Sexualidad plena y Adiós, niña buena: ¿cómo surge la idea?

La portada que aparece bajo estas líneas es la de mi próxima novela Adiós, niña buena, que saldrá a la venta en Amazon el 14 de noviembre (en papel). Ya se puede reservar en preventa en ebook (disponible a partir del 16).

Adiós, niña buena

Ilustración: N.M. Parga – Diseño de portada: Jean Assemat

Esta novela romántica adulta lleva detrás el trabajo de más de dos años que empezó con una idea, con un «¿qué pasaría si…?

Si descubriera el orgasmo cósmico…

¿Has leído El gozo de existir?, tal vez recuerdes que en el segundo capítulo, el del ictus, narro la experiencia mística que tuve tras la segunda cirugía a cráneo abierto.

…me relajé y el calor subió de mis pies a mi pecho […] atravesé un agujero negro y del otro lado no había ruido, ni dolor ni frío. Me expandía libre como un gas en una mezcla infinita de amor, paz, bienestar y un inmenso gozo de existir.

Esta experiencia mística (orgasmo cósmico, nirvana, despertar de Kundalini, alucinación debido a la anestesia) o como quieras llamarlo, fue el origen de la idea. Fue una experiencia maravillosa que yo viví de manera espontánea, y que también es posible gracias a la meditación, al yoga Kundalini o al sexo tántrico.

Entonces, me pregunté: ¿Qué pasaría si Sara, la protagonista de la historia, se atreviera a probar algo que nunca antes había hecho? ¿Qué pasaría si ella quisiera sentir un orgasmo cósmico? ¿Qué pasaría si, gracias a un círculo de mujeres, ella decidiera vivir su sexualidad de una manera distinta?

Sinopsis de Adiós, niña buena

Sara lo tiene casi todo: una pareja estupenda, una hija maravillosa, un trabajo que le gusta y un problema: la gula. A sus cuarenta años se ha cansado de ser una niña buena y se siente atrapada en la rutina. Gracias a sus amigas del círculo de mujeres y a Katy, la sexóloga, abrirá su mente y su cuerpo a nuevas experiencias, y descubrirá que nunca es tarde para gozar de una vida sexual plena.

Un viaje a Lanzarote y un encuentro inesperado, la llevarán a debatirse entre lo correcto y la transgresión, entre la seguridad y la aventura, entre el amor duradero y la pasión efímera. ¿Se atreverá Sara a cruzar la línea? ¿Dirá adiós a la niña buena?

Hablemos de sexo…

Let’s talk about sex, baby. Let’s talk about you and me. Let’s talk about all the good things and the bad things that may be… Salt-N-Pepa.

Que pasaría si… tejiésemos una acogedora red para compartir confidencias y anécdotas, sin temor a dejar salir lágrimas y risas, con el corazón en la mano.  Una red donde la naturaleza —femenina y masculina— aflorara sin miedo ni vergüenza. Un espacio de encuentro en el que cada silencio, cada mirada, cada gesto de conexión significara: «sé lo que es y te acompaño» o «no lo he vivido y te respeto».
Un ambiente así —de escucha atenta—, sea en un círculo de mujeres, en un taller de sexualidad o en pareja, abriría nuestra mente y nuestro corazón a nuevas posibilidades, y eso es lo que descubre Sara, la protagonista de Adiós, niña buena.
Aún en una sociedad moderna del siglo XXI, nos quedan algunos tabúes sexuales y bastante por aprender. La sexualidad —que es mucho más que el sexo—, es la base de nuestra vida. Sin ella no hubiéramos nacido.
¿Qué pasaría si conversáramos sobre nuestra sexualidad de manera abierta y natural? ¿Qué pasaría si escogiéramos el amor en lugar de la guerra?
Sexualidad plena, placer
Adiós, niña buena es una historia que nos invita a retomar ese diálogo con nosotros mismos o en pareja, con un enfoque de curiosidad, respeto y autoconocimiento. Es un granito de arena, en la enorme playa de la sexualidad.
Sensual, abierta, amena, Adiós, niña buena, te invita a explorar tu sexualidad, tu placer y tus sentidos a través de un amplio abanico de posibilidades.

¿Quieres probar?

 

Adiós, niña buena, saldrá a la venta en Amazon el 14 de noviembre (en papel). Ya se puede reservar en preventa en ebook (disponible a partir del 16).

Los 7 espejos del alma

Ojo espejoLa herramienta de los 7 espejos del alma nos ayuda a conocernos mejor, a sanar y a tomar decisiones acertadas.

En cada momento de nuestra vida, lo que somos se refleja en el exterior a través de nuestras relaciones personales.  Estas nos muestran lo que no vemos de nosotros mismos a través de las palabras, las acciones y las decisiones de quienes nos rodean.

Los 7 espejos del alma

Los antiguos esenios identificaron el rol de nuestras relaciones personales y las clasificaron con el nombre de los 7 espejos del alma. Hoy comparto la explicación que da el geólogo y científico Gregg Braden sobre dichos espejos.

Tu cuerpo es espejo de tus creencias. Reconcilia y redefine el significado de los sucesos en tu vida. Mira tus logros sin compararlos con los de los demás para permitir mejores posibilidades. —Gregg Braden.

El primer espejo: el momento presente

A veces, lo que vemos alrededor es lo que irradiamos en ese instante, en el momento presente. ¿Ves un patrón que se repite en las personas que están contigo? ¿Es rabia, cansancio, tranquilidad, alegría?

¿Es eso lo que sientes? ¿Las personas alrededor son tu reflejo ahora?

Si la respuesta es no, entonces pregúntate: ¿me están mostrando lo que juzgo en este momento?

El segundo espejo: lo que juzgamos

Todo lo que nos irrita de otros, nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos. —Carl Gustav Jung.

A veces juzgamos a las personas que nos rodean o los otros nos juzgan y nos ponen etiquetas.  Si el comportamiento de la persona con la que estamos nos frustra o irrita, si su actitud desencadena una discusión, tal vez estemos juzgando alguna emoción. La ira y el odio nos muestran nuestra propia herida, dónde no nos estamos amando a nosotros mismos.

Lo que veo en los demás es un reflejo de lo que hay en mí mismo/a.
Los consejos que doy son los consejos que me doy.
Las necesidades que veo en los demás son mis propias necesidades.
Juzgo en otros lo que condeno en mí.
Lo que me molesta de los demás es lo que me molesta de mí mismo, y lo que me agrada de otros también es lo que me agrada de mí mismo.

El tercer espejo: el amor olvidado

En el momento en que miras a alguien a los ojos y sientes una conexión, una familiaridad, una atracción magnética en tu cuerpo, y quieres pasar más tiempo con esa persona, pregúntate: ¿qué es lo que veo en esta persona, de mí mismo/a, que he perdido, que he traicionado o que me han quitado?

El tercer espejo refleja lo que hemos perdido, dejado, perdido de nosotros mismos/as durante la vida, (inocencia, alegría, capacidad de disfrutar, juventud, etc.), con el fin de alcanzar nuestros objetivos, o conseguir más poder o control sobre los demás.

También refleja la atracción que sentimos por alguien que encarna eso que hemos perdido o que otros nos han quitado. Y confundimos esta atracción con el amor. Cuando esa carga que reflejamos el uno en el otro desaparece, muchas parejas se rompen porque creen que ya no se aman, cuando nunca lo han hecho. Otras parejas se dan cuenta que disfrutan mucho la mutua compañía y deciden seguir juntos cuando desaparece ese carga-espejo-atracción.

El cuarto espejo: patrones, adicciones y obsesiones

Este espejo tiene que ver con los patrones de comportamiento repetitivos, las adicciones y obsesiones que se desarrollan despacio y de forma gradual. Este espejo nos permite ver si, poco a poco, estamos dejando a un lado lo que más apreciamos en nuestra vida.

¿Qué hay detrás del alcohol, de las drogas, del sexo, del dinero, del juego, del ahorro, del control? ¿Qué pierdes cuando caes en ese patrón? ¿Qué ganas cuando sanas una adicción, una obsesión?

El espejo de la madre

El quinto espejo: padre y madre

El padre y la madre son los espejos más potentes y más cercanos que tenemos. Ellos nos permiten ver por qué vivimos la vida que vivimos. Ellos nos muestran nuestras expectativas y creencias. Ellos son un ejemplo de lo que queremos repetir y de lo que preferimos evitar. Cuando tomamos consciencia, los liberamos de esa tarea.

Un ejercicio es hacer una lista con las cualidades positivas y negativas de las personas que nos cuidaron cuando éramos pequeños. ¿Reflejan estos adjetivos nuestras expectativas actuales?

Otro ejercicio es cerrar los ojos, respirar profundo y pensar qué nos gustaría decirle a nuestro padre y nuestra madre si nos quedara un minuto de vida.

Y, ¿qué nos gustaría oírles decir a ellos?

Nuestros padres son, por encima de cualquier otra persona, los que nos dan las mayores oportunidades de descubrirnos. Ellos son, durante gran parte de nuestra vida, nuestros mayores espejos. Son los que nos muestran desde su ejemplo de vida lo que no debemos repetir o, en el mejor de los casos, lo que sí es excelente. —Virginia Blanes.

El sexto espejo: la noche oscura del alma

Este espejo nos recuerda que la naturaleza y la vida tienden al equilibrio. Los desafíos (enfermedades, problemas, duelos) suceden cuando podemos superarlos con maestría para liberarnos de nuestros apegos, para vernos de otra manera.

Nosotros creamos esos grandes conflictos cuando tenemos las herramientas y la maestría para aprender de ellos y salir adelante. Son una oportunidad, sin punto de referencia previo, y solo llegan cuando somos capaces de vivirlos.

El sexto espejo nos muestra la percepción condicionada de lo que entendemos por luz y oscuridad. Tanto la luz como la oscuridad existen para mostrarnos algo y existen como un mismo fenómeno. El miedo surge cuando vemos estas dos fuerzas como algo separado.

Al reconciliar las dos fuerzas (luz y oscuridad, bien y mal) y al entender que no pueden existir la una sin la otra, abres la puerta de la compasión. A medida que sanas tus recuerdos, ayudas a sanar la memoria universal del miedo. —Gregg  Bradden.

El séptimo espejo: la perfección en la imperfección

Cuando percibimos los desenlaces de nuestras acciones como logros o fracasos, lo hacemos al compararnos o medirnos con algo externo. El séptimo espejo nos invita a aceptar cada aspecto de nuestra vida, ya sea nuestro físico, nuestro intelecto, nuestras habilidades y experiencias, tal y como son en este momento. Solo juzgamos cuando comparamos con una referencia externa.

¿Te permitirías ser tu única referencia, compararte contigo mismo/a? ¿Con qué regla te mides? ¿Con qué criterio juzgas? ¿Has dado lo mejor de ti?

Este espejo nos invita a permitir ver la perfección en la imperfección de la vida. Es decir, aceptar que todo pasa por una razón y que podemos ser felices, así como somos. Solo nos sentimos imperfectos cuando nos comparamos con algo externo.

En tus manos está la alternativa del cambio, de la evolución, del amor. Los espejos nos ayudan a ver aquello que aún no vemos de nosotros mismos.

¿Qué te parece la herramienta de los espejos? ¿Qué te están mostrando las personas a tu alrededor? ¿Qué necesitas sanar?

 

Referencias

Braden, Gregg. [LamatX], 6-may-2012. The 7 essene mirrors, Youtube, (2 h).

Blanes, Virginia. Amar sin sufrir. El libro de los hijos. No todos somos padres, pero todos somos hijos. Ediciones Gaia. Móstoles, 2017.

 

Escribir para sanar: 5 ejercicios de escritura terapéutica

Escribir para sanarEl acto de escribir es terapéutico. Escribir para sanar es una herramienta que nos puede servir para expresar y canalizar nuestras emociones cuando nos sentimos bloqueados o desbordados.

La escritura es la forma visible de nuestras ideas, emociones, sensaciones, deseos, problemas, expresados en palabras. Al plasmarlas en una hoja las soltamos, las liberamos y así permitimos que nuestra mente descanse.

Nota: La escritura no reemplaza el tratamiento de un psicólogo o de un médico. Si te sientes mal, lo mejor es pedir ayuda a un profesional de la salud.

Beneficios de la escritura

Cuando escribimos para nosotros mismos, la escritura nos permite desahogarnos, desbloquear emociones, conocernos mejor y mucho más.

Organizar el caos y encontrar el sentido

El hecho de escribir ayuda a que ordenemos los pensamientos de forma coherente, dando por tanto esta sensación de “sentido” a lo que sucede. Al aclarar nuestras ideas es más fácil identificar una situación que estemos viviendo y de la que no seamos conscientes.

Avanzar y encontrar soluciones

Al escribir podemos definir unos objetivos (específicos, medibles, alcanzables, importantes) con unos plazos dentro de un plan de acción. Este acto, en sí mismo, nos dará la sensación de logro.

Reconocer conflictos existentes

Al escribir sacamos a la luz lo que sentimos, los pro y los contra de una situación o de una relación y podemos explicarnos aquello que antes no habíamos entendido. Al reconocer el conflicto, la escritura rompe con la repetición de los pensamientos negativos. Es decir, dejamos de rumiar.

Y vistos algunos de sus beneficios, también me gustaría compartir algunos ejercicios en los que podemos escribir para sanar, soltar y sentirnos mejor. Antes, tengamos en cuenta que:

Las palabras tienen poder: algunas hieren; otras, sanan. Con las palabras podemos hacer reír o llorar, animar o desalentar a alguien. Las palabras que elegimos para narrar nuestras experiencias vitales son importantes. Es nuestra decisión escoger y cuidar bien las palabras que utilizamos para comunicarnos con nosotros mismos y con los demás. Parafraseando al filósofo Luis Castellanos.

Nota: todos los ejercicios a continuación son solo para ti. Comparto algunos ejercicios que practico y otros que he leído en libros o en blogs de psicología o para escritores.Escritura terapéutica

5 ejercicios de escritura terapéutica

1. Sácalo de ti

Este es el recurso más rápido y efectivo para encausar las emociones que nos desbordan.

  1. En una hoja en blanco, escribe a mano lo primero que se te pase por la cabeza, sin borrar, sin tachar, sin el freno del juicio o de la vergüenza. Puedes escribir palabrotas, insultos, lo que quieras. Se trata de vaciarte de emociones negativas.
  2. Quema o corta en trocitos ese hoja. Este es un acto simbólico para soltar esas emociones.
  3. Ahora, en otra hoja, escribe cómo te gustaría sentirte, cómo te gustaría que fuera la situación en ese mismo instante. No hace falta romper esta hoja.

2. Escribe una carta

Escribir una carta nos permite aclarar y descubrir nuestras emociones, liberarlas para intentar solucionar un conflicto. Este ejercicio es solo para ti. Después puedes guardar o romper la carta.

La carta de desahogo

  1. En un folio, escribe a mano por qué estás enfadado/a, qué es lo que te molesta de una situación o persona. Deja salir toda la ira que tengas.
  2. Ahora cuéntale a esa persona qué es lo que te causa tristeza, lo que te hace sentir mal o te ha hecho daño. Mira dentro de ti, sin acusar.
  3. Escribe qué miedos o temores identificas bajo esa rabia o tristeza. Qué es lo que te causa temor de esa situación.
  4. ¿Has metido la pata? ¿Has dicho algo que no debías? ¿Hubieras podido reaccionar de otro modo ante esa situación? ¿Hubieras querido utilizar otras palabras? Escríbelo.
  5. Ahora reconoce todo aquello que quisieras agradecer a esa persona. ¿Por qué la aprecias? ¿Qué te gusta de ella? ¿Qué te ha hecho feliz? ¿Qué has aprendido? ¿Qué te ha aportado esa situación o persona?

La carta para hacer las paces

Otra versión de este ejercicio es escribir una carta a una persona que te haya lastimado con el fin de reconciliarte con ella. También puedes hacer las paces contigo si has hecho algo que no querías o de lo que te arrepientes.

  1. Cuéntale cómo te sentiste, sin reproches. Dile cómo te hubiera gustado haber sido tratado/a. Cómo hubieras preferido que fuera la situación. Las palabras tienen poder: algunas hieren; otras, sanan. Ten cuidado.
  2. Después mete la carta en un sobre y pon tu nombre y las iniciales de tus apellidos en el remitente, y en el destinatario pon el nombre del destinatario, y échala a un buzón. Este ejercicio es un acto simbólico por lo que esta carta no lleva ni sello, ni ninguna dirección.

La carta al niño/a que fuiste

Esta carta puede ayudarte a desahogarte, perdonarte, aprender a comprenderte y quererte.

  1. Recuerda al niño/a que fuiste. ¿Qué le gustaba? ¿Qué le alegraba? ¿Qué le daba rabia o tristeza? ¿A qué le temía? ¿De qué era capaz? ¿A qué jugaba? ¿Qué quería ser de mayor? ¿Cuál era su sueño?
  2. Muéstrale tu cariño, tu agradecimiento, tu perdón, tu orgullo, tu comprensión, tu apoyo. Eras pequeño/a y no entendías todo lo que te pasaba. Ahora con ojos de adulto, puedes explicarle sus incógnitas infantiles y reconfortarle.

La carta para leer en tu funeral

Este ejercicio es muy potente porque te hace reflexionar sobre lo que es de verdad importante en tu vida, qué quieres, qué valoras, qué te gustaría hacer antes de morir. Se supone que es una carta para ser leída en tu funeral.

  1. Busca un rato de tranquilidad y, preferiblemente a mano, escribe a las personas a las que quieres dejarles un mensaje o una petición. Comparte una historia que no conozcan o de la que te sientas orgulloso/a. Cuéntales una anécdota divertida para que te recuerden con una sonrisa en sus labios. Expresa palabras de amor y gratitud a las personas que amas. Recuerda que están tristes porque ya no estás con ellos.
  2. Puedes guardarla o destruirla.

3. Reconstruye un recuerdo

Revive alguna anécdota de tu vida que quieras recordar de una forma más amable, puede ser de la infancia o de la adolescencia. Para tomar distancia, escríbela como un relato en tercera persona y haz que el protagonista sea diferente a ti (género, edad, algún rasgo significativo).

Y si no quieres cambiar de protagonista, intenta ver lo sucedido desde otro punto de vista. Quizás puedas comprender mejor las reacciones de otras personas o lo que aprendiste de esta situación. Tal vez veas, escuches o sientas algo que antes no habías visto, escuchado o sentido.

4. Haz una lista o un diario de la gratitud

Como te comentaba en artículos anteriores, escribir un diario de la gratitud ofrece múltiples beneficios para tu salud física y mental. Una lista de agradecimientos nos ayuda a sentirnos mejor, más abundantes y a relativizar los problemas.

  1. Haz una lista de todas esas pequeñas cosas que te hacen sonreír, sentirte a gusto, cómodo/a, feliz. Desde el hecho de haber nacido hasta que hace buen tiempo y brilla el sol. Puedes agradecer por las personas que hay en tu vida, un café con las amigas, una comida en familia, la salud, el amor, algún pequeño logro. Lo que quieras.
  2. En una libreta y por la noche, puedes escribir tres o mas cosas por las que te sientas agradecido/a ese día.

5. Escribe la vida que quieres

Este es un ejercicio de PNL (programación neuro-linguística) y de visualización. Podemos programar nuestra mente con las palabras para crear una realidad como si fuera una profecía autocumplida.

  1. En un folio en blanco, describe, con lujo de detalles, la vida que quieres: tu trabajo ideal, la pareja de tus sueños, la casa que quieres, tu salud, tus logros profesionales, deportivos, artísticos. Cuanto más concreto y específico, mejor.
  2. Escríbela en presente, como si ya la estuvieras viviendo. Puedes adjuntar fotos y volver a escribirla tantas veces como sea necesario para fijarla en tu mente como una realidad.
  3. Puedes leer ejemplos reales de este ejercicio y más información sobre PNL en Poder sin límites de Tony Robbins.

¿Te animas a escribir para ti? Cuéntamelo en los comentarios.

Referencias:

Robbins, Tony. Poder sin límites. La nueva ciencia del desarrollo personal. Ed. Peguin Random House. Barcelona, 2015.

Diana P. Morales. Técnicas de escritura terapéutica.

La gratitud mejora tu salud

La gratitud mejora tu saludLa gratitud mejora tu salud, te ayuda a sanar, te da energía y alegría. Apreciar lo que te da la vida ofrece múltiples beneficios, como lo confirman numerosos estudios médicos.

La gratitud nos ayuda a sanarnos más rápido de una enfermedad y a superar la adversidad

Yo descubrí el poder de la gratitud dos semanas después de mi ictus, cuando recuperé la memoria a corto plazo. Al tomar consciencia de lo que me había pasado, lloré de alegría, a pesar del dolor físico y de que no me podía mover en ese momento.

Ser agradecida aumentó mi energía vital, lo que me permitió sanarme más rápido, volver a caminar y valerme por mí misma. Te lo cuento en el tercer capítulo de El gozo de existir.

Ser agradecida me permitió ver todo lo que me había pasado como un regalo y apreciar mejor el valor de la vida.

Beneficios físicos de la gratitud:

  • Mejora el sueño
  • Reduce la depresión
  • Disminuye el ritmo cardiaco
  • Baja la presión arterial
  • Disminuye el riesgo de sufrir Alzheimer
  • Refuerza las defensas naturales.

La gratitud es vacuna, antitoxina y antiséptico. —John Henry Jowett

La gratitud nos ayuda a dormir mejor por las noches

Así lo demuestran numerosos estudios como el de la profesora en psicología Nancy Digdon, quien afirma que escribir un diario de la gratitud todas las noches ayuda a preocuparse menos y a dormir mejor.

La gratitud aumenta los pensamientos positivos y disminuye los negativos a la hora de dormir, esto ayuda a que nos durmamos más rápido y durante más tiempo, según un estudio de la Universidad de Manchester en Inglaterra. [1]

La gratitud neutraliza las emociones negativas

Lo que tiene un gran impacto sobre nuestra salud. Las emociones como la envidia, la tristeza y el resentimiento nos enferman y destruyen nuestra capacidad de disfrutar y de ser felices.

Si potencias la gratitud, las emociones tóxicas disminuyen y te relacionas de una manera distinta con el mundo, según Robert Emmons, profesor de psicología en la Universidad de California [2].

El remedio es la gratitud. Es poner el foco en lo que ya tienes y ya eres en lugar de centrarte en lo que has perdido o quieres tener.

La gratitud convierte lo que tenemos en suficiente. Es la señal de las almas nobles. —Esopo.

La gratitud mejora nuestra salud y nos hace felices. ¿Vives el poder de la gratitud?

AcuarelaAmapola

Acuarela. N.M.Parga

Ideas para fomentar la gratitud

Primero, para y mira todo lo bueno que ya hay en tu vida. Después, reconoce la fuente de ese bien.

Siempre hay flores para aquellos que quieren verlas. —Henri Matisse.

  1. Escribe un diario de gratitud o, cada noche, piensa en cinco cosas que quisieras agradecer cuando estás en la cama antes de dormir.

2. Agradece, cada día, a las personas que te rodean (familia, trabajo) por algo que hagan o por lo amables que son.

3. Todas las mañanas, al despertar o cuando desayunas, da gracias por un nuevo día lleno de oportunidades.

4. Enfócate en lo que va bien en lugar de darle importancia a lo que va mal. Aprecia lo que ya tienes.

5. Disfruta de las pequeñas cosas: una sonrisa, un beso sorpresa, un amanecer…

6. Incluso, agradece las dificultades porque son lecciones de vida. Estas experiencias se repetirán hasta que aprendamos a apreciar lo que nos hace únicos.

 

Transformarnos en quien queremos ser pasa por aceptar y amar a la personas que ya somos.

¡Gracias por leer este artículo!

Referencias

[1] psychologytoday.com how-gratitude-helps-you-sleep-night

[2] Robert Emmons Why Gratitude is Good

[3] Santé Nature Innovation. Les cinq lettres qui guérissent: MERCI

El poder de la gratitud

Poder de la gratitud¿Hace falta estar al borde de la muerte para darnos cuenta de todo lo que tenemos y del poder de la gratitud?

A veces necesitamos vivir una situación dramática para tomar consciencia de quienes somos y del privilegio de estar aquí.

La emoción más intensa que sentí después de la primera cirugía fue en el momento en que me di cuenta de que había estado a punto de morir pero seguía viva. Una punzada creciente de agradecimiento, amor y felicidad sacudió mi cuerpo en lágrimas. Comenzaba a descubrir el poder de la gratitud.

La cercanía de la muerte me había abierto los ojos para disfrutar más de la vida, que nos ofrece a cada instante una oportunidad, aunque seamos incapaces de verla. Al agradecer cambiamos nuestra percepción para que parte de eso que no vemos se haga visible de alguna manera y se convierta en conocimiento. Allí radica su poder transformador. El gozo de existir, pág. 95.

Nuestra percepción es limitada pero la gratitud hace que veamos más allá, mejora nuestra energía y nuestra visión. Tiene el poder de revelarnos nuestra propia abundancia. Eso lo descubrí después de haber tenido un derrame cerebral y dos cirugías a cráneo abierto.

Ahora me siento afortunada porque sigo viva. Porque puedo caminar cuando se suponía que iba a quedar en silla de ruedas. Agradezco ver, leer y escribir por mí misma aunque haya perdido la mitad del campo visual.

Doy gracias por el regalo de compartir más con las personas que amo. El tiempo que me queda es oro y lo aprovecho lo mejor que puedo. Me siento en gracia por la suerte de estar aquí, ahora.

La gratitud no es una emoción sino una decisión. Nos abre la mente a la idea de que nada de lo que sucede es «malo» para nosotros. A lo que te resistes, persiste decía C.G. Jung. El poder de la gratitud es que cesa la resistencia, afirmó Neale Donald Walsch en Being One Madrid.

 

Pequeñas cosas que nos hacen felices

En los momentos difíciles, me ha ayudado fijarme en todas esas pequeñas cosas que me hacen feliz. Por ejemplo, el cielo azul, el amanecer, las sonrisas de pillos de mis hijos, los besos sorpresa, los abrazos, las palabras amables, los gestos cariñosos, una mirada sincera, un trozo de chocolate, el olor del café por la mañana, un paseo entre los árboles, el sonido de las hojas al viento, las olas del mar que vienen y van, mi camita rica y tantas cosas más.

Incluso aprendí a dar gracias por los tropiezos, problemas y adversidades porque nos enseñan lecciones. También nos empujan a superarnos, a conocernos, a buscar nuevas salidas y soluciones. Así como la lluvia nos permite ver el arcoíris, después de llorar volvemos a reír y con más ganas.

La gratitud es la tabla de salvación que nos permite llegar a la orilla cuando sentimos que nos ahogamos.

Y es que somos abundantes. Necesitamos poco, a menos que nos empeñemos en lo contrario. A menos que vivamos en la insatisfacción de la escasez que siempre pide más. Nadie nos debe nada.

Dejemos de fijarnos en lo que no tenemos o en lo que perdimos. Es mejor apreciar todo lo bueno que hay en nuestras vidas, por pequeño, ajeno e insignificante que parezca. En lugar de luchar contra algo, es más efectivo potenciar el valor contrario. ¿En donde pones tu energía?

 

Ideas para fomentar la gratitud

Dar las gracias nos conecta, nos acerca, nos abre las puertas a la felicidad, al bienestar y a la generosidad.

Para y mira:

El primer ejercicio es muy sencillo: «Para, mira, anda». Es el método para ser felices y ver las oportunidades en cada momento. Perdemos las oportunidades porque no sabemos parar. Abre todos tus sentidos a esta maravillosa riqueza que nos ha sido dada, dice D. Steindl-Rast.

No es la felicidad la que nos hace ser agradecidos, es la gratitud la que nos hace ser felices, afirma el monje benedictino David Steindl-Rast.

La caja de la gratitud:

NMPCajaGratitud

Caja y acrílicos de N.M. Parga

Hay muchos buzones de quejas, reclamos y sugerencias, pero, ¿cuantos para dar las gracias? Este es un ejercicio a realizar en familia, en clase, con amigos o incluso en la oficina.

La idea es dar las gracias a alguien por algo ya sea firmando el mensaje o de forma anónima. Se puede escoger un día a la semana para leer los mensajes entre todos.

Mira este bonito ejemplo de el Aula de Elena.

 

Tres agradecimientos y dulces sueños:

Este es un hábito que tenemos en casa. Todas las noches, cuando los niños están en la cama les pido que den gracias por tres cosas «hoy».

A veces repiten lo mismo: he comido rico, he ido al parque, he jugado con mis amigos. Otras veces agradecen por lo que va a suceder e incluso por algo «malo» que les haya pasado.

Alguna noche están pletóricos y me toca parar, con alegría, la retahíla de agradecimientos.

 

Cuando amanece:

Comencemos el día dando gracias por una nueva hoja en blanco para escribir lo que queramos. Abro los ojos, ¿sigo viva?… ¡Gracias! Por muy enferma o deprimida que pueda estar una persona, siempre hay algo que agradecer. Algo por lo cual ha valido la pena nacer y crecer. Fíjate en los pequeños detalles que te hacen sentir a gusto.

 Cada vez que dices «gracias», el Universo te responde: ¿Qué más te puedo dar?, Mabel Katz.

 

El diario de la gratitud:

Imagina qué bonito sería leer dentro de unos meses o años tus recuerdos gratos. Evocar esos instantes de plenitud en los que has sentido la vida vibrando dentro de ti. Recordar lo que te ha hecho sonreír y estar a gusto en un momento dado.

 

Y tú, ¿cómo practicas la gratitud?

¡Gracias por compartir y por dejar un comentario!

Gracias al Being one Forum

Afortunada, agradecida, conmovida y feliz. Así me sentí el domingo 14 de mayo, gracias al Being One Forum.

Pero empezó siendo un completo caos. Y lejos de toda expectativa, nos dejó variados aprendizajes.

¿Qué nos enseña esta experiencia tan surrealista como inolvidable? ¿Para qué ocurrió tal y como sucedió?

 

El negocio de la espiritualidad

BeingOneGreg

Gregg Braden en Being One Forum Madrid, 12-May-17.

El Being One Forum se vendió como un «foro de diálogo plural y libre sobre qué o quiénes somos y nuestra relación con el universo» que reunía a 12 super-ventas internacionales de la talla de Gregg Braden, Anita Moorjani, Jeff Foster y Neale Donald Walsch.

Previsto para el 12, 13 y 14 de mayo, en el Madrid Arena, cambió a la plaza de toros de Leganés, dos días antes, alegando desacuerdos en las condiciones del contrato con los intermediarios del recinto.

El viernes 12 comenzó con dos horas y media de retraso, sin traducción simultánea a seis idiomas (como prometían), en gradas de cemento frías, con problemas de acústica y goteras. Cosa rara en Madrid, ese día llovió a cántaros. Se cancelaron las actividades paralelas a las conferencias porque la plaza de toros no era el lugar idóneo. Los stands estaban en unas carpas al exterior y muchos asistentes no se enteraron.

La primera ponente y presentadora, Alicia Sánchez, no dio su charla (que empezaba a las 11 am) y a la tercera, Sonia Fernández-Vidal, no se le entendía nada. El eco era tremendo. Por fortuna Sergi Torres y Gregg Braden articularon cada palabra y transmitieron sus mensajes con maestría.

El sábado 13, la entrada estaba prevista para las 8:30 am pero las puertas permanecieron cerradas hasta las 2 pm.

Durante horas, reinó el caos y la desinformación. Ni siquiera los conferencistas sabían lo que pasaba. Como afirmaron en los vídeos y declaraciones que colgaron en las redes sociales ese mismo día. Y lo más surrealista estaba aún por llegar.

Ante la mirada atónita de las miles de personas que estábamos allí, el organizador, Antonio Moll, salió al balcón y pidió más dinero a los asistentes para pagar a los proveedores y personal de seguridad que se negaban a abrir las puertas de la plaza de toros. Aunque ya habían recaudado más de 500.000 euros por las entradas cuyo precio oscilaba entre 70 euros (acceso streaming) y 900 euros (primera fila). No vendieron entradas suficientes para cubrir los costes del evento.

¿Inexperiencia, fracaso empresarial o estafa? Lo cierto es que la espiritualidad también es un negocio. Además de viajar en business, algunos de los ponentes cobran 50.000 euros por conferencia.  Sin embargo, comparten información en sus libros y de manera gratuita en múltiples vídeos en internet.

Y si es un negocio también somos responsables los que pagamos por ello. ¿No nos bastaba con ver los vídeos gratis en Youtube? ¿No nos bastaba con creer en nosotros mismos? ¿Para qué fuimos? Somos responsables de nuestras decisiones y de las consecuencias de nuestros actos, punto.

La gente feliz consume menos y mejor. —Serge Latouche.

Aquí también hay una lección sobre el dinero que Yoselyn Quintero de ArmoníaF explica con claridad. ¿Qué trae el dinero o su falta a mi vida?

El Being One Forum no salió como esperábamos. Eso es verdad. El sábado fue un completo desastre. Aún no sé cómo ni por qué, las puertas se abrieron y el evento continuó. Al parecer hubo gente muy generosa que donó cantidades de hasta cinco cifras.

Los que nos quedamos y volvimos el domingo 14 comprobamos que si la vida te da limones, lo mejor es hacer una limonada.

Distintos puntos de vista

Asombro, tristeza, rabia, frustración, gratitud, compasión, aceptación entre otras emociones mezcladas y contrarias sentimos los que pagamos por ver y escuchar en directo a los ponentes.

Todos los puntos de vista son respetables. Por eso incluyo el de la ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico en contra de afirmaciones y terapias «pseudocientíficas», para quienes este evento era un «peligroso circo de charlatanes».

Una vez allí, durante las horas de fila el viernes y el sábado, algunos hicimos nuevos amigos y tratamos de reírnos de la situación y de nosotros mismos. La vida es demasiado corta como para no gozarla. Y cuando te lo pasas bien, el tiempo vuela.

Otros, más enfadados, despotricaron contra los organizadores, llenaron hojas de reclamación, crearon una plataforma de afectados, interpusieron demandas en los juzgados de Leganés. Incluso pidieron cárcel para Antonio Moll, el creador del evento.

También hubo quien agradeció a los organizadores por esta «experiencia de limpieza y cambio de consciencia para sanar. Por la oportunidad de crecimiento personal a todo nivel».

Todo esto con una tranquilidad y respeto que no se vería en ningún concierto, evento político o partido de fútbol. Era de esperar por el público allí presente. ¿Quién va a este tipo de eventos?

 

El perfil de los asistentes

Escritores, artistas, músicos, coach, psicólogos, terapeutas alternativos, humoristas, médicos, emprendedores, curiosos y supervivientes.

Personas que han sufrido accidentes graves, enfermedades crónicas, procesos difíciles. Gente que ha superado la adversidad y ha cambiado de camino. Y los que todavía siguen intentando salir del del pozo negro. Así como seres que han escuchado la llamada para estar ahí. Como dijo Neale Donald Walsch:

«Estás aquí porque tenías una cita con tu alma. No hay ninguna información nueva en el universo».

¿A qué fuimos? En mi caso, a que me recordaran, de manera clara, interesante e incluso divertida, lo que ya sabía. Y a que me pusieran las pilas. No basta con saber, hay que vivirlo y compartirlo.

¿Para qué?

Sin duda, el Being One Forum nos dejó muchas enseñanzas a manera de metáfora. Aquí menciono algunas.

La primera, a través del retraso y de los problemas de sonido

Esta experiencia es una representación de que no estamos centrados. Si no oyes bien, tienes la posibilidad de encontrar tu lugar. No puedes comunicar ni escuchar si no estás en tu sitio.

Nunca falta ni sobra nada en el presente, si tú estás en él. Si interpretas la interpretación llegarás tarde. Atrévete a vivirlo, afirmó Sergi Torres, fisioterapeuta y conferencista.

 

La segunda, como ejemplo de paz dentro del caos

Con Gregg Braden hicimos una meditación para tomar consciencia del corazón y de su conexión con el cerebro. Nos pidió que cerráramos los ojos para sentirnos a salvo en nuestro mundo interior. ¿Quién le teme aún a la oscuridad?

Cuanto mejor nos conozcamos a nosotros mismos, mejores decisiones tomaremos y mejor aceptaremos los cambios por venir. Conocernos también significa aprender a armonizar cerebro y corazón para que fluya la intuición.

La forma cómo respondes a una pregunta es la respuesta de la siguiente. Es la base de tus decisiones y de tu salud. La pregunta es ¿quién soy?, afirmó Gregg Braden, geólogo y científico.

Con Mooji, el domingo, la meditación fue más larga. Cerramos los ojos y escuchamos su profunda voz.

Deja fuera el pasado y el futuro. Vacíate de todo ahora. Mantén la mente neutra. Presta atención a lo que valoras. Si estás en paz verás que eres uno. No estás probando la vida, eres la vida. Siente tu naturaleza original, dijo Mooji.

La tercera, desde la improvisación y la generosidad de los traductores, presentadores, bailarinas, pianista y ponentes voluntarios

¿Quién soy? ¿cómo reacciono ante una situación caótica? ¿qué puedo dar? Eso lo vivimos quienes estuvimos en el Being One Forum el sábado.

Robin Sharma, Alicia Sánchez, Alex Rovira y Anita Moorjani estuvieron a pie de calle, sonriendo, firmando autógrafos y hablando con las personas que les rodeaban. Sin temor a la multitud cansada, enfadada y sorprendida ante lo que ocurría.

Sergio Cánovas, dejó el curso que estaba impartiendo en Alicante, para desplazarse a Madrid y ofrecer un regalo a los asistentes del evento. Una beca de 1.200 € en cursos del Instituto IFI (organización de formación en desarrollo personal) para todo aquel que tuviera una entrada del Being One.

¿De qué tamaño es el corazón? No lo sé. Solo sé que al ver y escuchar a Anita en el escenario, al ser testigo de tanta generosidad, mi corazón se expandió al tamaño de esa plaza de toros. Sentí mucho amor y gratitud.

 

La cuarta, es la aceptación de que todo tiene cabida

Incluso lo negativo. La decepción, tristeza, rabia, frustración que sentimos cuando las cosas no salen como queremos hacen parte de la vida.

La violencia comienza al separar lo espiritual del cuerpo y de las emociones. Cuando creamos divisiones dentro de nosotros y escapamos de nuestra propia experiencia. Todo es vida y todo tiene cabida. Hasta lo que consideramos «negativo». Ser espiritual es vivir la vida tal y como sucede. Solo recordarás los momentos en los que estuviste realmente presente, afirmó Jeff Foster, astrofísico.

 

La quinta es que podemos agradecer hasta lo que consideramos «malo»

BeingOneNeale

Neale Donald Walsch en Being One Forum, Madrid, 14-May-17.

Porque la adversidad es una oportunidad que la vida nos da para demostrar nuestra divinidad. Es una posibilidad de cambiar la forma como experimentamos todo aquello que se repite en nuestras vidas. A veces, la única forma de entenderlo es viviendo una experiencia dramática.

La herramienta más poderosa que tenemos es la gratitud. Es una decisión, no una emoción. Es la única alternativa a cualquier maestro espiritual. La gratitud abre la mente a la idea de que nada de lo que te sucede es malo para ti. Cuando vemos todo como bendiciones, todo nos bendice, afirmó Neale Donald Walsch, al autor de Conversaciones con Dios.

 

La sexta es el buen rollo de los abrazos y del baile

Con el que Mabel Katz comenzó su presentación sobre el Ho’oponopono. El arte hawaiano de la resolución de problemas. Según Joe Vitale, se centra en cuatro afirmaciones: te amo, lo siento, perdóname y gracias.

Los abrazos son la mejor vitamina. Vamos a tratarnos mejor. A cuidarnos. A darnos las gracias, sin quejarnos cuando todo sale mal. Lo que nos pasa son oportunidades para corregir errores. Porque la felicidad es una decisión.

El dinero es importante porque es la primera excusa para no hacer lo que sí quieres hacer. No necesitas tanto para ser feliz. […] Hay lista de espera para nacer en la tierra. Es un privilegio estar aquí. […] Ya lo sabes todo…¿Qué estás esperando?, afirmó Mabel Katz.

 

Estas y muchas más enseñanzas y vivencias nos dejó el Being One Forum. No era lo que yo esperaba pero salí de allí sintiéndome afortunada, agradecida, conmovida y feliz. Fue una lección de vida inolvidable.

Lo siento por las personas que vinieron de otros países y no hablaban ni español ni inglés. Lo siento por los organizadores porque están metidos en un tremendo lío legal. Lo siento por todos los que se dedican a quejarse y a descargar bilis. Ojo que necesitáis limpieza de hígado urgente.

Antonio Moll pidió perdón el sábado y el domingo. Comprendo que para algunos esto no sea suficiente y quieran la devolución de su dinero. Todos tenemos derecho a equivocarnos.

Yo estoy satisfecha y más que a gusto con lo que pagué. Quisiera haber dado más.

¡Ah! y la vida me tenía otra grata sorpresa. Ahí, en la Plaza de toros de Leganés hay un restaurante paisa donde venden la comida colombiana más rica que he probado en España.

También conocí gente maravillosa, con quienes pienso seguir en contacto.

¡Gracias al Being One Forum! Gracias a todas las personas que lo hicieron posible.

 

Referencias de los ponentes

Sonia Fernández-Vidal, La puerta de los tres cerrojos

Robin Sharma, El monje que vendió su ferrari, El líder que no tenía cargo

Neale Donald Walsch, Conversaciones con Dios

Gregg Braden, La matriz divina

Mabel Katz, El camino más fácil

Joe Vitale, El poder de la atracción

Mooji, Antes de yo soy

Jeff Foster, La vida sin centro

Anita Moorjani, Morir para ser yo

Emmanuel Dagher, Prosperidad fácil

Enric Corbera, El soñador del sueño

Don Miguel Ruiz, Los cuatro acuerdos

Álex Rovira, La buena suerte

Sergi Torres, ¿Me acompañas?

Alicia Sánchez, Tus sueños te están esperando

Ama y atrévete a ser quien eres

ManosNirvana¿En cuántas ocasiones te han dicho: «Ámate a ti mismo»? A veces, para entender un mensaje, debemos escucharlo con frecuencia y de diferentes personas. Necesitamos oírlo de distintas maneras para poder asimilarlo. Así somos los seres humanos.

 

Cada cual escucha, ve y entiende lo que quiere o necesita en un momento determinado. En otras palabras, «resonamos».

Tras haber estado al borde de la muerte, llegué a la conclusión que el amor me había salvado. Además, sentí que la gratitud me había ayudado a sanar más rápido.  Y me pregunté: «¿Qué significa amarme a mí misma?»

 

El gozo de existir

Por eso decidí compartir mi testimonio en El gozo de existir. Donde cuento los pasos en el camino que fui descubriendo al andar. Algunos mensajes podrán hacerte sonreír, llorar o reflexionar.

No pretendo decirle a nadie qué hacer ni cómo vivir su vida. Tampoco es necesario sufrir un ictus o el acoso moral para tomar consciencia y liberarse de ataduras mentales. Sin embargo, creo que todo lo que nos sucede, pasa por algo y nos lleva a ser quienes somos.

Desde mucho antes de mi ictus, yo había decidido seguir un camino espiritual personal fuera de cualquier religión o ideología. Había iniciado el proceso de toma de consciencia, que aún continúa. Después, decidí escuchar mi corazón y la voz de mi intuición en cada momento. Decidí fluir y ser fiel a mí misma para disfrutar mi vida y amar más y mejor.

En estos días, leí Morir para ser yo de Anita Moorjani y amplié mi consciencia al respecto. Por eso me gustaría destacar algunos de nuestros aprendizajes y mensajes. Aclaro que la experiencia cercana a la muerte de Anita fue mucho más consciente, amplia y reveladora que mi nirvana. Sin embargo, ambas experiencias nos han abierto los ojos.

 

«Deberíamos estar muertas, pero seguimos vivas»

Para empezar, eso tenemos en común Anita y yo. También nos recuperamos más rápido de lo «normal».  Ella tuvo una remisión espontánea del cáncer de linfoma que arrasó su cuerpo dejándola en coma. Mi recuperación tras la hemorragia cerebral y dos cirugías a cráneo abierto fue milagrosa.

 

Diferencias que enriquecen

A pesar de estar en coma, Anita fue consciente de todo mientras moría y tenía una claridad mental impresionante. Yo no me di cuenta de que me estaba muriendo. Además, tras despertar del coma me falló la memoria durante dos semanas.

Anita tuvo una experiencia cercana a la muerte y fue consciente de todo lo que sucedía a su alrededor. Era capaz de sentir lo que sentían los demás mientras su cuerpo estaba muriendo. Se comunicó con la presencia de su difunto padre y de su mejor amiga. Incluso se vio a sí misma en vidas paralelas y simultáneas. Y llegó a la conclusión que Dios es un estado de ser.

A lo largo del libro, ella menciona varias razones para su curación. Por ejemplo, la total ausencia de creencias y pensamientos le permitió a su cuerpo reiniciarse.

 

Anita decidió volver a su cuerpo

Durante su experiencia cercana a la muerte supo que sanaría en cuestión de días. Supo que el miedo la había enfermado y que ahora sería capaz de vivir sin miedo.

La clave de mi curación fue el amor incondicional hacia mí misma, que eliminó mis miedos, afirma Anita Moorjani (p. 203).

En cambio, creo que no decidí seguir viviendo. Siento que esa energía infinita, ese amor incondicional, me devolvió a la orilla de esta vida. Me rendí y dejé que el amor se hiciera cargo de mí. Eso me salvó.

Además de la historia personal, Anita comparte su profunda comprensión de la realidad tras su ECM, por lo que recomiendo la lectura de su libro. Para mí ha sido una revelación y una alegría ver escritas en sus palabras una versión de mis aprendizajes.

Anita, gracias por recordarnos que ya somos lo que necesitamos ser. Gracias por animarnos a expresar nuestra singularidad sin miedo.

Puntos en común

Ambas decidimos escribir nuestras experiencias y aprendizajes para compartirlos con quienes quieran leer y escuchar. Las dos comprendimos que nuestras enfermedades eran parte de nuestra razón de ser, de nuestro propósito. Y nos sentimos profundamente agradecidas por una segunda oportunidad.

Vida contenida en una jaulaLas dos tomamos consciencia del estado de expansión sin los límites de los cinco sentidos que perciben el tiempo de forma lineal. Razón por la cual ella habla del cuerpo como confinamiento y yo le llamo la jaula.

Al experimentar el estado maravilloso de la vida sin un cuerpo, las dos perdimos el miedo a la muerte. Ambas quisimos quedarnos en ese estado indescriptible de amor, bienestar y gozo. En ese estado del ser en el que no hay pensamientos.

Ambas nos preguntamos: ¿Quién soy? ¿Para qué he nacido? ¿Cuál es el sentido de esta vida? ¿Qué significa ser yo misma?

Las dos seguimos aquí para transmitir un mensaje y vivirlo. Todos somos amor y somos capaces de disfrutar el regalo de la vida sin miedo.

 

Aceptación y confianza

Aprendimos a aceptar

La aceptación es el estado en donde ocurren los cambios más positivos. Cuando aceptas, permites que todo sea tal como es. El universo nos da solo aquello para lo que estamos preparados y cuando lo estamos. Eso significa aprender a vivir en la incertidumbre para abrirse a nuevas posibilidades.

Me acepto cuando me permito ser yo misma y vivir plenamente. Me permito sentir lo que me molesta y lo que me gusta, sin luchar. Acepto mis sentimientos y pensamientos negativos y los dejo ir.

Acepto que todo pasa por una razón. Me pregunto ¿para qué?

Algunos hechos o personas son bendiciones, otros son lecciones.

 

Aprendimos a confiar

La aceptación y la confianza van de la mano. Somos parte de una sabiduría mayor que ya está en cada uno de nosotros. La clave es permitir que nos guíe, nos proteja y nos de todo cuanto precisamos para nuestro bienestar y felicidad. Es soltar y dejar ser.

Cada momento alberga infinitas posibilidades. Lo que sucede es lo que tiene que pasar me guste o no. Y al llegar a este punto, me pregunto: «¿Qué es lo que no veo aún?

Todo lo que es para mí llega a mi vida sin esfuerzo, afirma Anita Moorjani.

 

Aprendimos que el cuerpo refleja el estado interno

Si creemos que lo externo tiene más poder sobre nosotros que lo interno, nos descentramos y enfermamos. Cada dolor, cada catarro, cada molestia es un mensaje de nuestra naturaleza a través del cuerpo.

Las respuestas siempre están en nuestro interior. ¿Desde cuando me sucede? ¿Hay algo que no haya salido como yo quería? ¿Qué me impide hacer este dolor? ¿Me trato con amor y respeto? ¿Me perdono? ¿Por qué me siento así?

La enfermedad no es un enemigo contra el que hay que luchar. Esta visión bélica está basada en el miedo. Y el temor es la causa del malestar. Así que al luchar contra la enfermedad estamos alimentando la energía que la ha producido: el miedo.

Al contrario, los síntomas son la forma que el cuerpo utiliza para curar un problema más profundo. La enfermedad es un mensaje. Por eso te digo: Deja de luchar y cambia el cha,cha,cha. Tal vez si escuchas el mensaje y haces los cambios necesarios, los síntomas remitan en cuestión de días.

 

Ama y atrévete a ser quien eres

Nacemos completos como semillas de posibilidades. Cada uno tiene una posición y un propósito singular en el tejido de la vida. ¿Qué nos impide ser lo que somos? Hemos nacido para aprender a expresar nuestra propia esencia que es amor.

Lo único que tenemos que hacer es permitir lo inesperado. Permitir que las cosas sucedan. Cada cual permite o limita cuanto quiere que entre en su vida.

El propio acto de aceptarme y permitirme sentir sin juzgarme es un acto de amor por mí misma, dice Anita (p. 215).

Ser yo misma es centrarme. Es reconocer mi lugar en el universo y sentir mi conexión con todo lo que existe. Como una gota en el océano, o un grano de arena en la playa. Más ser y menos hacer.

Atreverme a ser lo que soy implica estar donde, cuando y con quien quiero estar. Significa ser consciente de si mis decisiones están motivadas por el miedo o por el amor.

Supone dejar ir las creencias que ya no sirven. Soltar o liberar todo vínculo o apego con cualquier expectativa o resultado es curativo.

Amarse a uno mismo es conocerse, es reírse de los errores y poner límites.

Si escuchas a tu verdadero ser, cualquier camino que escojas será el correcto, afirma Anita.

 

¿Escuchas a tu verdadero ser?

¿Qué significa para ti amarte a ti mismo/a?

¡Ama y atrévete a ser quien eres!

 

Referencias

MOORJANI, Anita. Morir para ser yo (Dying to Be Me). Traducción: Puerto Barruetabeña. Madrid: Gaia Ediciones, 2012. (Original EE.UU: Hay House, Inc. 2012)

Alimentos afrodisiacos y libido

Alimentos afrodisiacosHay dos afirmaciones con las que tal vez estés de acuerdo: «El sexo es salud» y «somos lo que comemos». ¿Mito o realidad?, San Valentín puede ser una oportunidad para festejar con alimentos afrodisiacos.

Haz el amor y no la guerra. —Lema pacifista popularizado por Penélope y Franklin Rosemont en 1965.

El sexo es salud

Los beneficios de una vida sexual satisfactoria son muchos. Entre otros, el sexo aumenta las defensas, mejora la oxigenación, mejora la luminosidad de la piel, disminuye las migrañas y los dolores menstruales, quema calorías y mejora la autoestima.

La sexualidad es mucho más que el sexo. Es también la imagen que tenemos de nosotros mismos, implica desarrollar nuestra identidad, los roles de género. Es aprender a expresarse, a pedir deseos y establecer límites. La sexualidad tiene que ver con el respeto, la intimidad y la seguridad, afirma Ineke van der Vlugt, experta en desarrollo sexual juvenil en Rutgers WPF, el instituto de investigación sexual holandés.

¿Somos lo que comemos?

Por otro lado, algunos hemos comprobado en carne propia las diferencias de estado físico y mental al cambiar nuestros hábitos alimenticios. Por eso, afirmamos que sí somos lo que comemos.

Aunque en la medicina moderna occidental hay muchos detractores de esta idea, la milenaria medicina china nos recuerda la importancia de la alimentación para la salud, el sexo y la larga vida.

No se trata de hacer un régimen de un mes y ya. Para gozar de los atributos nutricionales hay que incluir estos alimentos en la dieta diaria. Toca cambiar los hábitos alimenticios, remplazando los productos procesados por verduras, frutas, especias y legumbres.

Además, un afrodisiaco es una sustancia que incrementa la libido o deseo sexual. Los alimentos considerados como afrodisiacos tienen una función vasodilatadora o están implicados en un proceso de tipo hormonal. Por lo que pueden estimular la excitación sexual y favorecer otros procesos fisiológicos.

Sin embargo, el mejor afrodisiaco es la imaginación y la predisposición psicológica a gozar.

 

Ten en cuenta que…

  1. El estrés, la monotonía, el cansancio, la disfunción sexual, enfermedades metabólicas o crónicas, así como ciertos medicamentos afectan la libido.
  2. La comunicación entre la pareja es fundamental para determinar si es necesario acudir a un especialista o si se puede solucionar el problema cambiando los hábitos.
  3. La sexualidad es en esencia una cuestión de hormonas. Se asocia el deseo a la testosterona; el amor, a la dopamina, la noradrenalina y la serotonina. La confianza, el cuidado y la formación de vínculos se relaciona con la oxitocina.
  4. Los alimentos nutren pero no hacen milagros. Para tener una vida sexual satisfactoria tienes que poner de tu parte.

 

La libido es un goteo. Poco a poco la aumentas o la pierdes y solo te das cuenta cuando el vaso está lleno o vacío. No hay nada milagroso que la aumente de golpe, afirma Carolina Armero, sexóloga.

 

16 alimentos afrodisiacos para deleitar el paladar

Aguacate: es rico en ácido fólico, vitamina B6, potasio, ácidos grasos omega-3 y ácido oleico. Es un estimulante sexual de gran valor energético.

Almendras: Los poetas de hace siglos pensaban que el aroma de las almendras despertaba la pasión de las mujeres. Su alto contenido de arginina y vitamina B3, promueven la vasodilatación, lo que aumentaría la libido.

Cacao: El ‘alimento de los dioses’ contiene teobromina, un alcaloide estimulante similar a la cafeína. También tiene feniletilamina, químico del amor; anandamina, una endorfina que nos hace sentir bien y triptófano, esencial para el neurotransmisor de la felicidad: la serotonina.

Chocolate negro: Revitaliza el sistema nervioso y ayuda al cerebro a producir serotonina lo que mejora el estado de ánimo.Fresa

Espárrago: es una gran fuente de potasio, fibra, vitamina B6, vitamina A, C, tiamina y ácido fólico. Este último se dice que aumenta la producción de histamina necesaria para alcanzar orgasmos en ambos sexos.

Fresas: estimulan las glándulas endocrinas y relaja el sistema nervioso.

Garbanzos: rico en zinc, vigoriza y realza la libido.

Higos: Se dice que era la fruta favorita de Cleopatra. De alto contenido en betacaroteno, sustancia que impacta en la producción de hormonas sexuales. Además mejora el deseo y equilibra los estrógenos.

Mango: contiene betacaroteno que ayuda a la generación de estrógenos y testosterona. Tiene muchas vitaminas que mejoran la producción de esperma. Además, contiene triptófano, aminoácido y neurotransmisor de la melatonina, la serotonina y la niacina.

Miel: rica en boro, ayuda a promover la utilización y metabolización de la hormona sexual femenina. Además aumenta los niveles de la hormona responsable del deseo sexual en la sangre.

Ostras: Las ostras crudas tienen alto contenido en zinc, lo que eleva el esperma y la producción de testosterona, y eso aumenta la libido. Al igual que algunos pescados, las ostras contienen ácidos grasos omega-3, que aumentan su bienestar general e incluso ayudan a reducir la depresión.

Piña: Rica en Vitamina C y utilizada en tratamiento homeopáticos para la impotencia.

Rúcula: diurética, digestiva y afrodisiaca (contiene triptofano).

Sandía: es el Viagra natural. Gracias a la citrulina, contenida en la parte blanca, relaja los vasos sanguíneos y mejora la erección. También es rica en licopeno, beneficioso para el funcionamiento del corazón y de la próstata.

SandiaTrufa: los griegos y romanos la consideraban afrodisiaca porque estimula y sensibiliza la piel al entrar en contacto con ella.

Vino tinto: tomado con moderación desinhibe y vasodilata. El alcohol reduce la potencia sexual y la sensación de placer.

Especias y plantas afrodisíacas

Albahaca: fortalece el sistema nervioso y el sistema digestivo. Disminuye la fatiga, la inflamación y el insomnio.

Anís: disminuye las flatulencias y el mal aliento. En Oriente se emplea para curar la impotencia

Canela: Estimula el riego sanguíneo en la zona abdominal y genital. Aumenta así la facilidad para lograr la excitación, y en el caso del hombre también para alcanzar y mantener la erección. En la mujer, disminuye los dolores menstruales.

Chile: Su capacidad para liberar endorfinas puede causar un ‘subidón’ en el estado de ánimo. El calor que genera el chile calienta el cuerpo, enviando el impulso de arrancar la ropa.

Ginseng: mejora la potencia sexual y disminuye los problemas de disfunción eréctil.

Jengibre: tiene fama de ser un eficaz potenciador sexual. Además, mejora las defensas, estimula los nervios y vasos sanguíneos.

Mostaza: desde hace siglos se cree que estimula las glándulas sexuales e incrementa el deseo.

Nuez moscada: tiene fama de ayudar a retrasar la eyaculación.

Vainilla: dicen que el aroma y el sabor de la vainilla incrementan la pasión.

Alimentos a evitar en San Valentín

Es mejor evitar alimentos que causen gases, mal aliento o eructos:

Quesos y productos lácteos: causan gases, mocos y mal aliento.

Chicle: produce gases.

Ajo y cebolla: dejan un fuerte olor y pueden causar eructos y reflujo.

Otros alimentos pueden alterar nuestro olor, sabor, sudor y fluidos corporales. Por ejemplo, el ajo, la cebolla, los espárragos, la canela, el curry, la pimienta.

Ideas para una vida sexual plena

Acepta tu cuerpo: dile adiós a los complejos y exigencias.

Juega y explora: prueba nuevos sitios, posiciones, experiencias.

Cuídate y ámate: con una alimentación saludable, ejercicio, cariño y generosidad.

Prepara el momento: sorprende a tu pareja con un ambiente especial, lencería sexy, etc.

 

¡Feliz San Valentín! brindemos por el amor y la amistad.

 

Referencias

ARMERO,  Carolina. El Paraíso secreto.

DE BÉJAR, Sylvia. Tu sexo es tuyo. Barcelona: Editorial Planeta S.A. 2011.

REID, Daniel. El Tao de la salud, el sexo y la larga vida. Traducción de Jordi Mustieles. Girona: Ediciones Urano, S.A. 2003.

PUGET, Henry. Lune et Santé, mode d’emploi. Genève (Suisse): Éditions Minerva, 2009. pág. 93.

Claves y fases para recuperarse de un ictus

DCAAl año, los ictus o accidentes cerebro vasculares afectan cerca de 17 millones de personas en todo el mundo. Causan la muerte de seis millones. Y su aparición provoca más discapacidad y muertes prematuras que el Alzheimer y los accidentes de tráfico juntos. El tiempo, tanto en la detección como en el inicio de la rehabilitación, es clave para recuperarse de un ictus.

El ictus o accidente cerebrovascular, es un trastorno brusco de la circulación que altera una región determinada del cerebro. Puede producir lesiones cerebrales, y dejar secuelas funcionales.

Si has sufrido un ictus, o estás cuidando a un familiar, recuerda que:

No hay lesión cerebral lo suficientemente leve para ser ignorada ni lo suficientemente grave para pensar que no hay esperanza. -Hipócrates.

Posibles secuelas

Dependiendo del daño cerebral, se pueden presentar, a parte del dolor y las molestias propias a la cirugía, entre otras:

Acúfenos o tínnitus: es la percepción de ruidos (zumbido, tintineo, pitido) en el oído que no corresponden con ninguna señal acústica en el entorno.

Afasia: pérdida parcial o total de la capacidad de hablar como consecuencia de un trauma o de una lesión cerebral. La afasia no afecta sólo al habla, afecta a todas las áreas del lenguaje expresión, comprensión, lectura y escritura. Dependiendo del tipo de Afasia nos afectará a una u otra e incluso todas las áreas.

Disfagia: dificultad o imposibilidad de tragar.

Espasticidad: Se refiere a músculos tensos y rígidos.  Los reflejos son más fuertes o exagerados. La afección puede interferir con la actividad de caminar, el movimiento o el habla.

Hemianopsia: pérdida de la mitad, o parte, del campo visual.

Heminegligencia: dificultad para percibir y procesar los estímulos externos (espacial y sensitivo). Cuando el hemisferio derecho se daña, la persona desatiende lo que pasa por su lado izquierdo.

Hemiplejía: parálisis de un lado del cuerpo causada por una lesión cerebral o de la médula espinal.

Hemiparesia: disminución de la fuerza motora o parálisis parcial que afecta un brazo y una pierna del mismo lado del cuerpo.

Síndrome de enclaustramiento: (locked-in syndrome) la persona está alerta y despierta pero no puede moverse o comunicarse verbalmente debido a una completa parálisis de casi todos los músculos voluntarios en el cuerpo excepto por los ojos.

Trastorno cognitivo: trastorno mental que afecta a las funciones cognitivas, principalmente, la memoria, la percepción y la resolución de problemas. Como la amnesia, la demencia y el delírium.

Vértigo: es una sensación aparente de giro o movimiento, en la que la persona siente que gira o se mueve, o que el mundo está girando en torno a ella.

 

El tiempo, clave para recuperarse de un ictus

Según los especialistas, la recuperación depende de:

  1. El tamaño de la lesión.
  2. La zona en la que se haya producido.
  3. La velocidad de acción con que el neurólogo pueda tratar al paciente.

Así mismo, el tiempo, la intensidad adecuada y un equipo multidisciplinar durante la rehabilitación son factores clave para apreciar las mejorías.

Sean cuales sean las circunstancias, para recuperarnos de esta enfermedad, pasamos por distintas etapas.

 

Primera fase: aceptación y duelo

Pasada la sorpresa y el susto, entramos en una etapa en la que nos solemos preguntar los porqués. Es normal. De golpe, hemos perdido nuestra vida tal y como la conocíamos. De repente, nos convertimos en unos bebés dependientes.

Poco a poco descubrimos los trastornos que limitan los movimientos del cuerpo y la expresión de nuestras ideas y sentimientos. Desde leves secuelas hasta el síndrome del enclaustramiento.

Sí, suele ser doloroso para los pacientes. También es difícil para las personas que nos cuidan.

Además, estamos perdidos y no sabemos muy bien cómo proceder ni qué es lo mejor para nuestra recuperación.

Entre las recomendaciones iniciales, podemos enumerar:

1. Inclinar la cama unos 30-45 grados.

2. Al comer, llevarse bocados pequeños a la boca si no hay dificultades para tragar.

3. Tras el baño, secar muy bien las heridas y el cabello.

4. Caminar a menudo, si es posible.

5. Dormir y descansar. El ruido y la luz suelen ser muy molestos tras las cirugías.

Para mayor información mira esta guía de la Enciclopedia Médica MedilinePlus.

 

Segunda fase: volvemos a casa y ahora qué

Los médicos suelen dar una estimación del tiempo necesario para volver a llevar una vida “normal”. Es decir, para recuperarse y acostumbrarse a las secuelas. En el mejor de los casos, ese proceso tarda entre seis meses a un año.

Cuando sales del hospital, te parece que un año es mucho tiempo. Pero cuando comienzas la rehabilitación, la fisioterapia y demás tratamientos, te das cuenta de que el tiempo vuela. Y sientes que no volverás a ser como antes.

A los cuatro meses y a los cinco años, suele haber una revisión con el neurocirujano. Al año, hacen una resonancia magnética con contraste, u otra prueba, para verificar que todo esté bien.

En esta etapa, buscas información en internet ya que los médicos suelen decir lo estrictamente necesario. Quieres saber por qué te ha pasado, qué hacer para recuperarte mejor, cuándo debes ir a urgencias.

A veces nos preocupa saber cómo diferenciar los dolores de cabeza y cuándo ir al médico. En general, si el dolor no se quita con analgésicos, si tienes fiebre o sangran las cicatrices, debes ir a urgencias.

En esta etapa, es muy importante el estado físico y anímico de la persona. Si ya sabes cuales son tus limitaciones, puedes ponerte pequeños retos y dividirlos en tareas.

Al comienzo cuesta. Pero poco a poco lo vas logrando, tal y como lo cuento en El Gozo de Existir.

La buena noticia es que con persistencia, paciencia y mucha determinación podemos volver a ser autónomos.

Habrá días mejores. Otros días nos sentiremos muy cansados y sin fuerzas. Cuando el cuerpo nos pida silencio y reposo, habrá que hacerle caso.

 

Asociaciones y centros de rehabilitación del daño cerebral

Esta información es para las personas que viven en España. Si vives en otro país, es recomendable que preguntes al personal médico (que te atendió o que atendió a tu familiar) cuáles son los centros de rehabilitación recomendados y las asociaciones de pacientes de referencia. Si no te responden, insiste. En Internet hay demasiada información y depurarla toma tiempo hasta dar con los centros y asociaciones más adecuados a nuestras necesidades.

APANEFA (Asociación del daño cerebral sobrevenido)

CEADAC (Centro de referencia estatal de atención al daño cerebral)

FEDACE (Federación española de daño cerebral)

SOMOS PACIENTES (Comunidad de asociaciones de pacientes)

CONVIVES Asociación sin ánimo de lucro para personas con espasticidad

 

Tercera fase: ya me siento capaz de retomar mi trabajo, mi vida

El 40% de las personas supervivientes de un ictus quedan con alguna discapacidad. Aún así, es posible reintegrarse al trabajo, aunque a otro ritmo.

Hay personas que se recuperan muy bien y sin secuelas. Muchas no quieren volver a hablar del tema.

Otras aprenden a sobrellevar las secuelas permanentes. Además, se adaptan o buscan tácticas y herramientas que hagan más fácil la realización de tareas sencillas.

A veces, el superviviente se plantea retos deportivos. Como correr una maratón, hacer el Iron Man o participar en una competición de ciclismo.

También hay quienes deciden compartir su experiencia a través del arte. Ya sea escribiendo un libro, pintando y participando en charlas.

Es esta etapa, la mayoría de las personas trata de cuidarse mejor. Porque quien ha sufrido un ictus tiene mayor riesgo de volverlo a padecer.

Uno de cada cinco afectados por ictus recae a los tres años, según la Sociedad Española de Neurología.

No obstante, esta enfermedad se puede evitar con hábitos saludables. Además, prevenir el ictus es posible si se conocen y controlan los factores de riesgo.

Recomendaciones para recuperarse de un ictus y evitar su reincidencia:

El 50% de los ictus son prevenibles, por eso ten en cuenta:

  1. Seguir una dieta saludable, rica en frutas y verduras. Baja en sal y en grasa.
  2. Hacer ejercicio con regularidad.
  3. Evitar el tabaco.
  4. Limitar el consumo de alcohol.
  5. Equilibrar los factores de riesgo personales (peso, tensión, azúcar, colesterol).
  6. Reducir el nivel de estrés.
  7. Controlar las cardiopatías, en concreto, la fibrilación auricular.
  8. Evitar el consumo de pastillas anticonceptivas.

 

Una reflexión para terminar

Si crees que la vida es una lucha y que hay que combatir la enfermedad, sentirás mucho cansancio y los altibajos de la victoria y la derrota. Pero si el enfoque bélico te funciona, allá tú.

Creo que no se trata de luchar contra el ictus, sino de superarlo como en una carrera de obstáculos de distintos tamaños y variadas dificultades.

Además, si aceptas la enfermedad como un mensaje de la vida a través del cuerpo lo llevarás mejor. Es una llamada a la humildad, a vivir el presente, a ver lo que aún no ves.

La aceptación te permite entender para qué ha sucedido. Porque todo pasa por una razón.

Cada persona decide vivir la enfermedad como un castigo o como un regalo.

Tú puedes escoger ver la dificultad como una oportunidad de aprendizaje.

Mucho ánimo tanto si te estás recuperando como si estás cuidando a un familiar dependiente.

Cuando cambias la forma en que miras, las cosas que miras cambian. – Dr. Wayne Dyer.

¿Cómo llevas tu recuperación o la de la persona que estás cuidando?

¡Gracias!

7 Ideas para sobrevivir al mobbing o acoso moral

NMParga Ojo lágrima mobbingCada vez hay más personas que sufren acoso moral y más libros especializados en este amplio tema. Pero cuando lo vives, tienes poco tiempo para leer.  Por eso, aquí encontrarás las claves para sobrevivir al mobbing.

Imagina que la gente con la que pasas más tiempo te rechaza. Son tus compañeros de clase o de trabajo. Hagas lo que hagas y digas lo que digas, no encajas. Te excluyen.

Te sientes mal. No entiendes qué pasa ni por qué reaccionan así.

Otras veces no son tus compañeros sino tu jefe/a quien hace de tu día a día una misión imposible.

Te pones de los nervios y a la defensiva.

Tal vez confundes el acoso moral con el Burnout o el síndrome del quemado.

Te haces muchas preguntas. Te enfermas, te distraes y cometes fallos de puro cansancio. Pierdes tu energía creativa y te cuesta solucionar problemas cotidianos.

Llega un momento en que no quieres levantarte de la cama y el camino hacia el trabajo es una montaña rusa de la que te bajas con náuseas.

Hasta que un día, te sientes incapaz de volver allí. Vas al médico y tienes la suerte de que te da la baja.

El problema inicial para el acosado, que menciono en el primer capítulo de El Gozo de Existir, es que no es consciente de la situación hasta que es demasiado tarde.

El proceso del mobbing, o acoso laboral, es tan sutil que dudas si son sólo ideas tuyas. Se parece a la fábula de la rana y el agua hirviendo:

Si metes una rana en una olla con agua templada y la pones a calentar, la rana no se da cuenta de que la temperatura está aumentando y muere cocida. En cambio, si echas una rana en una olla con agua hirviendo, el animal saltará de inmediato.

El mobbing es un proceso que suele pasar desapercibido. Es una muerte lenta. Pero si lo detectas a tiempo puedes superarlo y revertirlo.

7 Ideas para sobrevivir al mobbing o acoso moral:

1. Presta atención e identifica la situación

El camino para llegar al pozo del desánimo es largo. Todo empieza con una falta de respeto, sea en forma de broma, comentario, gesto.

Después viene la manipulación, las falsas acusaciones, los rumores, la exclusión de forma repetitiva y disimulada. Para terminar con una muy variada serie de estrategias que te dejan sin trabajo y con problemas de salud.

Infórmate, trata de entender por qué te están acosando, con qué tipo de acosador te enfrentas, qué tipo de registros y pruebas necesitas para probar la situación de acoso, qué medidas de protección de riesgos laborales hay en tu empresa.

Más abajo te dejo los nombres de los expertos por si quieres leer alguno de sus libros.

2. Recuerda que eres inocente

Los antropólogos han detectado que el mecanismo del “chivo expiatorio“, en muchos grupos humanos en crisis, sucede de forma espontánea. Cuando hay conflictos, una persona termina “pagando los platos rotos” de los demás, y todos tan contentos.

Ser inocente te libera de la culpa pero no de la responsabilidad. Eres responsable de tu bienestar, de tu salud física y mental.

Cuando vives a una situación de acoso, debes sacar la fuerza interior para afrontar el aspecto depredador de la naturaleza humana.

En el mundo animal, hay tres posibilidades: luchas, huyes o te dejas aniquilar.

Las personas que mejor se recuperan de los traumas, son aquellas que actúan para liberarse del miedo y salir de la situación.

3. Busca apoyo

Lo mejor es que busques apoyo psicológico para trabajar tu autoestima. Para que aprendas a responder a los ataques de manera efectiva y asertiva. Para que te recuperes más rápido una vez solucionado el conflicto.

No sirve cualquier psicólogo. Un especialista en acoso, con un enfoque cognitivo conductual te puede ayudar mejor. O la terapia EMDR.

También necesitas el apoyo de tu pareja, de tu familia, de tus amigos, de algunos de tus compañeros. Identifica quién está de tu lado.

Para sobrevivir necesitas personas que te apoyen estés donde estés. Los agresores escogen a los que consideran menos respaldados por su condición, edad, procedencia.

Inspírate en el método KIVA. En muchos casos, los espectadores piensan que lo que pasa es normal, incluso divertido, aunque tengan una opinión subyacente diferente. Lo que se pretende hacer a través del método es influir en dichos espectadores para que no participen indirectamente en el acoso.

4. Aprende a poner límites 

Poner límites es esencial para detener la intensidad de las agresiones. Recuerda que el agua se está calentando y va a hervir.

Los expertos dicen que en el fondo todos los agresores son unos cobardes. 

Así que sé firme y hazte respetar, de forma educada. Protege tu espacio personal.

Rechaza las obligaciones y responsabilidades que no te corresponden. 

Aclara los malos entendidos, solicitando aclaraciones sobre las acusaciones generales con detalles específicos. A veces es mejor hacerlo por escrito.

Recuerda: necesitas pruebas y testigos.

5. Reconoce y evita la manipulación

Si tu primer impulso es decir que no y luego de dejas convencer, puede que te estén manipulando.

Los manipuladores se valen de muchas tácticas como la simplificación, la generalización, la exageración, la transposición, la orquestación, la confusión, el veto.

Ante estas tácticas, existen técnicas para neutralizar la manipulación. Por ejemplo:

1. Tómate tu tiempo para dar una respuesta con un “me lo voy a pensar”.

2. Sé firme y ten en cuenta que la otra persona puede usar la ira, la vergüenza, la culpa para obtener lo que quiere.

3. Aprende a decir que no sin dar explicaciones.

4. Potencia la táctica opuesta para defenderte. Ante la simplificación, detalla. Cuando haya generalización, especifica. Disminuye el efecto de las exageraciones. Ante la confusión, aclara la información y las dudas.

6. Equilibra la balanza

Se trata de potenciar el efecto contrario. Piensa cómo desarrollar una cualidad opuesta a un defecto.

Le envidia del otro disminuye con tu generosidad. Su rabia disminuye con tu calma. Tu presencia y participación hacen contrapeso a la exclusión. Sus mentiras se desvanecen con tu verdad. El odio desaparece cuando hay amor.

Para neutralizar el aniquilamiento del acoso necesitas ganar más presencia física e intelectual en reuniones, eventos, proyectos e iniciativas, afirma Iñaki Piñuel, psicólogo especialista en acoso y profesor en la Universidad de Alcalá.

Concentra tu energía en lo que quieres conseguir. De esta manera el defecto morirá de inanición y la cualidad opuesta nacerá y se fortalecerá cada vez que intentes llevarla a la práctica.

Para equilibrarse, la balanza necesita tu perdón. Esto no significa que te dejes lastimar, sino que te liberes de rencores y pongas límites.

 

7. Piensa en qué podrías cambiar

Si ya te ha pasado, la idea es que no se vuelva a repetir en otro sitio y con otra gente.

Es una ley de vida: si no aprendes la lección, vuelves a tropezar con la misma piedra.

Cuando el patrón se te repite a ti, significa que algo debes cambiar en ti para que no te vuelva a pasar.

La situación que vives o las personas que te rodean son un espejo que te muestra algo de lo que no eres consciente. Lo que no quieres ver ni escuchar.

Piénsalo, pregúntatelo.

La llave del conocimiento se basa en hacerse preguntas formuladas correctamente. Estas preguntas nacen de la curiosidad a cerca de lo que hay detrás de la evidencia, de la apariencia.

Además, los expertos calculan que un 2% de la población es psicópata. Muchos de ellos están en puestos directivos. Es una realidad y a veces nos topamos con ella.

Nuestra vida moderna actual, redefinida por el neoliberalismo, no sólo favorece la proliferación de una nueva clase de verdugos laborales sino que también nos encarcela en un sistema mental en el que el trabajo es sinónimo de realización personal. Lo que nos lleva a explotarnos a nosotros mismos hasta el colapso. -Byung-Chul Han, filósofo.

Pregúntate si eres tu propio verdugo y si vas de camino al colapso.

Los expertos

En los años sesenta, el psicólogo y profesor Heinz Leymann identificó un comportamiento hostil tanto en escuelas como en lugares de trabajo. Fue el primer investigador y divulgador de este tema en Europa.

Marie-France HirigoyenIñaki Piñuel, describen con claridad, en sus numerosos libros, las características comunes de los acosados y los perfiles de los acosadores, así como las distintas formas de acoso que se pueden presentar y sus causas.

Los dos autores tienen más de una decena de libros sobre acoso moral, en el trabajo, en la vida cotidiana, en la relación de pareja.

 

CaperucitaRojaV2Espero que estas 7 ideas para sobrevivir al mobbing te sean útiles.

Me encantaría que compartieras en los comentarios alguna otra clave para afrontar el acoso moral.

¡Gracias!