Tienes el poder de editar tus recuerdos

Hay recuerdos que son puñaladas,

cargados de sensaciones, nos retornan al infierno.

Una prisión de sufrimiento de la que podemos salir, 

si queremos ver que la vía es hacia dentro. 

 

Dentro está la causa, la pregunta y la respuesta.

Dentro está la llave que abre ventanas y puertas.

Dentro ves tu vida como una película 

de la que escoges recordar o no ciertas escenas.

 

Y son esas escenas las que te hacen sufrir o reír.

y son esas escenas las que te hacen vivir o morir.

Escenas cortantes de palabras y miradas gélidas,

que te rompen el corazón o el ego,

que te hacen perder tu coordenada en el universo.

 

Y aunque no puedes cambiar el pasado,

tienes el poder de editar tus recuerdos:

bájale el volumen, reduce su tamaño, quítale el color y el peso.

Juega, porque tú puedes liberarte y manifestar tus sueños.

 

Y cuando la brisa traiga un olor conocido,

cuando alguien por error apriete tus gatillos,

cuando la herida se abra entre colegas o amigos,

recuerda que tuyo es el poder de lo vivido.

 

Cuando el rencor te amargue la boca,

cuando el dolor te pare y te encoja,

cuando la tristeza en mil pedazos te rompa,

abrázate con amor, que el amor todo lo transforma.

 

También te doy otra pista:

En la historia que te cuentas eres más que protagonista.

Cocreas, editas e incluso eres artista.

Así que usa tu imaginación, cambia el guion,

y con amor mejora tu vida.

 

Te bendigo

«Te bendigo» es un poema que escribí inspirada en una recomendación de Louise L. Hay que leí en su libro “El poder está dentro de ti”.

Un libro que tengo en mi mesita de noche y que releo de vez en cuando.

Bendecir con amor y liberar aquello que te disgusta es una forma de limpiar esa energía densa y cambiarla por una mucho más ligera y fluida.

¿Qué te ayuda a liberarte de lo que te disgusta?

 

 

Te bendigo a ti que me has amado y a ti que me has herido;

a ti que me has hecho ver un punto de vista distinto;

y a ti que estás leyendo estas líneas, te bendigo.

Te bendigo a ti que sigues a mi lado, y a ti que sin decir adiós te has ido.

También a ti que tras siglos de ciclos me has dado la vida,

y a ti que nacerás de los hijos de mis hijos.

Te bendigo a ti que me diste tu mano y a ti que me trataste con fastidio.

Feliz me hicieron tus abrazos, y fría me dejaron esos gestos y palabras

que cortaban cual cuchillos.

Te bendigo con amor, te perdono, te libero de mi vida

porque al hacerlo contigo lo hago conmigo.

Y porque me amo, me libero y me bendigo.

 

Ver en Instagram.

Miedo, cartas a las emociones

CARTA A LAS EMOCIONES

Querido, miedo:

Tenemos que hablar.

Te agradezco todo lo que has hecho por mí. Aunque me ayudaste a sobrevivir en algunas ocasiones; ya no sobrevivo, ahora disfruto el gozo de existir.

Me hiciste temblar en la oscuridad. Y a ciegas, aprendí a agudizar todos mis sentidos y a conectar con otras dimensiones.

También me enseñaste el contraste de vivir contigo y contra ti. Contigo aprendí que tememos a lo que no conocemos. Contra ti, me hice daño a mí.

Querido, miedo, seamos sinceros. Sentirte hiere, enferma el cuerpo, acelera el corazón y esclaviza la mente, sobre todo la de aquellos que no te reconocen dentro. Tú eres la herramienta de control, hipnosis y propaganda preferida de la élite que tanta imaginación tiene.

Y yo, que siento el amor divino vibrar en cada una de mis células, he superado dolores inhumanos, he estado más allá del velo entre la vida y la muerte; también he aprendido a respirarte lento y profundo hasta calmar mis latidos, a mirarte a los ojos y a atravesar tu espejismo.

Y quiero que sepas que ya no te temo porque yo me amo.

Por fin, me amo, incluso cuando menos lo merezco porque es cuando más lo necesito. Y el amor verdadero lo integra todo y abraza al miedo.

¿Temes desaparecer en el abrazo del amor?

Cada vez que apareces te miro, y te desvaneces. Tranquilo, querido, no estoy aquí para cambiarte. Estoy aquí para amarte, conocerte y comprenderte. Soy la presencia que te observa, el espacio en el que tú vas y vienes.

¿Sabes?

Cuando veía el mundo y a todos los que abusan, tenía miedo de usar mal mi propio poder. El poder de haber escogido estar aquí y de haber sido escogida por la vida. Tenía miedo de brillar y dejar que el universo brillara a través de mí.

Ahora sé que no puedo hacer daño y que nada puede hacerme daño porque soy amor. Ahora sé que ya no necesito ver la oscuridad para sentir mi luz. Ahora sé que mi amor me pone a salvo, que el amor es un regalo que me doy y que comparto.

Y he tirado una moneda al cielo, no para escoger cara o cruz, sino para ver cómo cae, gira sobre su borde y dibuja en el aire una esfera de armonía. Porque tú y yo somos uno bailando compases distintos en la fiesta de la vida.

Querido, miedo: Se acabó. Lo que pasó, pasó. Te veo, te escucho, te reconozco y te dejo ir.

Hoy te doy las gracias por ayudarme a ser más valiente, te invito a bailar conmigo y te abro mi corazón.

Con amor,

Yo soy.

 

Artículos relacionados:

Trascender el miedo con confianza.
Elijo estar en paz, diluir la rabia y el miedo.

Ver en instagram.

Ejercicios e ideas para armonizar tus polaridades femenina y masculina

Cuando hablamos de energía no hablamos de género biológico ni de roles sociales. La energía es una fuerza vital (polaridad femenina, negativa, de contracción) y creadora (polaridad masculina, positiva, de expansión).

Gracias a las polaridades, la experiencia del contraste nos permite aprender que todo lo que es diferente al amor es una ilusión.

Sin embargo, durante siglos, la relación entre las polaridades, y todo lo que las representa, se ha desequilibrado hacia la polaridad masculina. Esto ha generado enfermedad, guerras, abusos, dolor, dominación, avaricia, etc.

La solución al patriarcado no es el matriarcado, es el equilibrio, la armonía, la coherencia.

Es importante volver a la confianza, a abrazar sin abuso, sin tomar de más. Se trata de educar a niños y niñas en el respeto mutuo, en el amor propio, en la creatividad y en la libertad.

Ya no queremos más relaciones de abuso en lo personal ni en lo social. Una relación sana es la de dos seres completos que respetan sus diferencias, sin someter, sin dominar, sin manipular. El ser que agrede, domina y manipula no es un ser feliz ni vibra en amor.

Veamos todo lo que nos une, en lugar de lo que nos separa.

¿Identificas tu energía femenina y masculina?

Para lograr ese equilibrio, primero es necesario identificar nuestras propias polaridades femenina y masculina. Abajo del todo, encontrarás tres artículos que explican las características de cada polaridad.

En la vida hay funciones diversas que se desarrollan sinérgicamente, en armonía. Los sexos no están hechos para rivalizar ni para competir sino para vivir armónicamente. Casilda Rodrigañez.

Armonizar significa dejar fluir cada energía en su momento y en lo que le corresponde. Un ser no puede solo crear, también necesita ordenar lo creado, como lo muestra el símbolo del yin-yang. Todo ser con mayoría de energía femenina contiene un foco de energía masculina y a la inversa.

Las polaridades en armonía se complementan, dejan de ser antagónicas.

La energía masculina equilibrada proporciona la estructura, la fiabilidad y la estabilidad para que la energía femenina experimente, se expanda y viva en un campo seguro.

Armonizar es lograr la trinidad o equilibrio entre los dos polos, entre lo que das y lo que recibes en colaboración y cocreación. Es la coherencia entre aquello que piensas, sientes, dices y haces.

El corazón es ese espacio interno de reconciliación entre la mente y el instinto, entre lo masculino y lo femenino, entre lo positivo y lo negativo. El corazón es un portal multidimensional que conecta lo sutil y lo tangible.

Para que haya armonía, la energía vital se balancea con la energía creadora vibrando en su centro de amor. Entonces es posible establecer límites con amabilidad. La sabiduría se complementa con la consciencia. La inspiración lleva a la creación. La fluidez sucede con una dirección. La voluntad se complementa con la disciplina. El desapego con la independencia. La lealtad con el liderazgo. El apoyo con la proyección. Camilo Cruz.

Armonía es lo contrario a choque de polaridades. El conflicto surge porque analizamos cómo creemos que debería ser sin observar lo que realmente es.

La armonía de nuestras polaridades internas nos facilita vivir en plenitud, bienestar y alegría. Nos ayuda a expandir nuestra capacidad de expresar nuestras necesidades e identidad de manera plena y libre.

Al identificar y armonizar nuestra energía femenina y masculina accedemos a un nivel de consciencia más presente, más flexible, con mayores posibilidades y oportunidades de creación, bienestar, amor, paz y felicidad. También reaccionamos menos, y decidimos mejor. Todo fluye, se alinea, la vida es más ligera y nos sentimos más a gusto en nuestra piel y en el universo.

Todo sueño sin acción es una ilusión. Hacer sin corazón crea vacío. Cuando equilibras tu energía, valoras tu trabajo, lo que aportas; sientes que lo que haces tiene sentido y valor, por pequeño que sea.

Y tú, ¿creas armonía en tu vida?

 

Ejercicios e ideas para armonizar tus polaridades femenina y masculina

🧡 Lo primero es tener claridad en las características y diferencias entre las polaridades femenina y masculina para que puedas identificarlas en ti y en tu vida. Si aún tienes dudas, te invito a leer los tres artículos relacionados abajo.

🧡 ¿Qué es lo que hemos escuchado sobre lo masculino y lo femenino? Escríbelo y toma consciencia de que son creencias limitantes relacionadas con roles y asociaciones aprendidas.

🧡 Para integrar las partes en conflicto, escribe: qué le puede dar tu femenino a tu masculino y viceversa. ¿Cómo se apoyan y complementan? ¿Qué imágenes vienen a tu cabeza? ¿Cómo ves las polaridades masculina y femenina en las personas que te rodean?

🧡 Medita repitiendo: Yo Soy. El mantra Yo Soy integra lo masculino y lo femenino. El Yo: es la energía masculina, constrictora, diferenciadora, da enfoque, da dirección, individualiza.

El Soy es la energía femenina: oceánica, envolvente, fuente inagotable, sin límites, fluye como el agua.

🧡 Respeta tus ciclos y date el tiempo de recogimiento y descanso que te pide el cuerpo. Por ejemplo, si llegas a casa con afán y estrés, toma un baño relajante con sal marina y/o gotas de aceite esencial de lavanda.

🧡 Nombra lo que no ha sido nombrado. Acepta el hecho de que no todo el mundo quiere desarrollarse, madurar y evolucionar porque eso significa enfrentar los dolores y las sombras, y no todas las personas quieren hacerlo.

🧡 Busca un momento y un entorno de calma para explorar tus sensaciones corporales sutiles (vibración, tensión, relajación, calor, frío, cosquilleo, dolor, hambre, sed, etc.). Escanea tu cuerpo mientras respiras. Obsérvate sin juzgar. Identifica si puedes asignar una polaridad a cada sensación. Por ejemplo, la tensión es masculina y la relajación es femenina. El calor es masculino y el frío es femenino. El enfoque es masculino y la dispersión es femenina.

🧡 Abre tu consciencia y tu corazón. Es un viaje hacia dentro en total apertura y aceptación de lo distinto que no habías sentido en ti, de la realidad que aún no ves, de las posibilidades en el campo cuántico que quizás aún no vislumbras y, sin embargo, existen.

🧡 Visualiza el sol y la rosa. Para que la flor (energía femenina) se abra necesita la luz del sol (energía masculina). Esas dos energías están dentro de ti. ¿Las puedes identificar en tu cuerpo? ¿Qué sientes? ¿Dónde?

Ejercicio del Diplomado de Sexualidad Holística.

🧡 Honra y agradece con una vela y una vasija: Pon una vela, que representa la energía masculina, dentro de una vasija, que representa la energía femenina, a manera de altar*. Decóralo como te apetezca.

Honrar tu femenino y masculino es aceptar tu historia personal sin juzgarla, sin juzgar toda la carga genética heredada. Entiende que todo lo vivido ha sido necesario en el proceso evolutivo. Agradece a tus antepasados, perdona y suelta. Reconoce que hay un espacio en ti para cada una de tus polaridades.

 

 

La energía sexual es la energía vital de creación. Se mueve en nuestro cuerpo gracias a las distintas polaridades (positiva y negativa) de los chakras (centros energéticos). Cuando tenemos las polaridades masculina y femenina equilibradas, la energía fluye sin trabas y, además de placer, podemos experimentar éxtasis, momentos místicos, más creatividad e inspiración, y mayor capacidad para canalizar y manifestar una realidad mejor.

La unión sexual de una pareja desde el corazón tiene el poder de transformar el mundo. La energía sexual que circula entre el masculino y el femenino durante la unión sexual produce un campo de energía que tiene un impacto en la creación de la realidad. La unión sexual en la frecuencia de amor es sagrada. —Ma. Gabriela Santini.

El Uno es armonía. En el Uno se disuelve la dualidad. Una consciencia de amor crea un mundo de amor. El amor transforma lo que eres y tienes dentro para ofrecer. Conócete.

Como humanidad ya estamos listos para las relaciones conscientes, ya somos capaces de tomar decisiones conscientes basadas en el amor, en la unión armoniosa de lo femenino y lo masculino.

 

Recuerda:

1. Todo lo que haces por ti impacta al colectivo porque somos Uno.

2. «Solo existe el amor porque todo lo que es diferente al amor es una ilusión». UCDM, Un curso de milagros.

3. Dentro de ti tienes dos voces: la del Espíritu y la del ego. La del amor y la del miedo. Tú eliges cuál escuchas.

 

El proceso de crecimiento personal y espiritual se basa en tomar consciencia de todas las programaciones diferentes al amor para disolverlas y transmutarlas. Algunas herramientas que nos ayudan a disolver las programaciones son el Hooponopono y ver el amor puro de Dios en todos. —Ma. Gabriela Santini.

 

Tan pronto identifiques y armonices tu energía femenina y masculina, y comiences a elegir cuál potenciar en cada momento, apreciarás el cambio en tu vida.

 

Volver a la unidad en armonía

Entre lágrima y lágrima de júbilo, mi luz y mi oscuridad bailan, se integran y sanan. Todo lo vivido tiene su sentido. Mi femenino y mi masculino danzan al compás cambiante de la vida en este vehículo de carne y hueso que también es un templo.

El azul y el rosa se entrelazan con la luz dorada de la sabiduría en la llama trina de mi corazón. Hemos esperado tanto para este momento y ahora lo vemos llegar. Discreto y silencioso, el amor crece poderoso, se expande, eriza todo mi cuerpo y me envuelve en una creciente burbuja multicolor. Mi espalda se funde en el calor de un enorme abrazo cósmico. Es el abrazo de miles de vidas, de miles de amores sin rostro, fotones de la misma fuente de amor creador.

Entre lágrima y lágrima, la gratitud se hunde intensa en mi universo interno, en la presencia que es la unión entre la esencia y la existencia, en el eterno ahora. Hay tanto que aún es un misterio y, sin embargo, cada momento que pasa siento mucho más. Amo lo sagrado que hay en mí y en ti, y me siento amada.

Entre lágrima y lágrima, siento crecer en mi pecho, a una niña que ríe y corre con el cabello libre al viento sobre un caballo galopante a orillas del mar. Soy una con la vida.

Nohora M. Parga

 

Artículos relacionados:

Cómo identifico mi polaridad femenina (1)

Cómo identifico mi polaridad masculina (2)

Comparativo: cómo identifico mi polaridad femenina y masculina (3)

 

Referencias:

Camilo Cruz, Un día a la vez, del miedo al amor.

María Gabriela Santini, Directora de la escuela de sexualidad holística, con quien hice el Diplomado de sexualidad holística, 2020-2021.

La intuición: qué es y cómo desarrollarla

Más allá de la razón hay una sorprendente habilidad de comprensión y sabiduría llamada intuición.

Ella te susurra una certeza al oído antes de que la mente haya entendido y de que el ego se haya inventado una historia. La intuición es una mirada interior intensa y clara (in tueri).

La intuición es la voz del maestro interior que te convierte en tu propio gurú.

Cuando escuchas la voz de tu intuición ya no necesitas autoridades externas que validen lo que piensas.

La intuición nace del amor. Escuchar la voz de la intuición es escuchar la voz del amor y del espíritu. Es tu guía interna. Te llena de claridad y te permite ver lo esencial.

La intuición es una mariposa que hay que atrapar en pleno vuelo. Puede ser una voz, una sensación, un olor, una imagen, un flash o todo a la vez. La intuición es un hilo de oro que une el origen con el destino, que permite saber quién eres y qué hay de humano en ti. Céline Boura (en TED).

La intuición es una tecnología que almacena el conocimiento, la sabiduría y la experiencia de todos los antepasados y que te conecta para mostrarte por dónde ir. Es la sabiduría ancestral almacenada de generación en generación en nuestro ADN.

Gracias a la intuición, tu ser superior (yo cuántico) te muestra que algo sucede en una frecuencia y debes prestar atención a las sincronicidades.

La intuición es una de las mejores maneras que encuentra el doble cuántico para comunicarse con nosotros. Tenemos la respuesta al mismo tiempo que la pregunta. Jean-Pierre Garnier Malet, físico, teoría del desdoblamiento del tiempo.

La intuición es un estado de certeza, de seguridad, de sincronía con la verdad, en el que fluyes y conectas con la abundancia. No es intelectual. Es como si estuvieras recordando algo y lo sintieras en tu cuerpo.

La intuición es una facultad espiritual, y no explica, muestra el camino. Florence Scovel.

La intuición es la habilidad para dejar espacio a la incertidumbre, al silencio y dejar de buscar soluciones. Es poner el tercer oído a la escucha.

La intuición te lleva a saber lo que tienes que hacer, no cómo. La intuición se alimenta del mundo de las ideas. Es un conocimiento que te penetra y te trasciende. Enric Corbera.

 

Distinguir, conectar y desarrollar la intuición

La intuición viene y va, no es lineal (pasado, presente, futuro) ni 3D. Se siente. Necesitamos practicar para fortalecerla y así ver las posibles soluciones y oportunidades.

La intuición es una respuesta o instrucción clara a una situación dada. Es siempre alentadora, edificante y pacífica. Es una certeza libre de emoción, de mente y de impulsividad.

Mientras aprendemos a distinguirla, podemos confundirla con el instinto, el intelecto,  la superstición, la inteligencia emocional y el ego.

El instinto es la inteligencia biológica acumulada tras millones de años de evolución.  Son los impulsos generados por las emociones de supervivencia: miedo, rechazo, asco, excitación, etc.

El intelecto es nuestra capacidad de razonar, de usar el pensamiento lógico, el análisis, la comparación. El intelecto va por pasos de razonamiento y tiene en cuenta los datos y las señales. La intuición es un salto instantáneo.

Las supersticiones y los prejuicios son creencias que nos hacen actuar de determinada manera, a veces de modo automático. ¿Has revisado tus creencias?

La inteligencia emocional es una habilidad para reconocer, entender e influir en nuestras emociones y en las de los demás. Esa sintonía, empatía o capacidad para leer y tratar con los demás no es intuición.

El ego es la mente dividida dentro de ti. Para distinguir la voz de la intuición, ten en cuenta que el corazón habla de manera concisa y clara; es rápido, responde en una frase incluso antes de que preguntes. En cambio, el ego justifica, cuenta historias, te incomoda, te hace dudar, separa, vive de las apariencias. La mente es más lenta porque usa filtros: lógica, miedos, pasado, dudas, autoestima.

El ego necesita sentir que está perdiendo algo para cambiar. El ego es la voz que anima tus patrones frecuentes para que sigas en lo mismo. El ego siempre usa razones. Si te suena a discurso de venta, es la voz de tu ego. Matt Kahn.

Todo lo que te cause duda, separación o malestar viene del ego.

Es importante aprender a discernir, a ver con el corazón.

Identifica tu canal

¿Cuál es tu canal de percepción más desarrollado/afinado? ¿Puedes ver imágenes, sientes con el cuerpo si debes hacer algo, tienes un conocimiento interior, escuchas mensajes, hueles lo que pasa?

Cuando una mujer despierta y sana su útero, el olfato se agudiza. Su naturaleza salvaje usa este sentido como guía fundamental de sus decisiones. El olfato determina la selección biológica de la pareja adecuada, a través de la lectura genética de las feromonas. La química sexual está mediada en gran parte por los olores. Una mamá puede oler las enfermedades de su hijo. Los olores nos ayudan a conectar con recuerdos guardados en el subconsciente y también «olemos» las verdades ocultas. El olfato es un poderoso elemento de la intuición. Sonia Alonso.

Para mejorar la conexión con la intuición es importante mantener el canal limpio y sano (físico, mental, emocional, espiritual). Decide qué forma de limpieza es mejor para ti: baños con sal de mar, geometría sagrada, música (432 Hz), reiki, ayuno intermitente, dieta, meditación, vivir con intención, etc.

La intuición está relacionada con el sexto chakra (tercer ojo). Cuando no hay equilibrio entre el cuarto chakra (corazón) y el séptimo chakra (corona), se bloquean el quinto (garganta) y el sexto chakra. Por eso es importante abrir el corazón, amar, para que fluya la energía por todos los centros energéticos.

Conecta

Ve hacia dentro:

Ir hacia adentro permite conectar con la sabiduría ancestral y la intuición. Practica la atención a tus sentidos en lo físico y en lo sutil. La meditación, la contemplación, la escucha y la observación sin juicio son formas de ir hacia dentro.

Conecta con tu corazón:

Pon las dos manos sobre tu corazón y siente sus latidos. Pregúntate: ¿Hay algo que quiera decir que no estoy diciendo? … Mira si algo viene a tu mente. ¿Hay algo que quiero sentir en la vida que no estoy sintiendo? Así de fácil es conectar con tu ser superior, con tu intuición. Las preguntas hacen de marco o estructura para conectar.

Técnica de armonización:

1. Cambia tu consciencia de la mente al corazón. Toca tu corazón con suavidad.

2. Respira más lento y profundo. Esto te hace sentir a salvo.

3. Siente, enfócate en la sensación de la armonía: apreciación, agradecimiento, cuidado, compasión, alegría. Hazlo todos los días.

Recuerda: tu alma conoce el camino. Confía en la inteligencia intuitiva de tu corazón.

 

Suelta el control:

El cerebro es un emisor-receptor. El hemisferio derecho es creativo, el izquierdo analiza datos. Para desarrollar la intuición y la inspiración hay que soltar el control y observar los acontecimientos con consciencia y apertura. Entonces la mente se rinde a lo imposible y surgen las ideas.

La intuición es la manifestación de la inspiración.

Un ejercicio para soltar el control mental en sintonía con tu cuerpo es poner música y sacudir cabeza, tronco y extremidades. Presta atención a tu cuello y aflójalo. Deja que la cabeza se mueva sola. Este ejercicio activa la energía y relaja.

 

Confía y fluye:

Percibimos un conflicto, no sabemos qué hacer y confiamos en que todo fluye y que encontraremos la salida, que la respuesta va a venir. La confianza permite que suceda. Al confiar te concedes la oportunidad de comprobar.

Cuando no sepas qué hacer, no hagas nada. Si queremos algo concreto, nos entra la ansiedad. Enric Corbera.

Confiar también implica ser pacientes, vibrar en amor y prestar atención a las sincronicidades hasta que se alineen. Por ejemplo, cuando quieres viajar, decides el destino, compras un ticket de tren, vas a la estación el día adecuado, esperas a que llegue y cuando aparece, te subes para iniciar el viaje.

 

Acepta que eres multidimensional:

En esta dimensión ya eres mente, emociones, energía, alma, consciencia y espíritu aprendiendo a vivir en un cuerpo humano durante un tiempo percibido como lineal (pasado, presente y futuro).

Existen tiempos imperceptibles con los que intercambiamos información. ¿Cómo accedemos a ellos? Las palabras subconsciente e inconsciente colectivo indican que no sabemos cómo funcionan. Jean-Pierre Garnier Malet.

Además, existen mundos sutiles con los que puedes comunicarte, así como una versión superior de ti que te guía y te manda mensajes.

Cuando logres escuchar el silencio habrás aprendido el idioma del alma.

Recuerda:

  • La intención dirige la energía.
  • Lo que ves con los ojos y percibes con los sentidos corporales es solo una parte de la realidad.

Desarrolla tu intuición

Ten en cuenta que «la práctica hace al maestro». Puedes activar la intuición de distintas maneras. Aquí comparto algunas ideas.

Relájate:

Encuentra un momento de relajación a tu ritmo. Olvida tu personaje, tu ego, para darte cuenta de la conexión y abrirte a recibir información con intención y aceptación. Cuando te relajas, te centras, te alineas.

Nuestro estado de ánimo influye en la forma como percibimos. Por eso, es importante estar en calma, en gratitud y en atención amorosa para escuchar, ver, oler, sentir los mensajes intuitivos del alma sin interferencias.

Alinearse es el arte de permitir, de sintonizar con la frecuencia brillante, sabia del amor eterno en el presente.  Atraes aquello en la misma frecuencia en la que vibras. Abraham Hicks.

Contempla:

La intuición es la voz del alma y es más fácil escucharla cuando aprendes a observar sin juzgar, a contemplar en silencio.

Estar presente en el cuerpo:

¿Cómo sabes si eso que escoges es la mejor decisión? ¿Cómo sabes cuál es el camino del corazón? Tu cuerpo es un sensor, te da mensajes. ¿Cómo se siente tu cuerpo cuando piensas y conectas con esa decisión?

Cuando vayas a hacer algo pregúntate: ¿De verdad quiero hacer esto? Escucha la respuesta de tu cuerpo, de tu intuición. El gozo de existir.

Respira lento y profundo. Trae tu consciencia a todo tu cuerpo, siéntelo por dentro, siente tu piel, desde los dedos de los pies hasta la cabeza. Respira con atención plena y piensa en la situación específica con la que estás lidiando y con la decisión que quieres tomar al respecto. ¿Qué sientes? Levedad, alegría, expansión o peso, incomodidad, contracción. Calla la mente. Deja que tu cuerpo te hable. La verdad alivia.

Cuando algo no está en sintonía contigo te suena raro, te da mala espina, te vibra feo. Cuando algo no está en sintonía contigo te angustias, te estresas, pierdes el sueño. Porque cuando algo no está en sintonía contigo tu cuerpo lo sabe.  @MalaFama1981

El péndulo:

¿Te has fijado cómo se mueve tu cuerpo cuando te haces preguntas? Un ejercicio para conectar tu intuición a través del movimiento del cuerpo es el péndulo.

Ponte de pie, di: me llamo (di tu nombre) y observa si tu cuerpo se inclina un poco y hacia dónde. Ese es tu sí. Después di: me llamo Caperucita y observa si tu cuerpo cambia su eje o se inclina hacia atrás. Ese es tu no.

Una vez hayas tomado consciencia de tu sí y de tu no, haz otras preguntas. Es un juego. Toma nota de las respuestas si lo consideras útil.

Comunica con tu yo cuántico – consulta con la almohada:

El físico francés Jean-Pierre Garnier Malet (teoría del desdoblamiento del tiempo) comparte un ejercicio para comunicarnos con nuestro yo cuántico y recibir una información en el presente.

Antes de acostarte, y en un estado de benevolencia, coge un vaso de agua entre tus manos. El agua guarda toda la información del universo. Haz una pequeña meditación, con una intención clara para pedirle a tu yo cuántico que te conecte con tu mejor potencial para que te guíe en un tema específico.

Por ejemplo, «querido yo cuántico, muéstrame cuando es el mejor momento para hacer X (un viaje, un curso, etc.),  en mis sueños, durante el día, dime o muéstrame las señales que me ayuden a tomar la decisión». Al despertarte, bebe el agua y confía.

Sal del modo automático y conecta con los mensajes de tu alma a través de tu cuerpo.

Cuaderno de anotaciones intuitivas

Escoge una libreta y empieza a escribir lo que consideras han sido tus intuiciones durante el día, si ha habido. Anota qué sentiste, cuál fue el mensaje y si se ha cumplido o no. También puedes identificar si fue una premonición o corazonada, un aviso o un dato a tener en cuenta.

Por ejemplo:

  1. Cuando mi hijo se fue al colegio esta mañana, sentí que esa noche no iría a su entrenamiento de fútbol. Él ni dijo nada y en efecto regresó a casa antes. Decidió no ir porque le habían dejado muchos deberes.
  2. Cuando el empleado me entregó su ticket de aparcamiento para sellarlo, escuché una voz externa y neutra que me decía: no es suyo. Días después, el encargado del parking me preguntó si teníamos un empleado nuevo. Así constaté que el ticket sellado no era suyo.

🧡🧡🧡

Y de regalo te dejo el inicio del segundo capítulo de El gozo de existir en el que hay sueños premonitorios:

El corazón tiene razones que la razón no conoce. Blaise Pascal

20 de octubre de 2012

  • —Llevo tres días soñando con Noa en diversas circunstancias comunes y corrientes. Veo sus rasgos con nitidez y eso me sorprende. Intenta decirme algo, pero por alguna razón no puede y me dice adiós con la mano. En todos los sueños se despide y eso me preocupa —dijo mi padre.
  • —Tal vez sea porque está viviendo una situación estresante en el trabajo y ha estado con depresión y ansiedad —respondió mi madre.
  • —Ojalá no sea nada…me angustia no poder escuchar lo que ella me quiere decir, como si algo le hubiera pasado o estuviera por pasarle, ¿qué es lo que le impide hablarme?

Dos días después de esta conversación, mi madre se despertó sobresaltada. Había soñado que iba caminando con mi hermana Alice y conmigo. Mi hermana se desmayaba y la cosa parecía grave porque no volvía en sí. Aunque quien se desmayaba en su sueño era Alice, mi madre, que es una mujer sabia e intuitiva, sintió que algo grave me había pasado a mí.

Unas dos horas más tarde, mis padres recibieron una llamada de Alice confirmando su corazonada. La noticia les causó una fuerte impresión. Se abrazaron, luego se arrodillaron y con sus manos entrelazadas, en medio de un llanto sereno, oraron con toda su fe a Dios por mi vida.

🧡🧡🧡

Y tú, ¿escuchas la voz de tu intuición?

Gracias por leer este largo artículo fruto de meses de investigación y por dejar un comentario, una pregunta o un testimonio sobre la intuición.👇

Con amor,

Nohora.

Artículos relacionados

Consciencia del cambio

Referencias

Jean-Pierre Garnier Malet, El desdoblamiento del tiempo, entrevista de Proyecto SerLibreMente. Youtube, junio 3, 2014, 32 min.

Supera el resentimiento: 8 pasos y 3 ejercicios de escritura terapéutica

Óleo sobre lienzo. N.M. Parga

¿Sabías que el resentimiento enquistado a lo largo de los años produce enfermedades como artritis y artrosis?

El resentimiento es una forma de odio que envenena a quien lo siente.

El resentimiento te ancla en el pasado y no te deja avanzar.

Es la desazón (que va de ligera molestia a profundo malestar) que queda de un dicho o acción ofensiva.

Puede perdurar largo tiempo y reaparecer cuando se recuerda dicha ofensa que puede ser una herida de amor propio o de dignidad, un daño o una humillación.

A veces, quienes sienten resentimiento quieren vengarse para herir al otro por satisfacción, para compensar la ofensa o para despertar pruebas de mayor afecto.

Hoy te invito a liberarte del rencor y a enfocarte en el amor.

El amor no abriga resentimientos. Abrigar resentimientos es permitir que el ego gobierne tu mente y condenar el cuerpo a morir. Un curso de milagros, UCDM.

 

Supera el resentimiento: 8 pasos para liberarte

1 🧡 De forma preventiva, siempre nos ayuda expresar nuestros sentimientos, expectativas y necesidades en el momento adecuado. Así evitamos explotar por haber acumulado emociones sin digerir y necesidades no expresadas.

 

2 🧡 Identifica contra quién va dirigido el resentimiento y por qué. Puede ser: tu pareja, expareja, padre, madre, hermanos, hijos, colectivo, etnia, etc. Recuerda que los puedes ver como los «malos de la película» o como maestros. Tú escoges.

La adversidad es una maestra espiritual.

 

3 🧡 Identifica tus pensamientos de pérdida, amenaza o separación cuando surjan, agradécelos y sustitúyelos por pensamientos de aprendizaje, posibilidad y unión. ¿Eres consciente de lo que piensas y sientes en tu día a día?

Un nuevo discurso es la semilla de acciones futuras. Tus actos nacen de las semillas de tus pensamientos. Neville Goddard.

 

4 🧡 Cuida tus palabras y transforma tu diálogo interno.

Por ejemplo, «me dejó porque no me quiere» por «me quiere a su manera y lo importante es que yo estoy aprendiendo a quererme».

A veces la vida nos quita algo o a alguien porque tiene mejores planes para nosotros, aunque al principio nos duela sentir esa «pérdida».

 

5 🧡 Enfócate en tu amor propio, en tu autocuidado. Sana esa herida. Céntrate en ti, en las actividades que te resulten más agradables, nutricias y estimulantes. Te puede ayudar hacer cambios: nuevas aficiones, nuevas amistades, nuevos aires.

 

6 🧡 Acepta lo sucedido aunque no estés de acuerdo. Aceptar no es perdonar. Todo sucede por una razón. Negar lo sucedido no va a cambiar el pasado. Sin embargo, aceptar y soltar el pasado te permite vivir en el presente con mayor libertad y bienestar. Recuerda que un suceso solo tiene importancia si tú se la das.

 

7 🧡 Suelta el deseo de venganza. Herir o castigar al otro no disminuye tu dolor ni cambia lo sucedido ni aumenta tu amor propio. La venganza produce una rápida satisfacción y luego vuelve el malestar. Vengarte: ni compensa ni cambia el pasado ni te quita el dolor ni hace que te quieran. Todo lo contrario.

La mejor venganza es ser feliz. ¿Te atreves?

 

8 🧡 Perdona. Todos cometemos errores y éstos son parte del aprendizaje y del crecimiento. El perdón es un regalo que te haces a ti porque te libera del veneno, del rencor y del dolor. Piensa cómo te sentirías tú si hubieras hecho algo similar. Intenta observar la situación desde los ojos de la otra persona. Rompe el círculo vicioso de sentir dolor y herir al otro. Tomar consciencia del dolor que hay en las palabras y actos de otros nos libera de sentirnos víctimas.

Para el que sabe ver, todo es transitorio; para el que sabe amar, todo es perdonable. Buda.

3 ejercicios de escritura para superar el resentimiento

1 🧡 Escribe los efectos negativos de sentir y expresar resentimiento en tu vida.

¿Cómo te estás haciendo daño a ti y a los demás?

 

2 🧡 Aprecia lo positivo de la situación. Escribe: ¿qué has ganado o aprendido? ¿Qué ha cambiado? ¿De qué te has dado cuenta? ¿Qué puedes modificar para sentirte mejor?

 

3 🧡 Escribe una carta a mano a la persona o colectivo que te ha herido. Escribe lo que sientes y las razones o recuerdos que te hacen sentir así. Sácalo todo de ti. Es personal. Es un desahogo. Permítete sentir, permítete llorar. El llanto limpia el alma.

Cuando sientas que ya no te queda nada por decir, enciende una vela azul (paz, perdón) o blanca (pureza espiritual) y quema esa hoja en un lugar seguro. Mientras la ves desaparecer, pon la intención de soltar y quemar todo eso que te duele y te ancla al pasado. Siente en tu cuerpo como ese resentimiento se quema y se apaga. Repite este ejercicio tantas veces como necesites hasta que el rencor se esfume.

 

Nota: El aceite esencial de geranio potencia el perdón, el amor y la honestidad. Nos ayuda durante el duelo. Diluye un par de gotas en aceite de oliva o de coco y aplícalo en tu pecho. Recomendación de: The Healing Butterfly Touch.

 

Meditación

También te propongo mi versión de una meditación guiada para cortar lazos energéticos, inspirada en una meditación de Alicia Lizcano de Alquimia del cielo y en los consejos del antropólogo Alberto Villoldo. (El vídeo será publicado en enero en youtube).

 

Y para terminar, comparto esta cita que me encanta:

El perdón es el perfume que derrama la violeta bajo el pie que la aplastó. Mark Twain.

 

Lo que pasó, quedó atrás. Suéltalo. Ama tu presente, y los milagros se multiplicarán en tu vida.

Ojalá este mensaje te llegue al alma porque tú mereces oler ese maravilloso perfume y pasar página. Te propongo limpiar el rencor con amor propio.

Un abrazo de luz, de mi corazón al tuyo.

Nohora 🧡

Artículos relacionados:

Escribir para sanar: cinco ejercicios de escritura terapéutica

Libérate de la culpa

Referencias:

Schucman, Helen; Wapnick, Ken. (1999) Un curso de milagros, (A Course in Miracles) Foundation for Inner Peace, Mili Valley, CA.

 

El arte de soltar

La vida, a través de variadas experiencias, nos enseña el arte de soltar.

El arte es la capacidad o habilidad para crear, imitar o expresar lo material o inmaterial y por eso todos somos artistas. Todos somos cocreadores con distintas destrezas y talentos.

Soltar implica liberarnos de creencias y pensamientos limitantes, ampliar la perspectiva y alejarnos de ciertas personas o situaciones para acercarnos a otras que vibran más alto o más acorde a nuestro ser en ese momento vital.

Somos seres en permanente cambio. Y ese cambio puede ser evolutivo o regresivo.

El proceso de soltar, liberar y desapegarse puede ser doloroso o no. Puede ser un duelo o una fiesta. Depende de cómo elijas vivirlo y sentirlo en cada momento.

Dejar ir es salir de cada momento sin arrastrar la percepción del momento anterior. Dejar ir es sentir que ya no somos lo que dejamos atrás.

Otra forma de verlo, es soltar el equipaje viejo o hacer compost de esas experiencias e integrarlas para que se conviertan en nueva energía, como propone Lee Harris.

Todo empieza por tomar consciencia

Dejar ir implica darse cuenta de los pensamientos, sentimientos y emociones, permitirse sentirlos tal y como son, sin intentar cambiarlos, resistirlos ni rechazarlos, y dejar que la energía de los mismos se mueva y se libere.

Y por eso necesitamos parar y darnos un tiempo y un espacio de autoevaluación, autoconocimiento y transformación.

Permítete sentir el dolor, la rabia, la alegría. Permítete llorar, gritar, patalear, reír a carcajadas o lo que tu cuerpo necesite para expresarse de manera consciente y liberar esa energía en movimiento sin hacerle daño a nadie.

Expresar de manera consciente es distinto a descargar la rabia o culpa (o lo que sea) en el otro. Ojo.

Soltar es dejar de resistirse y aceptar que «todo está bien» aunque no lo parezca.

La vida nos pide soltar, vaciar y dejar ir hasta que veamos la verdad de nuestra esencia. Soltar para vaciar la mochila y recibir nuevos aprendizajes, talentos, posibilidades. Podemos soltarlo todo en este mundo.

Cuando la fuente de la felicidad se encuentra dentro somos inmunes a las pérdidas del mundo. —Dr. David R. Hawkins.

Soltar las creencias e ideas limitantes aprendidas

Soltar nos ayuda a avanzar. El árbol se desprende de sus hojas porque necesita renovarse; nosotros, también.

Desde que nacemos, la sociedad y la familia nos transmiten, de manera consciente e inconsciente, toda una serie de ideas, programaciones y creencias que moldean nuestra percepción de la realidad. Las tenemos tan incorporadas que nos cuesta identificarlas.

El primer paso es darse cuenta de esas ideas, programaciones y creencias limitantes. El segundo, es filtrar, discernir y limpiar.

Porque todo aquello que creemos crea nuestra realidad. Podemos cambiar el curso de la vida cambiando las creencias.

Porque «no nos afecta lo que nos pasa sino lo que nos decimos acerca de eso que nos pasa» .—Epicteto. Porque «enfermamos por un entorno insano o una percepción insana del entorno». —Bruce Lipton.

Ya es hora de salir del modo automático y soltar todas esas ideas que limitan nuestro potencial creador. Soltar todos los «pero, debería, tengo que, no puedo, no sé, no soy capaz, no soy suficiente, en mi familia/religión/partido solo hacemos X, etc.»

Suelta todo eso y date cuenta de que eres artista. Eres un ser creador con un gran potencial y juntos cocreamos la realidad.

Se necesita valentía para soltar el sistema de creencias y salir de lo conocido y cómodo.

Recuerda que la incertidumbre es el estado perfecto para crear algo nuevo.

Deja de creer en todo eso que te limita y haz lo que amas y lo que te hace feliz. Enfócate en todo lo que sí.

Cuando no eres consciente de tu consciencia vendrá otra consciencia y ocupará su lugar. —Daniel Cipolat.

 

Soltar el miedo y trascenderlo

Dejar ir es entregarse a lo que es sin temor. El miedo es la energía dividida dentro de ti. Es el conflicto interno entre tu luz y tu oscuridad.

El miedo y todas sus caras: preocupación, rabia, frustración, rencor, deseo de venganza, vergüenza, etc., son soportables un rato, unos minutos, un día. De manera continuada, estas emociones densas de vibración baja hacen daño.

Te has preguntado: ¿qué es lo peor que te podría pasar? ¿Sabes que tienes la capacidad de superar todo lo que te pase?

El miedo es el mayor peligro al que se enfrenta el cuerpo humano. El miedo y la culpa son la causa de la enfermedad y del fracaso en cada área de la vida. —Dr. David R. Hawkins.

Los sentimientos negativos están asociados con nuestros miedos básicos y primitivos de supervivencia. Las reacciones primitivas se pueden cambiar y curar con amor.

Amar es soltar el miedo y atraer más amor. Amar es permitir la evolución de la consciencia.

Trascender el miedo no es no tener miedo, es tener la valentía de reconocerlo y sentirlo con la confianza de que puedes iluminarlo con la luz de tu amor.

Por tu bien, por nuestro bien, reconoce tus propios miedos y suéltalos porque eres mucho más fuerte que ellos.

Soltar el juicio

Desde que nacemos nos enseñan a juzgar, a compararnos, a criticar de manera automática. ¿Quienes somos para juzgar? ¿Tememos ser juzgados y por ende rechazados? ¿Podemos dejar de juzgar?

Juzgar es rechazar una parte de ti que no quieres reconocer. Es señalar con el dedo al otro porque no quieres ver que la solución, la clave y la respuesta están en ti.

Dejas de juzgar en el momento en que te das cuenta de que todo lo que sucede fuera es una proyección de lo que tienes dentro.

Dejas de juzgar cuando comienzas a verte en el reflejo de los espejos del alma que te rodean. Cuando entiendes que dichos espejos te permiten ver más allá de lo evidente para tu autoconocimiento y crecimiento espiritual.

Dejas de juzgar cuando comprendes que eres amor y has sido creado con libre albedrío y en amor universal, como todo lo demás.

Y aceptas que cada ser ha elegido su camino hacia la luz o hacia la oscuridad.

Y entiendes que no eres ni mejor ni peor que nadie. Eres una expresión única de la creación universal.

Soltar las expectativas y condiciones

Además de creencias, hemos incorporado ideales falaces, difíciles de alcanzar. Y, a veces, después de darnos contra la pared, decidimos soltar las expectativas de lo que creíamos «debería ser».

Poner el listón muy alto nos suele llenar de frustración. Cuando en nuestra mente pedimos a alguien más de lo que puede dar, cuando idealizamos a una persona o una situación estamos limitando las posibilidades de la manifestación. Estamos poniendo condiciones desde el ego.

Una de las claves de la manifestación cuántica es crear con una intención pura del corazón, es decir, sin condiciones ni expectativas de cómo, cuándo, cuánto, dónde, con quién, etc., que limitan la expresión de lo que puede ser. Déjalo abierto y libre. La vida te sorprenderá.

Lo que percibimos como realidad en este mundo es un holograma creado momento a momento. Vibrar en amor de manera sostenida permite cambiar la manifestación de esa realidad.

 

Soltar el apego

¿A qué te aferras?

Un día sueltas el pasado y aceptas con respeto que alguien ya no quiera verte más o que prefiera hacer algo distinto a compartir su tiempo contigo. Aceptas que han pasado veinte, treinta, setenta años con todo lo que eso implica. Y sí, esto puede doler.

Y este dolor te está mostrando una resistencia al cambio. Cuando lo entiendes, lo agradeces de corazón. La gratitud neutraliza el dolor y te permite sentir calma y aceptación para desde ahí crear algo nuevo.

Un día sueltas lo que fue. Sueltas los apegos, los espejismos. Entiendes que eres suficiente o más que suficiente. Te miras al espejo y te dices: «me acepto y me amo tal y como soy ahora». Te parece que tienes demasiadas cosas y comienzas a limpiar, a vaciar. Tú quieres estar contigo.

El apego y la dependencia ocurren porque nos sentimos incompletos. Entonces buscamos cosas, personas, relaciones, lugares y conceptos para llenar esa necesidad interior. Los utilizamos e identificamos como algo «mío», como una extensión de «mí». La pérdida de eso que consideramos «mío» se vive como si fuera la pérdida de una parte del propio ser o una disminución de sus cualidades. El apego crea dependencia y ésta conlleva el miedo a la pérdida. — Dr. David R. Hawkins.

Soltar el apego implica soltar el pasado y el dolor que nos causan ciertos recuerdos y pensamientos. Soltar el pasado y lo que fuimos nos libera.

Con lo que eres ahora, ¿qué quieres crear?

Soltar la historia que te han contado

¿Y si la mayoría de lo que nos han contado ha sido tergiversado, cortado o cambiado para que no sepamos la verdad?

¿Y si vivimos en un holograma y eso que creemos es la realidad es solo una proyección manipulada, un espejismo?

Un mago experto es el que convierte la ilusión del truco en realidad percibida. Un mago experto sabe engañar los sentidos y distraer la atención para que no veas lo que de verdad está sucediendo.

¿Con qué finalidad?

Cada uno/a lo descubrirá en su momento y según su proceso evolutivo. Te invito a investigar. Juntos escribiremos una nueva historia.

 

Soltar la mentira y encarar la verdad

El camino se hace al andar. ¿Qué caminos quieres crear?

Caminar por las vías del amor que somos es un proceso. Por favor, en cada paso, en cada tropiezo, tras cada caída, trátate con amor, bondad y respeto.

Poco a poco y a medida que ganas en experiencia y en expansión de consciencia el proceso se hace más fluido y neutro.

Poco a poco, entiendes mejor el lenguaje de la vida que se expresa en hechos.

Desaprendes lo que te ha enseñado el sistema y conectas con la sabiduría interna de tu esencia. En esa conexión divina es difícil que te vuelvan a engañar y quitas máscaras para encarar las verdades encubiertas. Y como tú has elevado tu vibración, los velos invisibles caen por su propia densidad.

En esta parte del camino, al descubrir las verdades ocultas, puedes sufrir un shock o no. Depende de tu enfoque: centrado en lo negativo o en lo positivo. Tú eliges.

¿En que momento del proceso estás ahora? ¿Has empezado a descubrir las incoherencias del sistema?

Por favor investiga.

Solo te diré que nos han mentido y manipulado desde el inicio de la humanidad. Tras investigar, comenzarás a soltar las antiguas creencias al darte cuenta de que muchas son falsas.

Investiga, si quieres. Tú eliges cómo vives lo que te sucede y lo que descubres.

Algunas verdades duelen. Duele escoger la cura en lugar de la anestesia. Y el dolor pasa.

Ante el dolor, recuerda que todo lo que sucede es parte de nuestra evolución y algo que puede ser considerado como un castigo también puede percibirse como un regalo. Por ejemplo, una enfermedad.

Y agradece. Como te contaba en «Pasos para manifestar una realidad mejor«, la gratitud neutraliza lo negativo y lo doloroso. Te acerca al perdón y te permite sanar más rápido.

Tu consciencia es la luz que ilumina la oscuridad. Tu consciencia descubre las mentiras y encuentra la verdad. Tu consciencia hace parte de una unidad multidimensional que es la fuente creadora en permanente expansión.

¿En qué estado está tu consciencia ahora? ¿Eres un río que fluye, un gas que se expande o un trozo de hielo durmiente?

Una de las leyes de la consciencia es: estamos sujetos a un pensamiento o creencia negativa si conscientemente decimos que nos aplica. —Dr. David R. Hawkins.

Te lo repito porque es muy importante: creas lo que crees.

Todos somos artistas creadores y podemos cambiar la manifestación de la realidad cambiando las creencias y lo que sentimos momento a momento.

El cambio es inevitable y una nueva luz mucho más potente está limpiando la oscuridad que reinaba en este planeta, aunque aún no lo veas.

Así que apaga la tele y tira los periódicos que te venden un futuro tenebroso. Ha llegado la luz para quien quiera soltar las tinieblas y abrazar con el corazón una Tierra llena de colores vibrantes y una renovada humanidad.

Lo mejor está por venir. Solo puedes llenar la jarra si está vacía. El arte de soltar es el camino de la libertad.

¿Te atreves a soltar?

 

Artículos relacionados:

Los 7 espejos del alma

Pasos para manifestar una realidad mejor

Trascender el miedo con confianza

Referencias

Hawkins, Dr. David R. «Letting go», The pathway of surrender (Dejar ir: el camino de la entrega), editorial Grano de Mostaza, Barcelona.

Schucman, Helen, «A Course in Miracles» (Un curso de milagros), Foundation for Inner Peace, Mill Valley, CA

Trascender el miedo con confianza

Kali, óleo sobre lienzo, N.M. Parga

Trascender el miedo no es no tener miedo, es tener la valentía de reconocerlo y sentirlo con la confianza de que puedes atravesarlo con tu luz.

El miedo es la energía dividida dentro de ti.

Aparece cuando una parte de ti espera algo y la otra parte teme que no suceda lo que espera.

¿Estás en conflicto interno entre tu luz (que te acerca a lo divino) y tu oscuridad (que te hunde en el miedo)?

El miedo, que nos separa, es lo opuesto al amor que nos une y que nos permite sentir la divinidad en el corazón.

El miedo es una barrera que envía mensajes negativos y limitantes. Es una niebla que te impide ver la realidad. Es como una capa de aceite que flota sobre el agua y que podemos atravesar y limpiar. Es la montaña de creencias que podemos escalar. —Kryon.

 

El miedo te hunde en la densidad, te enferma y nubla la mente a tal punto que tu percepción se distorsiona, además de hacerte manipulable y dejarte a merced de las mentiras y de la ilusión de la Matrix.

Se manifiesta en ataque, huida, sumisión y sometimiento. También en negación de eso que consideras «no verdadero».

Quien tiene miedo sin peligro inventa el peligro para justificar su miedo. —Alain.

Si actúas por miedo a las consecuencias, estás en el camino de la oscuridad. Si tienes miedo a las represalias y no haces lo que deseas, te están manipulando.

La libertad es la ausencia de miedo. El miedo te esclaviza, te hace presa de tus propios pensamientos.

El miedo no te deja avanzar en la evolución de la consciencia hacia la multidimensionalidad. Este es un tema en el que ahondaré en otro artículo.

El miedo nos hace bajar a la segunda dimensión (yo contra el mundo), nos divide, nos enfrenta. El miedo nos hace ceder nuestro poder. La tercera dimensión es la trinidad, es ser capaz de ver la dualidad. Es observar sin identificarse. Es ampliar la perspectiva. La cuarta dimensión es indagar en mi mundo sutil lleno de posibilidades, en mi inconsciente liberándome de la comprensión lineal. La quinta dimensión es la cohesión, coherencia e integridad del entramado de dimensiones (multidimensionalidad). Con la energía unificada y en coherencia no hay nada que puedan hacernos. —Robert Martínez, astrólogo y politólogo.

 

Respeto tu miedo aunque no lo comparto. El miedo es útil un ratito. No es para regodearse y quedarse a vivir en él. Tiene una función temporal, como el dolor. Tanto el miedo como el dolor son inevitables y son superables.

Todos tenemos derecho a sentir todas las emociones y a liberarnos de ellas. Las emociones son energía en movimiento, si las retienes o reprimes se estancan y crean problemas y enfermedades.

Te invito a tomar consciencia y a liberarte de aquello que te está limitando en cualquier área vital (movimiento, legal, intelectual, condicionamientos, sexualidad, etc.).

¿Reconoces tus miedos?

Las personas que no reconocen sus miedos, se escudan en la precaución, en la seguridad y en la obediencia a la autoridad. Ponen la vida y el amor en pausa por la sensación ilusoria de seguridad, certidumbre, comodidad y protección ante lo que consideran un riesgo. Se mienten a sí mismas.

Donde está tu miedo, ahí está tu tarea. —Carl G. Jung

Lo opuesto a la sanación es el miedo. La sanación se logra con la consciencia de que eso que hacemos envía al cuerpo mensajes de esperanza, alegría, compasión y curación.

Lo primero es escuchar los mensajes de tu cuerpo porque nuestra biología fue creada por una consciencia superior y divina. Por tanto, el cuerpo tiene su propia inteligencia y su lenguaje.

 

Las 4 caras del miedo

Texto inspirado en la charla de Kryon titulada “The four faces of fear”.

Cuando miramos las caras, reconocemos si son amigables o no. Cambian, sonríen, lloran. Mirar el miedo a la cara es reconocer con tu mente a qué temes. Es mirar con ese observador interno que es capaz de percibir la dualidad.

Supervivencia

Es la primera cara del miedo y funciona en el cerebro primitivo que es reptiliano. Es la dualidad pura. Heredamos de nuestros ancestros primitivos el miedo a ser devorados por aquello que no controlamos, ya sea una fiera, la competencia o un problema.

Aunque hemos heredado reacciones instintivas de supervivencia, éstas están programadas y se pueden desprogramar y reescribir. Podemos ir más allá de lo que nos han contado.

Cruza el puente de lo que ignoras hacia lo que vas a saber. Cruza el puente de la consciencia que nos hace pasar del blanco y negro al color, del yin y el yang a un mandala holográfico y sofisticado. Abre la puerta a aquello que no esperas y descubre que eres mucho más de lo que imaginas. Descubre que puedes borrar el miedo de tu cuerpo. —Kryon.

Sobrevivir es el instinto básico. Cuando tienes tus necesidades cubiertas es momento de gozar de la existencia y vivir en plenitud.

El miedo a iluminarte

Cuestionar el discurso oficial puede tener consecuencias negativas, rechazo y castigo o incluso la muerte. Bien lo saben todas las mujeres curanderas que murieron en la hoguera condenadas por brujas durante la inquisición.

Poner en entredicho lo que otros consideran verdadero hace que te señalen como réprobo. Ver el absurdo de las normas cuando otros solo obedecen al que manda puede llevarte a situaciones desagradables. Algunos lo hemos vivido varias veces.

El camino es siempre conocerte a ti mismo/a y honrar tus sentimientos. Tienes libre albedrío. Tú escoges vivir el momento desde la luz o la oscuridad, con amor o con miedo, en paz o en caos.

Reconoce qué es lo que te retiene a dar el siguiente paso y libérate. El miedo no tiene por qué controlar tu vida. Eres luz. ¡Atrévete a brillar!

 

Los miedos que creas

Son la mayoría de miedos que tienes y que programas sin darte cuenta. Tú decides que X es algo que debes temer. Tú te dejas influenciar y contagiar de temor o no.

¿Cuál es tu método para saber qué pasa? ¿Ves, lees, escuchas las noticias? ¿Te has dado cuenta de que las noticias son entretenimiento amarillista? El miedo vende más que cualquier otra cosa.

La solución es muy fácil: apaga la tele, lee noticias positivas, aprende a leer entre líneas y a identificar las falacias, discierne para comprender sin temer. Conéctate con la naturaleza y con la sabiduría de tu alma.

Analiza tus miedos por lo que realmente son y entiende dónde o cómo se generaron.

¿A qué temes?

¿A hablar en público, a hacer el ridículo, al rechazo, a la humillación, a la oscuridad, a los perros, a las arañas, a volar en un avión, a tirarte de un paracaídas, a perder a alguien que amas, a la muerte, etc.?

¿Crees en el infierno y temes el castigo eterno? ¿Crees que hay un bicho en el aire y temes contagiarte, enfermar y morir o que se muera gente que amas?

Son creencias y las puedes desaprender. Son programaciones y las puedes desprogramar. Son falacias y las puedes rectificar.

No eres una víctima.

Eres un ser humano hecho a la imagen del amor divino y tienes las herramientas para crear una realidad mejor. Empieza por tomar consciencia de tus pensamientos y emociones y de cómo éstos influyen en la realidad que percibes y creas.

 

El miedo heredado del linaje, huellas del pasado

¿Es posible heredar el residuo de los miedos y habilidades ancestrales? ¿Es posible heredar miedos y talentos de vidas pasadas?

Honro mi linaje, óleo sobre lienzo, fragmento. N.M. Parga

Quizás ahora evitas el mar porque en otra vida moriste ahogado/a. Quizás tienes instintos suicidas porque en tu árbol genealógico hay varias personas que se suicidaron.

El pasado ya no tiene control sobre ti. Las leyes del karma han cambiado. Los atributos de la nueva energía nos llenan de esperanza y de regalos. Lo que aprendas hoy, lo recordarás la próxima vez. — Kryon.

Los miedos heredados suelen ser irracionales y pueden reescribirse gracias a la visualización y la meditación.

Si temes a hablar en público, visualízate como un gran orador y siéntelo. Si temes a lo desconocido, visualízate descifrando acertijos. Conecta con tus talentos y revelaciones.

¿A qué temes? ¿Dónde o cuándo se generó ese temor?

Identifica tus miedos, plántales cara e ilumina tu propia sombra con la luz de tu consciencia. Tienes el poder de liberarte.

La dualidad se presenta en positivo y negativo. Nos permite elegir.

Tienes libre albedrío para escoger luz u oscuridad. Lo que quizás no sabías es que puedes escoger escuchar la guía de la luz y hacer que la oscuridad cada vez te afecte menos. —Kryon.

La intuición te informa mejores maneras de hacer las cosas. Te avisa de los golpes que vienen para que sepas anticipar y resolver. Cuando escuchas la voz de tu intuición eliges mejor. Nada que temer.

Adiós, miedo

A mí me gusta mirar a los ojos y sostener la mirada, aunque esté mirando alguna cara del miedo. Lo he hecho desde niña y de hecho estoy escribiendo una serie de cuentos de una niña miedosa que va superando uno a uno sus temores infantiles.

Como siempre, el primer paso es reconocer los miedos, para después mirarlos de frente, reírte de ellos o abrazarlos con cariño y despedirlos con gratitud por lo que te han mostrado de ti.

Cuando el poder está fuera sientes miedo. Cuando el poder está dentro sientes confianza. ¿En qué momento has cedido tu poder a los demás? Cree en ti para recuperar tu poder y dar la cara a tus miedos. —Robert Martínez.

Para superar los miedos, también ayuda: hacer lo que te gusta, el contacto con la naturaleza, la risa y el buen humor, los abrazos, hacer deporte, bailar, la presencia con atención plena, estar con la gente que amas y que te hace sentir mejor, hacer ayuno digital (apaga la tele, las redes, etc.).

Hoy te comparto una experiencia que tuve durante un sueño lúcido porque es una manera de encarar el miedo:

Estaba en una casa luminosa y llena de ventanales. Todas las puertas estaban cerradas y me sentía segura y en paz. De pronto, un ser oscuro, encapuchado y con capa negra comenzó a darle golpes a la cerradura del salón donde yo me encontraba. Iba a abrir la puerta a golpes y sentí miedo. Salí corriendo por la casa, me vi en otra casa en la que viví siendo niña, y me di cuenta de que había otras puertas que no se podían cerrar.

¿Y las ventanas? Podía romperlas con una patada. No sabía a donde ir. Mi corazón latía a mil. ¿Cómo protegerme?, me pregunté mientras corría desesperada. Entonces me acordé de lo que dijo el astrólogo Robert Martínez: “es una invasión y tú eres dueña de tu sueño. Si miras a la oscuridad a la cara y soportas la mirada, ella se diluye con tu luz”. Si tengo miedo le doy mi poder, recordé. Adiós, miedo. Mi luz diluye la oscuridad. Así que volví a donde estaba esa figura sombría, que yo podía ver a través de la pared, y le proyecté mi luz como si todo mi cuerpo fuese un potente y luminoso haz. Vete de aquí. Dilúyete, sombra. La cerradura dejó de saltar. La oscuridad se contrajo. Silencio y paz. Me desperté sintiéndome poderosa.

Trascender el miedo no es no tener miedo, es tener la valentía de reconocerlo y sentirlo con la confianza de que puedes atravesarlo con tu luz.

No es porque las cosas parezcan difíciles que no nos atrevemos. Es porque no nos atrevemos que las cosas son difíciles, decía Seneca.

A medida que aprendemos y nos exponemos poco a poco a aquello que tememos, el miedo se reduce y aumentan la confianza y la valentía.

Coraje no es ausencia de miedo, sino hacer lo correcto a pesar del miedo y sin temor a las consecuencias.

No desarrollas valentía cuando todo va bien, sino cuando superas momentos difíciles y desafías la adversidad. —Epicteto.

La ausencia de miedo reduce la oscuridad.

¿Te atreves a superar tus miedos y a creer en ti?

¡Atrévete, tú puedes iluminar la oscuridad que habita en ti! Y todo lo que haces por ti influye en la consciencia colectiva.

 

Artículos relacionados

Miedo, carta a las emociones

Referencias

Kryon Channelling, The blank card, 29-ago-2018

Kryon Channelling, Circle of twelve, 9-feb-21 The four faces of fear, min 20-35

 

Relatos de amor, discrepancia y contraste

Te propongo un reto: compartamos historias bonitas, de superación, de salud, de amistad, de valentía, de risa, de libertad, de amor en medio de la contradicción, de alegría en medio del caos, de compasión en medio de la discrepancia.

Aquí comparto algunas historias que resultarán inspiradoras y bellas para algunas personas o que enfadarán a otras. ¿Observas o juzgas? Esta es la dualidad en la que vivimos. ¡Gracias por leer estos relatos de amor, discrepancia y contraste!

Incluiré nuevos relatos en esta misma entrada.

Pequeñas alegrías y momentos fugaces

Cada vez que salgo de casa a caminar le pido al universo que me despeje el camino.

Mi intención es sonreír mucho y ofrecer la mejor de mis sonrisas a las personas que van sin la mascarilla puesta en el parque.

Hoy somos bastantes: ancianos, adultos y algún niño. Unos caminan bajo los árboles, otros descansan en los bancos, una pareja de cincuentones juega al ping pong. Los jóvenes juegan al baloncesto. Un par de mujeres y hombres corren. Una pareja de sesentones camina: él, sin mascarilla; ella, se la pone y se la quita.

De entre los árboles aparece un elegante abuelo vestido de camisa de lino blanco y pantalón largo. Lleva la mascarilla en la mano y me mira a los ojos. Le sonrío con la más profunda ternura y él me devuelve la sonrisa con reverencia.

“Eres un valiente y estás sano, a salvo”, le bendigo en silencio y él mantiene su mirada y asiente como si leyera mi mente, mientras nuestros caminos se cruzan y nuestros corazones se tocan en un momento fugaz.

 

Flechazo

Vi algo maravilloso un lunes. Nueve meses esperando este momento. El ginecólogo te puso sobre mi vientre y tú levantaste la cabeza y me miraste con esos ojazos de otro mundo para hacer brotar de los míos lágrimas de felicidad, mi pequeño gran amor

Ver en instagram.

Amor sin palabras

Álvaro tiene ocho años y es autista. Leo, mi hijo de once, juega con él en su casa a veces porque es amigo de su hermano.

Una tarde, su madre me llama y me dice: “tu hijo es un ángel. Hay que ver la ternura con la que trata a Álvaro, la paciencia que le tiene. Es una bendición”.

Por eso, el día que Álvaro se me acerca en el patio y, al saber que soy la madre de Leo, me da un beso en la mejilla, me invade una serena alegría, una creciente gratitud, una inmensa satisfacción.

Álvaro no usa ni necesita palabras para expresarse. Un beso sorpresa es más que suficiente para avivar la luz del amor que ha encendido Leo.

¡Gracias, amor!

 

Alegría en medio del caos

Somos vecinas desde hace catorce años y nos encontramos en el patio de la urbanización muy de vez en cuando. Hace cuatro años, su marido le prohibió tener amigas.

Cada vez que nos encontramos, nos abrazamos, si él no está con ella. Esta vez, soltamos lo que llevamos en las manos y nos damos un delicioso abrazo apretado. Con los ojos cerrados y con las mejillas pegadas sin mascarillas, nos olfateamos y hacemos ruiditos, como lo hace una madre con su bebé.

“Déjame verte”, me dice con ojos ávidos y me separa de ella agarrando mi brazo con la delicadeza de una bailarina de ballet. A mí se me enciende el corazón porque sigue viva después de dos intentos de suicidio y de años de maltrato. Ella decidió seguir con él, y aunque no comparto su decisión, la respeto.

Ella, que no tiene trabajo fijo, ahora vende mascarillas de tela personalizadas y limpia peluquerías varias veces al día. Yo, que uso la mascarilla por obligación, lo menos posible, le deseo lo mejor.

¡Que vendas muchas!, le digo de corazón. Ella es un amor y se merece el cielo.

“¡Si vieras todo lo que vendo, es la locura!”, me dice con una sonrisa de anuncio publicitario mientras abre las bolsas llenas de mascarillas de algodón de distintos colores y precios.

“No quiero que me multen”, dice mientras se pone una mascarilla de algodón azul celeste salpicada de estrellas blancas.

Y, a pesar de que ahora ya no veo su bella sonrisa, por primera vez en cinco meses, me alegro de esta locura que estamos viviendo.

 

Discrepancia compasiva

Ha pasado más de un mes desde que nos vimos por última vez y noto los cambios en él. Huyó de la ciudad con su familia en busca de la naturaleza porque quería libertad y casi enloquece durante el confinamiento.

Ahora tiene miedo y no lo acepta. Se ha dejado convencer por la narrativa alarmista bombardeada a través de los medios y rechaza todo lo que no concuerde con ella. Me decepciona.

Cuando le digo que en España la curva de muertos está plana desde mayo, que la mascarilla sobra al aire libre y que no hay rebrotes sino falsos positivos me llama polarizada sin darse cuenta de que él también lo está, por muy neutral que quiera ser.

Me duele verlo hundirse en la oscuridad. Creí que estábamos en el mismo barco. No me escucha y por eso me callo.

«Mañana me hacen la PCR», dice tirando de su cabello enredado entre sus dedos, y siento su ansiedad que viene de lejos y se condensa como la escarcha que cae en un frasco de agua recién agitado. Necesita ese trabajo nuevo que le acaba de salir. Necesita que el resultado del PCR sea negativo. Tiene miedo a enfermarse y a dejar a su familia desamparada.

“Me han enviado el protocolo de seguridad, es un tocho enorme”, balbucea hundiendo y negando con la cabeza entre sus manos. Y sé que va a acatar a raja tabla todo lo que le pidan aunque no le guste.

«No me puedo creer que tantos gobernantes se hayan puesto de acuerdo para limitar nuestros derechos solo por poder y dinero», niega frunciendo el ceño. Siento, en el tono de su voz, la lucha interna de los demonios que él mismo ha creado y que solo él puede desvanecer.

Se distrae para evitar ver su propio vacío. Atenta, le escucho con el corazón y en silencio. Nada que yo diga o haga podrá cambiar el curso de sus pensamientos que revolotean como aves rapaces alrededor de su presa.

Decido no volver a tocar este tema espinoso. Pensamos distinto. Vivimos en dos realidades paralelas. Lo acepto, respiro, espero. Veo en él a un niño asustado y me invade la ternura. Y cuando se despierta la compasión en mí, deseo que él también la sienta por su propio bien.

 

Humanidad

Madame V. es profesora de francés desde hace 15 años. Hoy es el primer día de clases de un nuevo curso después de meses de confinamiento y vacaciones.

Hoy es un día distinto y raro. Y como todos están enmascarados, dice a sus jóvenes estudiantes: «Vamos a quitarnos las mascarillas unos minutos porque quiero que nos veamos las caras y nos presentemos».

Los niños y niñas se las quitan de inmediato, y madame V. los mira uno a uno intentando memorizar sus rasgos y sus nombres mientras asiente con una gran sonrisa traviesa. Ella dirige la sinfonía de sonrisas y miradas cómplices tras las mamparas de cristal que los separan. Y durante esos siete minutos de libertad, respiran a sus anchas, se miran y reconocen la belleza de su propia humanidad.

 

El círculo de mujeres valientes

Mi mano derecha que hacia abajo da, reposa sobre tu mano izquierda que hacia arriba recibe. Sentadas en círculo, alrededor de una vela, sentimos el contacto, el calor de la piel y la vibración de nuestra energía. El aroma del té verde con fresas y de las galletas de coco recién salidas del horno acaricia nuestras fosas nasales.

Nos abrimos a compartir lo que salga en ese momento y a escucharnos con el corazón y sin juzgar. Recuperamos el contacto físico, la cercanía, la familiaridad, la confianza, la risa, la ternura, las ganas de vivir, el gran valor de la maternidad, la necesidad de reflexionar, el gozo de una tarde entre amigas, el placer de respirar en libertad.

Recuperamos en privado lo que nos arrebata el colectivo por temor a un virus. Desencarcelamos las sonrisas, activamos el corazón y disfrutamos del tacto.

Y así, cogidas de las manos, tejemos una red de solidaridad que da la cara y se expresa desde la profundidad y la alegría. Porque para eso hemos nacido, para gozar de la vida en libertad.

Somos valientes: nos abrazamos, nos damos dos besos, nos damos la mano. Da igual haber venido en metro. Las mascarillas, el gel y la distancia personal son elementos de una pesadilla de la que hemos despertado. Estamos sanas y así seguiremos porque sabemos que el poder del amor diluye el miedo y cualquier enfermedad.

 

Escribir para sanar en positivo y manifestar la realidad deseada

¿Te escuchas cuando hablas? ¿Has sentido en tu cuerpo el efecto de las palabras propias y ajenas? ¿Qué sientes cuando alguien te dice que no?

¿Sabías que los titulares negativos consiguen un 63% más de atención que los positivos? Las noticias, la publicidad, la propaganda, el marketing saben apretar ahí donde te duele. Y después de captar tu interés, inyectan emoción al problema para que compres o hagas algo.

Si te fijas, aprendemos a hablar y a pensar dentro de una familia, una sociedad y una cultura. Repetimos esquemas y programaciones de manera automática. Además, tendemos a hablar en negativo y eso es contraproducente.

¿Lo habías notado?

Por eso hoy te propongo escribir para sanar en positivo. Cuando transformas tu diálogo interno, cambias lo que ves fuera.

Pensar, hablar y escribir en positivo es un enfoque que te ayuda a manifestar la realidad que sí quieres.

Como te conté en artículos anteriores, el acto de escribir es terapéutico y ofrece múltiples beneficios como desahogarte, aclarar la mente y facilitar la toma de decisiones.

Hoy comparto un ejercicio transformador. Para que funcione hay que practicar. Lo primero es tomar consciencia (salir del modo automático) para luego cambiar de hábitos y así alinear idea, palabra y emoción.

Nota: todas las emociones son bienvenidas y nos muestran algo de nosotros mismos. Lo importante es lo que hacemos con ellas. Validar las emociones es sacarlas a la luz, sentirlas y luego limpiarlas. Una herramienta para honrar las emociones negativas y liberarlas es el EFT tapping (técnica basada en la acupuntura china).

¿Sabías que las emociones negativas también son creativas?

El poder de las palabras

Las palabras tienen poder: algunas hieren, otras sanan. Pueden unir o separar.

Además, definimos la realidad con palabras. Las palabras que elegimos para narrar nuestras experiencias son importantes.

Lo que te cuentas es lo que te crees y lo que crees es lo que creas.

¿Sabías que los insultos verbales, las quejas y las amenazas de violencia dañan el cerebro? ¿Cómo te estás hablando? ¿Qué te dices cuando te equivocas?

Las palabras más importantes que vas a escuchar en tu vida, las que tienen el mayor impacto, son las que te dices a ti mismo/a. —Marisa Peer.

Esas palabras que te etiquetan, ¿las escogiste tú o alguien más lo hizo y tú te lo creíste? ¿Te atreves a quitarte las etiquetas?

Cada palabra, cada lengua, cada estructura tiene una vibración distinta.

¿Sabías que el cerebro procesa mal las frases negativas?

Si tu hijo/a grita y para que se calme tú le dices levantando la voz: “¡No grites!”, le estás dando un doble mensaje negativo e incoherente.

El “no” acompañado por un tono de voz contradictorio: otro grito. El cerebro bloquea el «no» y se queda con el «grita». Entonces vas a tener más de aquello que querías evitar.

El poder de las palabras. Palabras mágicas. Acuarela N.M. Parga

Si tu hijo/a grita, es mejor decir de manera calmada: “por favor, (aquí el nombre del niño/a), baja la voz”.

También puedes decir: para, deja de, evita, mejor haz X, qué tal si.

Lo mismo pasa cuando enuncias tus deseos en negativo: «no quiero enfermarme», «no me gustan los conflictos». ¿Qué va a pasar? Que sin darte cuenta estás programando tu cerebro para enfermarte y para tener conflictos.

Recuerda: Ahí donde pones tu atención, pones tu energía.

Di lo que sí quieres. Pon tu atención en todo lo que sí deseas manifestar, escoge estar a favor de y tu vida fluirá más fácil.

El cerebro es literal por eso hay que escoger con pinzas todo lo que nos decimos.

¿Y para poner límites?

El no es útil para definir tus preferencias, para delimitar tu espacio, para evitar caer en distracciones. A veces es necesario un: «no, gracias».

Es distinto decir no a expresarse en negativo.

 

Ahora vamos a hacer un rápido ejercicio para sentir las palabras en el cuerpo.

Para un momento y respira profundo varias veces. Conecta con tu cuerpo y sus sensaciones.

Di en voz alta: no a la guerra.

¿Cómo reacciona tu cuerpo con esta frase?

¿Sientes una ligera contracción en alguna parte, tal vez en la boca del estómago, en la mandíbula? ¿Tu cuerpo se inclina?

 

Ahora, di en voz alta: sí a la paz.

¿Cómo reacciona tu cuerpo con esta frase?

¿Sientes una expansión en el pecho? Como si hubieras soltado tensión o peso…

 

¿Sabías que el orden de las palabras altera el resultado?

Así es. El orden de las palabras tiene un impacto emocional en las personas. Por ejemplo:

“La paella estaba deliciosa, pero engorda”.

“La paella engorda, pero estaba deliciosa”.

Son dos frases compuestas por las mismas palabras que no dejan el mismo sabor de boca. Lo último que se dice se percibe como más importante que lo anterior.

¿Por qué? Porque el pero borra lo que está antes.

Todos los «pero» te alejan de tus sueños.

 

Además, el orden al presentar una estadística influye en la reacción y puede ser una forma de manipulación. ¿Te habías dado cuenta?

 

Escribir para sanar en positivo

Este es un ejercicio de escritura terapéutica que requiere un mayor nivel de consciencia y de atención.

A veces es más fácil identificar el lenguaje negativo en las personas que nos rodean que en nosotros mismos.

Así que un primer paso sería observar y escuchar con atención a las personas con las que hablas y lo que lees para identificar cómo estructuran las frases y cómo podrían expresarse en positivo.

Ejercicio 1: Cambia tu lenguaje, mejora tu vida y causa un efecto positivo

Premisa: podemos cambiar los modelos de realidad de causa-efecto. Si estás esperando, no estás creando. Puedes causar un efecto en ti y en tu entorno.

Para modificar la programación de tu mente inconsciente, tiene que haber un cambio fisiológico, de lenguaje y de comportamiento (energía).

La gente que tiene una visión nítida de lo que quiere conseguir es la que lo consigue.

Objetivo: prestar atención a la forma en que hablamos y cambiar algunas frases del negativo al positivo para cambiar el efecto.

¿Cómo?

Transforma estas frases para causar un efecto positivo.

Ejemplo 1:

Frase negativa: No puedes esperar la riqueza para sentirte rico y próspero.

Frase positiva: En el momento en que comienzas a sentirte abundante y digno estás generando riqueza.

 

Ejemplo 2:

Frase negativa: No quiero enfermarme.

Frase positiva: Gozo de buena salud y cuido lo que como, lo que pienso y lo que hago para mantenerme sano/a. Confío en mi sistema inmune.

 

Ejemplo 3:

Frase negativa: No olvides hacer esto.

Frase positiva: Recuerda hacer esto.

 

Ejemplo 4:

Copywriting negativo: ¿Estás harto/a de perder dinero en publicidad?

Copywriting positivo: ¿Quieres invertir mejor tu dinero y magnetizar con otra consciencia?

 

¿Cómo transformarías las siguientes frases para causar un efecto positivo?

No puedes esperar el éxito para sentirte empoderado/a.

No puedes esperar una nueva relación para sentir amor.

No puedes esperar tu curación para sentirte agradecido y completo.

No puedes esperar un momento místico para sentir asombro.

 

Expresar la misma idea de manera + positiva:

La vida es una lucha … + la vida es una aventura.

Es un fracaso … + es un ensayo.

Es un error … + es una lección.

Es un obstáculo …es un reto.

Es una dificultad …es una oportunidad.

Me gustaría …quiero.

Soy viejo/a …tengo experiencia.

Soy incapaz de hacerlo …¿cómo puedo lograrlo?

Voy a intentar …lo voy a lograr.

Es difícil …es formador.

Es estresante …es estimulante.

No está mal …está bien, genial, me gusta.

Tiene suerte …es tenaz.

 

Ejercicio 2: Quema lo que te impide elevarte

Premisa: la limpieza interior pasa primero por identificar todo lo que contamina tu entorno y tu relación con los demás para después liberarte de eso.

Objetivo: identificar lo que no quieres y lo que sí quieres en tu vida.

¿Cómo?

Paso 1: Escribe a mano en una hoja A4 todo aquello que ya no quieres en tu vida, todo lo que te pesa, lo que quieres cambiar, lo que te haría bien soltar. Haz una lista detallada de todos los «no quiero…» y cuando hayas terminado, quémala.

Paso 2: Escribe a mano en tu agenda y de manera positiva todo lo que sí quieres en tu vida, lo que quieres que crezca, tus sueños, tus deseos, describe tu mejor versión. Revisa esta lista varias veces por semana y mira si estás haciendo algo para avanzar en esa dirección.

La vida es como un globo aerostático. Para subir más, hay que saber soltar lastre y arrojar por la borda todo lo que nos impide elevarnos. Raphaëlle Giordano.

 

Ejercicio 3: Bellas instantáneas

Premisa: Observar la realidad desde otra perspectiva te ayuda a abrir la mente a nuevas posibilidades. Todo depende del filtro con el que ves tu realidad. Entrenarte en ver lo positivo hace que cada vez veas y aprecies más lo bello, amable y divertido que te rodea.

Objetivo: entrénate para ver lo bello, amable y divertido.

¿Cómo?

En casa o cuando salgas, en lugar de concentrarte en lo desagradable, feo, irritante, etc., intenta fijar la atención en lo agradable, bello, reconfortante, gracioso. Y cuando tengas un rato describe eso que te ha gustado del día.

Por ejemplo, «esta mañana el amanecer ofreció un hermoso espectáculo. Las nubes de un rosa pálido acariciaban el azul bebé del cielo como si fueran enormes motas de algodón».

 

 

Cambia los pretextos por propuestas.

Cambia la queja por la apreciación.

Deja de preocuparte y refuerza el estado mental que sí te funciona.

 

Al elaborar nuestros textos y frases de una manera diferente, nos abrimos a vivir de una manera distinta. Esta es una clave de pensamiento creativo para vivir la vida que queremos.

Creer y crear están a solo una letra de distancia.

Usa un lenguaje poderoso que abra posibilidades para ti.

¿Te atreves a soltar los viejos paradigmas y a pensar para manifestar?

¿Te ha sido útil?

Por favor, comparte este artículo con alguien a quien pueda interesarle.

¡Gracias!