estrógenos y el aumento de insulina. La necesidad de comer dulce se relaciona con la resistencia a la insulina. Toca romper el círculo vicioso (hiperglucemia-hipoglucemia) con alimentos de bajo índice glucémico, saciantes y con fibra. Por ejemplo, un trozo de chocolate negro al 85% con nueces, afirma la ginecóloga Miriam Al Adib.

En esta fase y durante la menstruación, la mujer puede sentir cambios bruscos de humor, pechos sensibles e hinchados, hinchazón del abdomen, retención de líquidos, acné, cansancio. Además, aunque no a todas les pasa: cólicos, náuseas, dolor de cabeza, de abdomen, de espalda, tensión en la vulva. Antojos, menor concentración.

Como te decía antes, estas son las características principales de cada fase del ciclo y son una guía. Cada mujer es distinta, por ejemplo, algunas sienten mayor libido durante la ovulación y otras, durante la menstruación.

Lo importante es que te conozcas, te escuches y te cuides a ti misma.

Menstruar significa que estamos saludables y vivas.

Celebremos cada mes la fiesta del río rojo. ¡Brindemos por la vida!

Artículos relacionados

Vulvas sanas y autocuidado

Taller: ciclo menstrual y primera menstruación online

 

Referencias

Sobre disruptores endocrinos, Medina, Miguel Ángel, «La recomendación de que los niños no coman atún llega 20 años tarde», El País, 19-nov-19

Escribir para sanar la mascarada unidos

Método capicúa, © Nohora Morales Parga

Miro al reloj digital: son las 7:27 a. m. Vuelvo a mirar: son las 5:35 p. m. Desde hace unos cuatro meses, cada vez que miro el reloj, los números me muestran el mismo patrón: ¡capicúa!

Un número capicúa se lee igual de derecha a izquierda que de izquierda a derecha. Los términos equidistantes son idénticos y al hacer una sucesión capicúa se dibuja una curva.

Una curva… ¿a qué te recuerda?

«Cap i cua» del catalán, significa cabeza y cola. Dos partes distintas de un mismo cuerpo. Dos visiones y experiencias opuestas de una realidad colectiva.

¿Cuál es mi punto de vista? ¿cuál es el punto de vista del otro? ¿Qué nos une? ¿Qué nos separa?

Nuestro punto de vista, nuestras creencias y nuestra experiencia sobre la gestión del Covid-19 nos ha dividido, por lo menos, en dos grupos antagónicos. Y en esto, tienen mucho que ver los medios de comunicación.

En los extremos están los policías/delatores de balcón y los regañones del camino versus los que hacen denuncia agresiva en contra de las medidas tomadas.

En medio estamos los que usamos la mascarilla lo menos posible y porque toca en lugares públicos cerrados, para que nos dejen entrar al supermercado, por ejemplo, en los países en los que es «obligatoria» solo cuando no puedes guardar un metro y medio de distancia.

¿Sabías que si tienes ciertas enfermedades tienes derecho a caminar al aire libre durante el confinamiento?

¿Sabías que si tienes asma y problemas respiratorios no es obligatorio el uso de la mascarilla (tapabocas, bozal, etc.)?

En los dos casos necesitas un certificado médico y mucha serenidad. Te mirarán mal, te reñirán a gritos por no cumplir con la norma, te impedirán el acceso a las tiendas y al transporte público. También te pueden multar.

Surrealista…

Si vives en Australia, por ejemplo, esto no aplica. Allá no hubo confinamiento estricto y solo usan la mascarilla los que tienen síntomas y dieron positivo en la prueba. Es otra cultura y otro nivel de consciencia.

¿En qué mundo quieres vivir?

Yo quiero vivir en un mundo de amor, de respeto y de libertad. Yo quiero vivir en un mundo de paz, de alegría y de abundancia. Un mundo en el que haya agua potable, comida y energía para todos. Sé que el primer paso para crear ese mundo es comprender al que piensa distinto a mí y dejar de juzgar.

La clave es comprender al que piensa distinto a mí y dejar de juzgar.

En el fondo, todos los seres humanos tenemos las mismas necesidades. Es solo que las prioridades y las estrategias para satisfacerlas son distintas. Para una persona que defiende el uso obligatorio de la mascarilla prima la seguridad. Una persona que camina por el parque sin mascarilla defiende su derecho a la libertad.

 

Escribir para sanar la mascarada unidos, método capicúa

Gracias a los números he creado el método capicúa. Hoy, el tema de este ejercicio de escritura terapéutica es la mascarada de la mascarilla obligatoria (tapabocas, bozal, como le llamen en tu país).

Un tema candente que revuelve tripas, aviva o ahoga voces y enciende pasiones entre los puntos de vista opuestos. Cada día que pasa la crispación y estrés social va en aumento y esto lo podemos cambiar.

El objetivo de este ejercicio es analizar las distintas visiones y tratar de encontrar puntos en común desde los que podamos crear una convivencia más amena para todos gracias a la empatía.

¿Cómo?

Vamos a hacer el ejercicio de ponernos en los dos extremos por turnos.

Primero, «CAP» para dar argumentos en cada caso.

Segundo, «CUA» para atacar al opuesto.

Y tercero, «I» para encontrar lo que nos une y crear sin destruir.

Te voy a dar algunos ejemplos que he leído en las redes sociales o que me han contado amigas que han vivido de cerca el contagio. He escogido los menos extremistas.

Tu parte del ejercicio es ponerte en las tres posiciones y añadir algo más.

 

Nota: Es un ejercicio de escritura privado.

Te invito a compartir aquí algo constructivo para la «I» que nos une.

 

1. «CAP»: ¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué creo lo que creo?

A favor del uso obligatorio de la mascarilla

Tengo miedo a enfermarme y a contagiar a mis seres queridos.

Incluso, tengo miedo de que se enferme mi gato. Los coronavirus matan a los gatos.

Me da ansiedad pensar que puedo morir asfixiada porque el virus ataca los pulmones.

Necesito trabajar para poder pagar mis gastos. Trabajo de cara al público. Si a mí me obligan a usarla, a ti también.

Me pongo la mascarilla por amor a mis padres y abuelos. Creo que así los protejo.

Creo en lo que dicen las autoridades (políticos, OMS, medios de comunicación, policía) aunque se hayan contradicho varias veces. Confío en ellos. Es muy difícil gobernar en estas circunstancias.

Miro la televisión y sigo las noticias para informarme. Les creo.

No me siento controlado ni sumiso ni manipulado. Uso la mascarilla porque creo que sí sirve, que lo hago por proteger a otros y por empatía.

Creo que la mascarilla me protege de virus distintos y es el mejor método para prevenir el contagio. Lo dicen cientos de estudios. ¡Todo el mundo debería usarla!

Es una pandemia. Una tragedia. El virus es muy contagioso y mortal. El sistema sanitario está saturado porque la gente no respeta las normas de seguridad.

¿Hipoxia? Yo trabajo en la industria alimentaria y uso guantes, gorro y mascarilla todos los días durante ocho horas desde hace años. ¿De qué se quejan?

Yo soy una persona solidaria y creo que lo mejor que puedo hacer es ponerme la mascarilla aunque no me guste. Creo que así hago parte de la solución.

Me indignan todos esos egoístas que van por la calle sin mascarilla. Yo soy una adulta que contribuye a la seguridad de la sociedad y me gustaría que los demás también lo hicieran.

La mascarilla debería ser obligatoria hasta que saquen la vacuna.

El uso de la mascarilla es una cuestión de salud pública. No usarla podría ser letal.

Te he dado algunos ejemplos, ¿qué podrías escribir tú aquí?

 

 

En contra del uso obligatorio de la mascarilla

Nos han educado en una sociedad en la que si tienes síntomas gripales, te tomas un antigripal y te vas a trabajar y a contagiar a todos y ahora, ¿me obligáis a llevar la mascarilla en todas partes y sin síntomas?

Estoy sana. Como verduras, frutas y productos ecológicos no procesados. Mi sistema inmune es fuerte. Hago ejercicio a diario. Medito. Estoy libre del contagio y si me enfermo de cualquier cosa, será leve. ¿Por qué me tratan como si tuviera ébola?

Mi padre de 86 años se contagió de Covid-19 en marzo. Estuvo tres semanas en el hospital. Nos hicimos las pruebas. Ni mi madre de 84 años ni yo tenemos el virus ni anticuerpos a pesar del contacto cercano y sin ninguna protección.

Aquellos que imponen la mascarilla a los demás, ¿cuántas horas las usan al día y a qué temperatura ambiental?

No le tengo miedo a la enfermedad ni a la muerte. Quiero disfrutar cada día de mi vida en libertad. La vida sin libertad no es vida. Mi libertad de caminar al aire libre sin mascarilla no pone en peligro tu vida.

El uso de la mascarilla de forma continuada es dañino para la salud física y mental.

No me gusta que me controlen ni que me impongan medidas drásticas, desproporcionadas e injustas. ¡No estamos en el medioevo ni en la dictadura China!

Creo que lavarse las manos con agua y jabón (suponiendo que tienes acceso a agua potable) y mantener la distancia es mucho más efectivo que usar la mascarilla.

La mascarilla no protege de los virus. Lo dicen cientos de estudios. Todo lo contrario, enferma. Hagamos una investigación con las cajeras de los supermercados. ¿Cuántas sienten dolor en el pecho desde que la usan varias horas al día? Este dolor y la tos seca son síntomas de pleuresia (inflamación de la pleura que reviste los pulmones).

He visto varios vídeos de distintos médicos, virólogos, epidemiólogos de diferentes países y todos ellos afirman que la mascarilla no protege de ningún virus, solo retiene gotas de saliva y partículas. Además, produce hipoxia, reacciones cutáneas, tos. La humedad de la mascarilla es un foco de infecciones, gérmenes y hongos.

No creo en lo que afirman los políticos ni los medios de comunicación. Dicen negro y después blanco. Manipulan las estadísticas y los datos. Malinterpretan los informes científicos. Borran la información que va en contra de sus intereses. ¿Para qué? ¿Qué hay detrás de esta cortina de humo?

Es maquiavélico culpabilizar y atemorizar a los ciudadanos, ahora se ensañan en contra de los jóvenes (y sanos). El sistema sanitario está saturado por los recortes a la sanidad en los últimos diez años. ¿En qué se están gastando nuestros impuestos?

Ni mascarilla obligatoria ni vacuna obligatoria. Los médicos y expertos que aparecen en las noticias trabajan para las farmacéuticas, que venden remedios, pruebas y vacunas. Si dicen la verdad, se quedan sin trabajo. Es una mafia.

Este no es el primer virus ni será el último. Según las estadísticas del INE, en España, de enero a mayo de 2017 hubo más muertes que en el mismo período de 2020. ¡Investiga!

Tengo asma. Cuando camino con la mascarilla puesta me da mareo, tos, náuseas, me asfixio.

Soy sordomuda. Necesito ver las bocas de las personas para leer sus labios. Ahora que todos usan la mascarilla estoy incomunicada.

El uso obligatorio de la mascarilla es un experimento político de sumisión y adiestramiento. «Adhesión y obediencia para evitar el castigo/multa». La mascarilla es una herramienta para inocular el miedo, para masificar y manipular a la muchedumbre. ¿Qué viene después?

«Llevar puesta la mascarilla todo el tiempo ‘por si acaso’ es como llevar puesto un condón todo el tiempo ‘por si acaso’». Copiado del perfil de un médico en Twitter.

La doctora Natalia Prego ha denunciado varias veces, entre otros temas, que no hay epidemia ni necesidad de usar mascarilla fuera de un hospital, que sí es un lugar de contagio. Además, los PCR dan falsos positivos.

Estés o no en contra, escribe algunos argumentos para no usarla.

 

2. «CUA»: ataco al que no hace o cree lo que yo hago o creo 

Esta es la parte de desahogo y es privada. Escribe, sácalo de ti y rómpelo si quieres.

A favor del uso obligatorio de la mascarilla

Los que no usan la mascarilla son unos inconscientes, descerebrados, egoístas que no les importa el bien común.

Ellos creen en conspiraciones, mira que acusar a Bill Gates de querer vendernos su vacuna y un microchip de control que se instala bajo la piel para reducir la población y esclavizar a los que queden vivos.

¡Son unos terraplanistas, conspiranoicos, anti-5G, antivacunas!

«¡No llevar mascarilla no es de valientes sino de insolidarios!» escribió una famosa escritora en su columna semanal.

¿Cuál hipoxia? Ridículos. La mascarilla no aumenta la absorción del propio CO2, ¡qué va!

«Si llevo la quirúrgica y me cruzo con alguien sin mascarilla me la quito ostensiblemente: lo llamo morir matando». Copiado de twitter.

Tú crees que la mascarilla no sirve, yo creo que sí protege.

 

En contra del uso obligatorio de la mascarilla

Los que usan la mascarilla son unos borregos, covidiotas, subnormales, hipocondríacos, miedicas, adoctrinados, teleprogramados.

No leen, no se informan de otras fuentes que no sean las mismas de siempre.

¡Qué miedo tienen! ¡Cómo se dejan manipular! ¿De verdad creen que la mascarilla les protege?

¿De verdad creen que esta vacuna es inocua y efectiva? Por ahí no es. ¡Despierten!

¡Qué absurdo! Estamos en un parque con metros de distancia personal no dentro de un bus atestado. ¿Por qué me obligan a usarla al aire libre?

Si te la quieres poner, póntela. Ah, ¿la egoísta soy yo porque no hago lo que tú quieres que haga y no lo que yo necesito? ¿Te estoy obligando a quitártela?

Yo estoy sana. ¿Quieres que me ponga la mascarilla todo el tiempo?: ¡matasanos!

Pedirle que se ponga la mascarilla a un anciano que necesita una bombona de oxígeno para respirar es un crimen.

 

3. «I»: encontremos lo que nos une

Llegados a este punto, respiremos profundo, varias veces. Estés del lado que estés, te parecerá que tienes la razón y que el otro se equivoca.

Inhala. Exhala con ruido: aaaah. Mientras exhalas, suelta todo lo que has leído, escrito o dicho antes. Suelta y deja que se vayan todas esas emociones densas.

A mí me ha costado un poco hacer este ejercicio de enfrentamiento. ¿Y a ti?

Ahora es necesario ir al interior, prestar atención al corazón y dejar de señalar hacia afuera. Respira profundo y cierra los ojos un rato.

¿Ya?

¿Escuchas el latido de tu corazón y la canción de tu alma?

Señalar hacia afuera es muy fácil. Decir y escribir palabras agresivas y denigrantes en las redes sociales empeora la situación.

Donde pones tu atención, pones tu energía. Eso que alimentas, crece.

Alimenta tu amor, tu calma, tu alegría en lugar de intoxicarte con tu miedo, tu rabia, tu frustración.

El reto es mirar hacia dentro todos los días, cuidar los pensamientos, las emociones, las palabras que salen, las acciones que dejan una huella en este mundo. El reto es liberarnos de prejuicios, etiquetas y críticas. Dejar de juzgar.

Si eres de las personas que dicen: «o todo o nada», es probable que abandones aquí. Si sigues, te lo agradezco.

¿Qué tenemos en común?

En el fondo, tenemos las mismas necesidades básicas, aunque nuestras prioridades sean distintas. Lo que crea el conflicto son las estrategias para satisfacer esas necesidades.

En el fondo, amamos y queremos ser amados. Cuidamos y queremos ser cuidados. Solo que cada uno/a lo hace a «su» manera.

En el fondo, queremos vivir en paz, reírnos, comer rico. Queremos comprobar que la vida y la muerte tienen sentido.

 

Y hablo de la risa porque el hecho de reírnos juntos puede demostrarnos que estamos unidos, y puede borrar el miedo. En este post te cuento todos los beneficios de la risa.

La risa, como la gratitud, es muy poderosa. ¡Ríete!

¿Tienes lápiz y papel a mano? Escribe qué más podemos tener en común.

Por ejemplo, a todos nos han enseñado a juzgar. Vemos y escuchamos lo que nos reafirma nuestra propia creencia. Todos le tenemos miedo a algo.

¿Qué es lo que nos mueve: el amor o el miedo?

Todos sentimos amor y miedo en distintas proporciones y circunstancias.

La persona que se pone la mascarilla y quiere que sea obligatoria puede hacerlo para proteger a un ser querido. Lo hace por amor y por miedo. La mascarilla le da seguridad.

La persona que camina al aire libre sin mascarilla quiere disfrutar de la vida. Se ama a sí misma tanto como para defender sus derechos, su salud, su libertad. Teme a un estado totalitario que impone mascarillas, pérdida de privacidad, vacunas, controles, etc. Sabe que la mascarilla es un timo.

Qué tal si…

Que tal si nos calmamos un poco y llegamos a un acuerdo.

Que tal si apagamos la tele y nos sintonizamos con la frecuencia del amor.

Que tal si nos informamos mejor y comprobamos las fuentes a través de otras vías.

¿Gritar a la abuela que te increpa porque no llevas la mascarilla sirve de algo? ¿Qué tal si respondes amablemente: «sí, señora» y te vas sin más?

¿Regañar al niño asmático que no lleva la mascarilla con 38 grados a la sombra te hace sentir mejor? ¿Qué tal si te alejas con tu mascarilla puesta y dejas a la gente en paz?

Y si no llevas mascarilla, ¿qué tal si te cubres la boca cuando toses y estornudas?

¿Contestar a la periodista/escritora que hace apología de la mascarilla cambia su forma de pensar? No. Ella cree que tiene toda la razón. Ella cree que así presta un servicio. Ella se considera solidaria. Sus seguidores, también.

Ojos que no ven, corazón que no siente. —Refrán.

Qué tal si observamos lo que sucede con cierta distancia emocional para evitar disparar nuestros gatillos internos y así dar una respuesta pacífica.

Truco: respira profundo durante varios minutos antes de responder.

Qué tal si dejamos de desacreditar y tergiversar en las redes a las personas que no piensan como nosotros, científicos y médicos incluidos.

Qué tal si escuchamos y respetamos la decisión ajena aunque sea contraria a la nuestra.

Qué tal si cuidamos las palabras que salen de nuestra boca. ¿Para qué herir cuando podemos respetar?

Qué tal si flexibilizamos las normas en los países más estrictos: en sitios cerrados es recomendable usar mascarilla. Al aire libre, somos libres de usarla o no. Sin juzgar, sin multar ni insultar al que la usa o no.

Qué tal si en lugar de quejarnos buscamos una solución legal o una alternativa de soberanía ciudadana. Tenemos libre albedrío. La autoridad de los gobiernos no es ni debe ser ilimitada.

Tenemos derecho a defender nuestros derechos. Ya se están creando asociaciones civiles en España, con este fin (Médicos por la verdad España, Ciudadanos por la verdad). Y hay grupos para fomentar la soberanía en salud, alimentación y energía que no atacan al sistema y sí crean alternativas.

Además, hay una comisión de investigación extraparlamentaria multidisciplinar, en Alemania. Y una comisión, de más de dos mil médicos y abogados en Italia, ha demandado penalmente a la OMS, al gobierno italiano y a los asesores sanitarios del gobierno.

En este momento, tienes la opción legal del certificado médico. Sin embargo, gracias a la Ley de Protección de Datos, la policía no tiene por qué saber cuáles son tus enfermedades. Esa es información privada. El certificado se utiliza para recurrir alguna multa.

También puedes recurrir todas las multas y demandar por abuso de poder. El documento de declaración responsable de autoexención solo debe rellenarse y presentarse para recurrir una multa, según Luis de Miguel de la Asociación Scabelum Consumidores

¿Lo sabías?

¿Cuál es mi verdad? ¿Cuál es tu verdad? ¿En dónde se cruzan nuestras verdades?

¿Cómo encuentro mi paz cuando me obligan a hacer algo que no quiero?

¿Cómo guardo mi serenidad cuando me siento atacado/a? ¿Reacciono o respondo en calma?

Responder desde la paz, la conexión y el respeto es el reto. Mantener una higiene interior de pensamientos y emociones es crucial.

Escribir para conocerse y aclararse es el primer paso.

Te animo a escribir y a reflexionar.

Si quieres aumentar tu serenidad, te recomiendo meditar. Ahí te lo dejo.

Y te envío un luminoso abrazo de paz, pienses lo que pienses.

¡Muchas gracias por haber llegado hasta aquí!

¿Hiciste el ejercicio de escritura?

Por favor, comparte y/o déjame un comentario constructivo. 👇👇👇

 

Artículos de escritura terapéutica:

Escritura terapéutica, ejercicios, claves e ideas para superar el estrés

Escritura sanadora: 7 ejercicios para sentirte mejor

Escribir para sanar: 5 ejercicios de escritura terapéutica

 

Referencias

Entrevista a la doctora Natalia Prego, eltorotv.com, 27-jul-20 Únete al grupo de médicos por la verdad España: 677 572 759

Cuentatucaso.com PDF descargable para rechazar el test rápido de coronavirus. 23-abr-20

Coleto, Luys. Qué hacer si te sancionan por no llevar la mascarilla, elcorreodeespana.com 2-ago-20

Documento para la exención del uso de la mascarilla, elarconte.com, 16-jul-20

Morales, Marco. Sobre la psicología del uso de las máscaras. Youtube. 16-jul-20, 3 min.

Padovani, Isabelle. Le masque de la discorde. Youtube, 10-jul-20, 48 min.

Revisa las cifras actualizadas de distintos medios oficiales como: worldometers.info/coronavirus/

Comisión de investigación extraparlamentaria sobre corona en Alemania, Youtube, 8-jul-20, 29 min.

Emprendimiento y crisis: 10 claves emprendedoras

Emprender es un acto de valentía. Es tener ganas de crear algo distinto, de ser libre para organizar tu tiempo y tus prioridades según tus talentos, corazonadas y pasiones.

Emprender es un acto de paciencia y de constancia hasta lograr ver los frutos de tu trabajo. Es atreverte a plantar semillas en terrenos distintos aún sabiendo que no todas germinarán, y que incluso después de haber reverdecido, algunas plantas morirán.

Emprender durante la crisis es un reto mayor. Las crisis implican cambio y oportunidades para todas las personas. Las crisis son una fuente de innovación. El cambio es constante, y las oportunidades no se pierden, se trasladan. En cuanto a la inspiración, ella no desaparece, busca otro canal receptor abierto.

 

Emprendimiento y crisis: 10 claves emprendedoras

Con motivo del XXI encuentro de emprendedoras y empresarias de la Fundación Mujeres, respondo a las preguntas del panel del que formo parte.

¿Qué efectos ha tenido la pandemia en vuestros negocios?

El virus me ha obligado a parar, a cancelar mis planes y a hacerme nuevas preguntas sobre la vida, sobre el entorno y sobre el propósito de mi emprendimiento.

La pandemia ha sido una parada en seco o el cierre definitivo para muchos negocios. Incluso con las ayudas para autónomos, aprobadas por el gobierno y financiadas con los impuestos que pagamos entre todos en España.

Ante la incertidumbre y la prohibición de salir o de tener contacto social la mayoría de mis actividades se quedaron en pausa o relegadas a un segundo plano para poder conciliar.

¿Qué tipo de medidas habéis tenido que afrontar durante el estado de alarma?

Durante el estado de alarma, tuve que adaptarme a convivir con mis hijos y mi marido en casa las veinticuatro horas del día. Todos necesitábamos un ordenador y conexión internet para poder realizar nuestro trabajo, clases o encuentros online y entrega de deberes. Teníamos tres para cuatro personas, así que gestionamos los recursos, horarios y espacios en casa lo mejor que pudimos.

Todos necesitábamos comer y dediqué muchas horas de mi tiempo a hacer el mercado y a cocinar para mi familia.

¿Habéis integrado la innovación para hacer frente a este nuevo escenario? y, si es así, ¿de qué forma estáis innovando y con qué objeto?

Del presencial al online

En mi caso, realicé el último taller presencial sobre ciclo menstrual para niñas el 7 de marzo. El taller Siente y vibra estaba programado para finales de marzo, y como se habían apuntado varias personas, lo hicimos online.

También pienso ofrecer más talleres online y la venta de libros y cuadros a través de la web. Así puedo llegar a más personas en otras ciudades con mayor flexibilidad horaria.

Sin embargo, seguiré organizando encuentros y participando en eventos presenciales. Me gusta el contacto humano y la interacción social de cara a cara.

¿Ha implicado la innovación cambios en la gestión empresarial: nuevas formas de gestión, integración de las TIC como herramienta esencial de alguno de los procesos?

Sí, te das cuenta de la importancia de automatizar algunos procesos como los formularios online, las respuestas a suscripciones o la publicación de contenidos. Así como compartir en la nube (Dropbox o similares) las facturas y recibos con la asesoría contable.

Depende del tipo de negocio y del volumen de ventas e interacciones que tengas. En general, es importante invertir en marketing digital, en análisis de datos y en ciberseguridad.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es facilitar diversas formas de pago: efectivo, transferencia, PayPal, Bizum, etc.

Así como diversificar los canales para llegar al cliente y atender pedidos, reservas o citas: internet, teléfono, Whatsapp, redes sociales, Airbnb.

Durante el confinamiento, hemos visto la importancia de internet, del servicio a domicilio y los servicios de venta online.

Además, los negocios que se han beneficiado con esta crisis son: los supermercados, las farmacias, las plataformas de streaming (Netflix, HBO, Amazon, porno, etc.), las plataformas de vídeo conferencias, las mensajerías, las empresas de servicio a domicilio, comida a domicilio, medicina online, bufetes de abogados, caza herencias, asesorías legales, funerarias, empresas de limpieza y desinfección, descargas de aplicaciones móviles, y videojuegos.

¿Sabías que si un anciano fallece, sin dejar testamento, el estado se queda con sus bienes si no aparecen familiares que reclamen la herencia?

¿Habéis ido más allá, hacia la reinvención de vuestra idea, vuestro segmento de mercado, vuestra forma de producir o vender?

En mi caso he aprovechado la oportunidad de tener un par de artículos de nmparga.com en la primera página de Google para ganar nuevos suscriptores. También he creado un taller de escritura terapéutica online y me he atrevido a hacer vídeos para promocionar los talleres que ofrezco y mi novela «Adiós, niña buena».

El virus me ha confirmado la importancia de trabajar por y con la naturaleza, la infancia y la sexualidad. Algo que hago desde hace años con respeto, responsabilidad y libertad.

También actualizamos la app KidCrono en iTunes. KidCrono es una iniciativa por un uso más sano de la tecnología en casa y una aplicación-temporizador de juegos desengancha peques que diseñamos con mi marido para nuestros hijos cuando estaban más pequeños y pasaban más tiempo del deseado frente a las pantallas. KidCrono ayuda a niños y niñas entre 4 y 11 años a respetar el tiempo de juego digital acordado previamente con los padres y madres.

¿La pandemia os ha permitido repensar la empresa y generar nuevas oportunidades a futuro?

El confinamiento obligatorio me ha hecho ver y pensar en temas a los que antes no prestaba atención como la vulneración diaria de los derechos humanos a escala global. Aunque también percibo un viento de cambio.

Con los niños en casa y con mi cerebro reiniciándose, he dedicado poco tiempo a repensar mi negocio a fondo, aunque sí he tomado algunas notas sobre acciones que me gustaría implementar.

Y he aprovechado para ver las ponencias de varios congresos virtuales, uno de ellos sobre emprendimiento y visibilidad en femenino.

¿Qué claves les darías a las emprendedoras que están en fase de creación en momentos como los actuales?

Lo primero es definir qué es lo que te apasiona, qué quieres aportar, a quién y cómo.  Visualízate en el futuro, ¿qué haces?, ¿qué sientes?, ¿qué te rodea?, ¿qué oportunidades te ofrecen los cambios actuales? Recuerda que el problema de una persona es la oportunidad de negocio de otra.

Después, busca asesoría de una asociación o fundación que ayude a mujeres emprendedoras para que te orienten, para hacer el plan de negocio, cursos, talleres, eventos y networking.

Ten un entorno poderoso: rodéate de personas positivas que te inspiren, que te ayuden a ver lo mejor de ti y las posibilidades de tu emprendimiento. Reúnete con emprendedoras y mentoras. Esto te nutrirá en los momentos difíciles.

Toma decisiones pensando en todo lo que puedes aprender y ganar. Toma decisiones de simples y pequeñas a más complejas e importantes. Siempre es mejor equivocarse a no hacer nada. Cuando cometes un error agrandas tu zona de confort, aprendes y evolucionas.

Puedes ir paso a paso, prueba, error, ajuste, mientras creas una cartera de clientes y obtienes beneficios iniciales. Por ejemplo, ¿podrías ofrecer tus productos/servicios a domicilio para ahorrarte el coste del alquiler de un local? ¿Piensas implementar la venta online?

¿Y al resto de emprendedoras ya constituidas?

Ordena tus prioridades: tú eres siempre la primera. Date tu tiempo (crea una rutina mañanera). Di no a las personas que te quitan la energía, a lo que te hace sentir mal. Di sí a ser feliz, a hacer lo que te gusta, a lo que te hace sentir bien. ¿Qué es lo que más te importa?, ¿qué te hace sentir viva? El tiempo es muy valioso. ¿En qué estás invirtiendo tu tiempo?

Diversifica e innova: ¿Cuáles son tus objetivos?, piensa en las formas de pago; en los canales de distribución, de promoción y de ventas; en los productos y/o servicios más rentables; en los gastos que puedes suprimir.

Recuerda que poner todos los huevos en una sola cesta puede ser arriesgado.

Para planificar has de saber dónde estás: ten en cuenta las métricas importantes (facturación, inversiones, gastos) y las analíticas (descargas, visitas al blog, número de seguidores). Di adiós a las excusas y a las distracciones (ya sé, es difícil con los niños en casa).

Valora tu trabajo y tu negocio: ¿qué aportas?, ¿qué problema solucionas?, ¿a quién le haces la vida más fácil, amena o dulce?, ¿te sientes feliz o satisfecha con lo que haces? Da pasos intermedios para celebrar logros. Date un capricho, celebra, prémiate, solo compárate contigo misma.

Muéstrate: la gente compra por la energía que desprenden las personas. Si nadie te conoce, ¿cómo vendes tus servicios? Tú eres tu mejor escaparate. Los clientes buscan conectar. Atrévete a brillar.

Durante el confinamiento nos ha tocado mostrarnos más a través de la pantalla, queramos o no. Abajo comparto una charla muy amena con Mónica Galán que nos da tres ideas para traspasar la pantalla.

 

Nota:

Verifica si el ayuntamiento de la ciudad/población donde vives ha tomado medidas para impulsar el emprendimiento y el teletrabajo. En España se ha creado el Programa SOS empresa y Madrid Emprende ha ampliado el plazo de estancia en su red de viveros, ha implementado una ventanilla única online para emprendedores y ha creado el programa de formación online Emprende Express (Aula Emprende).

 

Espero que estas claves hayan sido útiles y valiosas.

Te agradezco que compartas este artículo y que me dejes un comentario. 👇👇👇

😊

 

Referencias

Fundación Mujeres, XXI Encuentro de empresarias y emprendedoras. COVID y emprendimiento: nuevos escenarios, nuevas oportunidades.

Gonzalez, Marisa, creadora de la comunidad y del congreso virtual para emprendedoras Visibilidad en Femenino.

Igartiguro, Anne, Cómo traspasar la pantalla, charla con Mónica Galán, Youtube, (1 hora), 1-05-20

Malvesí, Lara. Conciliar, misión imposible: las madres alzan la voz en tiempos de COVID. elperdiodico.com 20-05-20

La crisis del coronavirus dispara el negocio de los cazaherencias. Antena 3 noticias. Youtube, 1:09 min. 20-jul-20