Ciclo menstrual: el superpoder de conocer las fases y las hormonas

Fases del ciclo menstrual. Ilustración: N.M. Parga

Conocer las fases de tu ciclo menstrual es un superpoder.

Puedes entender lo que te pasa, organizarte para ser más creativa, más productiva y para estar más tranquila.

El poder de tu ciclo tiene que ver con tu conocimiento de cómo cuidarte. Es tu capacidad para moverte con las fuerzas de la vida, de la muerte y de la renovación. Es conectar con tu sabiduría.

Cuando conoces tu ciclo, te conoces mejor y la vida fluye de una estación a otra.

Así como cada mujer es única, cada ciclo menstrual es único. Por eso es tan importante prestar atención a nuestro ciclo, a nuestro cuerpo y llevar un registro o un diario.

Somos cambiantes. No menstruamos igual a los quince, a los veinte ni a los cuarenta. Además, el ciclo se modifica con las emociones, la alimentación y el entorno.

Durante el ciclo menstrual hay cambios en el cuerpo: útero, ovarios, pechos. Estos cambios los producen las hormonas sexuales femeninas que preparan el cuerpo para un posible embarazo.

Nota: si tomas anticonceptivos no estás ovulando y te desconectas del ciclo natural de tu cuerpo. Además, la intervención química tiene efectos adversos.

El baile hormonal

Nuestro cuerpo es una fiesta en la que bailan las hormonas y cuando aparece el primer río rojo comenzamos a sentirnos como varias mujeres en una. No estamos locas. Somos cíclicas y multifacéticas.

Las hormonas son sustancias químicas mensajeras del cuerpo que le indican, por ejemplo, cuando puede crecer, activar o desactivar funciones corporales, también influyen en nuestro estado de ánimo. Se producen en las glándulas, centros de energía que condensan agua.

La hipófisis o glándula pituitaria regula el ciclo menstrual y segrega la FSH y la LH. El ovario segrega los estrógenos y la progesterona.

FSH (hormona folículo estimulante)

Se segrega al comienzo del ciclo. Estimula al ovario para que genere folículos que son los que guardan óvulos en distintos estados de maduración. Estimula la producción de ovocitos, de estradiol y de estrógeno.

Esta hormona influye en los procesos para nutrir una idea.

LH (hormona luteinizante)

Selecciona el óvulo más maduro y lo hace salir del ovario. Está alta en la ovulación.

Es la hormona de la valentía. Influye en los procesos de sacar y compartir una idea, o proyecto que está maduro.

Estrógenos

Segregados por el ovario, participan en el desarrollo sexual de la mujer y regulan el ciclo. Contribuyen a la producción de moco cervical (abundante, acuoso y elástico) durante la ovulación y también engordan el endometrio. Suelen estar altos en la etapa fértil y en la premenstrual. Con los estrógenos, se activan las feromonas (que nos hacen más atractivas y libidinosas).

Es la hormona de la esperanza, la creatividad y la belleza de la vida. Influye en los procesos de nutrición y fortalecimiento, que requieren constancia: estudiar, cuidar un bebé, hacer ejercicio. 

Progesterona

Segregada por el ovario después de la ovulación. Su función es incrementar el grosor endometrial para que el embrión pueda implantarse y dé lugar a un embarazo. Está alta después de la ovulación. Es la reina de la fase lútea. Relaja e inflama.

Es la hormona que cuida lo creado. Acoge a la niña interior. Calma. Da una visión profunda, ve la verdad. Conecta con la Tierra. Nos vuelve sensibles al dolor de la naturaleza. Saca el enojo de lo que ve. Está relacionada con los procesos de cierre: termino una relación.

 

Ahora que sabes un poco más sobre estas hormonas, deja que se hagan voz y pide lo que necesitas. Escucha sus mensajes en tu cuerpo.

 

Fases del ciclo menstrual

El ciclo menstrual es el tiempo que pasa entre el primer día de la menstruación

hasta el día antes de la siguiente. Aunque la duración media del ciclo es de 28 días, puede oscilar entre 22 y 35 días.

La fase folicular dura entre 7 a 21 días y comprende la menstruación y la preovulación.

La fase lútea dura entre 10 a 16 días y comprende la ovulación y la premenstrual, según la doctora Enriqueta Barranco Castillo.

Fase menstrual

El ciclo comienza con el sangrado que es producto de la expulsión de un tercio del endometrio. Los otros dos tercios son reabsorbidos por el cuerpo. El endometrio es el revestimiento interno del útero y se renueva todos los meses con el fin de albergar un embarazo.

La duración habitual del sangrado es de 3 a 7 días. Si el sangrado es intenso y dura más de 7 días se considera menorragia. En cambio, la ausencia de sangrado durante más de 90 días se considera amenorrea.

¿Te has tocado tu cérvix con los dedos? En esta fase, el cuello del útero está más duro, oscuro y salido hacia la vagina. Es como la punta de la nariz.

En esta fase solemos estar más conectadas hacia dentro, más reflexivas e intuitivas. Necesitamos parar, descansar y cuidarnos. Es un buen momento para visualizar lo que queremos.

 🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de: la bruja o anciana, la osa, la luna nueva y el invierno.

Mito 1: el dolor menstrual es normal. El dolor menstrual es habitual pero no es normal. Menstruar puede doler por distintas causas, problemas ginecológicos, hormonales, emocionales, estrés, etc.

 

Cuando nos damos el espacio y nos cuidamos, el sangrado dura menos y la menstruación a penas molesta.

Si hay dolor vaginal, este disminuye al recuperar la movilidad amplia del ano y la vagina. Para ello, la fisioterapeuta del suelo pélvico Marta Torrón dice: «contrae los músculos de tu perineo, suelta y puja durante varios minutos. Es mejor si además de sentir te miras tu vulva con un espejo para que aprecies la diferencia en cada movimiento».

 

Fase folicular o preovulatoria

En ella se produce el crecimiento de los folículos ováricos. Cada mujer nace con una reserva ovárica de unos 500.000 folículos. Y esta información ya está contenida y es heredada de los ovarios de la abuela. De todos los folículos que se desarrollan en un ciclo menstrual, gracias a la FSH, solo uno de ellos madura completamente (folículo de Graaf).

Durante esta fase, de duración variable, la temperatura baja unas décimas. El flujo vaginal puede ser blanco y espeso, aunque hay días secos.

Cuando preovulamos solemos tener más energía, fuerza y concentración. Nos apetece salir y hacer más actividad física. Es un buen momento para crear, estudiar y cambiar hábitos.

🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de: la doncella, la pantera, la luna creciente y la primavera.

Mito 2: Aunque solemos decir: «se me adelantó o atrasó la menstruación», lo que realmente ocurre es que se adelanta o atrasa la ovulación. Y por eso, la fase preovulatoria es la más variable. Esto puede suceder por estrés, por cambios en la alimentación, por pérdida brusca de peso o por actividad física demasiado intensa.

Fase ovulatoria

Los niveles de estrógenos continúan incrementándose y el óvulo más maduro sale del ovario, se desplaza por las trompas de Falopio hasta llegar al útero. Lo habitual es que el óvulo sobreviva hasta 24 horas fuera del ovario. Si en este tiempo entra en contacto con un espermatozoide, puede ser fecundado y producirse un embarazo.

¿Cómo saber si estás ovulando?

* La ovulación ocurre alrededor del día 14 del ciclo. Es decir, si tienes un ciclo de 23 días, estás ovulando alrededor del día 9 del ciclo.

* Tu temperatura se eleva de 3 a 5 décimas.

* El cuello del útero se encuentra más profundo, abierto, claro y blando.

* Durante el período fértil, la mujer segrega moco cervical que es transparente y elástico, parecido a la clara de huevo.

* Podemos sentir molestias en el ovario que está ovulando y sensibilidad de los senos.

Solemos estar más sociables, radiantes, comunicativas. Puede que tengamos más libido y sueños vívidos. Es un buen momento para ordenar, trabajar en equipo, conseguir y atraer lo que queremos.

🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de la madre, la loba, la luna llena y el verano.

Mito 3: los ovarios se alternan y ovulamos una vez al mes. Podemos ovular más veces por un ovario que por otro. No se alternan siempre: una vez el derecho y a la siguiente el izquierdo. En el caso de dos ovulaciones en un ciclo, la segunda sucede en un plazo de 36 horas después de la primera.

 

Fase premenstrual o lútea

Sucede después de la ovulación hasta que vuelve el sangrado menstrual. Cuando no hay fecundación, el folículo se contrae dentro del ovario y los niveles de estrógenos y progesterona empiezan a reducirse.

Esto hace que el endometrio sea eliminado dando lugar a la menstruación. El cuerpo lúteo se mantiene entre 12 a 14 días.

En esta fase el flujo vaginal puede presentar grumos. También puede haber días secos.

Solemos estar más orientadas hacia dentro. Más creativas, espirituales y conectadas con la intuición. Necesitamos un tiempo a solas. Y si no nos cuidamos, explotamos. Es un buen momento para evaluar, limpiar y soltar.

🧡 Esta fase se relaciona con los arquetipos de la maga o chamana, la lechuza, la luna menguante y el otoño.

 

Síndrome premenstrual

Se da cuando los estrógenos siguen altos en la segunda fase del ciclo y hay menos progestágenos de lo normal, debido a los disruptores endocrinos que funcionan como hormonas (agua embotellada, cosmética con parabenos, embalajes plásticos, textiles, detergentes, pesticidas, productos de limpieza, los recibos de caja térmicos).

Hay una relación entre la producción de estrógenos y el aumento de insulina. La necesidad de comer dulce se relaciona con la resistencia a la insulina. Toca romper el círculo vicioso (hiperglucemia-hipoglucemia) con alimentos de bajo índice glucémico, saciantes y con fibra. Por ejemplo, un trozo de chocolate negro al 85% con nueces, afirma la ginecóloga Miriam Al Adib.

En esta fase y durante la menstruación, la mujer puede sentir cambios bruscos de humor, pechos sensibles e hinchados, hinchazón del abdomen, retención de líquidos, acné, cansancio. Además, aunque no a todas les pasa: cólicos, náuseas, dolor de cabeza, de abdomen, de espalda, tensión en la vulva. Antojos, menor concentración.

Como te decía antes, estas son las características principales de cada fase del ciclo y son una guía. Cada mujer es distinta, por ejemplo, algunas sienten mayor libido durante la ovulación y otras, durante la menstruación.

Lo importante es que te conozcas, te escuches y te cuides a ti misma.

Menstruar significa que estamos saludables y vivas.

Celebremos cada mes la fiesta del río rojo. ¡Brindemos por la vida!

Artículos relacionados

Vulvas sanas y autocuidado

Taller: ciclo menstrual y primera menstruación online

 

Referencias

Sobre disruptores endocrinos, Medina, Miguel Ángel, «La recomendación de que los niños no coman atún llega 20 años tarde», El País, 19-nov-19

Sobre el Autor: Nohora

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.