Cómo identifico mi polaridad femenina (parte 1)

Cuando hablamos de polaridad masculina y femenina, no hablamos ni del sexo biológico ni del género ni de los roles asignados por la sociedad.

Todos los seres humanos somos una mezcla de energía femenina y masculina. Ninguna es mejor que la otra, las diferentes cualidades que realza cada extremo de la polaridad muestran funciones distintas, no jerarquías.

La energía es una fuerza vital que fluye y cocrea. Todos somos una danza energética de las polaridades masculina y femenina. Cuando las identificamos y aceptamos, nos damos permiso para conocernos, amarnos y mostrar nuestra mejor versión en cada momento.

La polaridad

La polaridad es la condición de lo que tiene propiedades opuestas, como los polos. Lo que nos permite distinguir entre sí las cualidades de cada uno, así como apreciar los contrastes.

Las polaridades son las fuerzas determinadas por la experiencia de lo que somos.—Carmen Enguita

Cuando estas dos fuerzas se alternan y cooperan en equilibrio, la vida es armónica, intensa y fluida.

Todo el universo está regido por dos fuerzas en constante atracción. El Taoísmo habla del Yin y el Yang. El Hinduismo, de Shiva y Shakti. La física habla de que hay un polo positivo y uno negativo. En la naturaleza siempre hay una fuerza que emite y una que recibe. El Tantra habla de energía femenina y masculina.—Francisco Fortuño

Las polaridades femenina y masculina se manifiestan en todo lo que existe. Por ejemplo, en un río, ¿qué crees que tiene polaridad femenina y qué masculina?

 

El cauce del río expresa la polaridad masculina porque da estructura y contiene. El agua del río expresa la polaridad femenina porque fluye, cambia y es fuente de vida.

¿Cómo identifico mi polaridad femenina y masculina?

Escritura terapéuticaDurante el día tu energía alterna de una polaridad a otra sin darte cuenta. Por ejemplo, en el trabajo, cuando necesitas terminar una tarea, haces listas de verificación, te concentras en conseguir el objetivo y tienes un rol activo, estás en tu polaridad masculina.

Cuando estás en la etapa del proceso creativo y disfrutas con la lluvia de ideas, cuando piensas en todo lo que puede pasar desde una perspectiva general, cuando escuchas y te abres a sugerencias de mejora, estás en tu polaridad femenina.

En este artículo nos centraremos en la polaridad femenina; en el segundo, explicaré las características de la polaridad masculina; en el tercer artículo, veremos un paralelo entre las dos polaridades para que identifiques en qué momento estás en una o en otra y en el cuarto artículo profundizaré sobre algunas ideas y ejercicios para armonizar lo femenino y lo masculino.

 

Características de la polaridad femenina

Circular: si tuviésemos que pintarla, la polaridad femenina sería un flujo de amor circular. Es curvilínea. Se deja llevar y cambia según los ciclos. Y aunque a todos nos influyen los ciclos de la naturaleza, a la polaridad femenina en un cuerpo de mujer aún más.

Creativa: lo femenino es creativo, es esa parte nuestra que juega e imagina, que conecta con una lluvia de ideas y con la inspiración para encarnar y dar vida tangible a un hijo, un proyecto, una iniciativa, una obra de arte, etc.

Intuitiva: la intuición, esa guía que todos llevamos dentro, esa capacidad de ver el aspecto interno de las cosas y de ver más allá, es femenina. Nos habla a través de impulsos físicos, viscerales, auditivos y visuales. Se comunica también por medio de sueños, señales y cambios en el entorno.

Receptiva: le polaridad femenina observa, escucha, huele, degusta y es capaz de identificar las emociones, los sentimientos y conectar. Cuando la incomodidad se apodera de ti y no sabes qué te pasa, es porque estás limitando tu polaridad femenina que te ayuda a conocerte mejor a través de las emociones.

Colaboradora: la polaridad femenina comparte y se relaciona. Trasciende los límites del yo para conectarse con los demás. Es esa parte de ti que se abre y cuenta lo que te ha pasado a algún amigo/a; esa que comparte alegrías y comidas; esa que escucha, abraza y da una mano.

Selectiva: lo femenino se basa en las emociones para seleccionar a quién recibe o rechaza. ¿Qué me hace sentir? ¿Seguridad, amor? Las emociones nos permiten filtrar a las personas con las que nos relacionamos y lo que nos pasa.

Amorosa: la energía femenina recibe y da, es un océano de amor incondicional que no juzga. Crea vínculos amistosos, teje redes solidarias y sustenta cualquier relación. Abraza, acoge, acompaña, nutre.

En desequilibrio

Cuando la polaridad femenina siente carencia, busca llenarse y distraerse. Puede ser viendo series, comprando sin necesidad, comiendo sin hambre o teniendo sexo sin amor.

Le polaridad femenina sin la masculina se siente sin apoyo, sin enfoque, sin propósito, es frágil e inestable y como resultado no tiene sentido de éxito.

La inmadurez en la polaridad femenina se manifiesta en manipulación, incapacidad para tomar decisiones, celos, berrinches, mentiras, exigencias.

Si solo trabajo con mi polaridad femenina me lleno de dudas; todo me queda grande; me afecta mucho el estado de ánimo de los demás; me cuesta decir no y delimitar mi espacio personal; me agoto porque me ocupo más de los demás que de mí; identifico mis emociones pero me pierdo en ellas; me cuesta expresar mis necesidades y deseos; me cuesta hacer realidad mis sueños y materializar mis ideas; necesito que alguien me oriente y me valore.

Una mujer cuya polaridad masculina se expresa en exceso pierde su feminidad, su conexión con la tierra y con sus propios ciclos. Se desconecta de su intuición y se enfoca en el hacer, sometida al tirano interno que busca un sitio de reconocimiento en la sociedad.

 

¿Qué le aporta a un hombre desarrollar su polaridad femenina?

Creatividad, sabiduría, intuición, la conexión con sus emociones y sentimientos profundos, la apertura de corazón, la fluidez en todo lo que hace, la flexibilidad para adaptarse a los cambios, la relajación y la paz interior.

Un hombre que honra su energía femenina es amoroso, juguetón y tierno con las personas que ama y con la naturaleza. Su trabajo es valioso, inclusivo y tiene sentido porque está al servicio de la vida.

El desarrollo de sus cualidades femeninas internas le da alegría, vitalidad, capacidad de gozo y erotismo. En las relaciones amorosas, vive el compromiso y la entrega sin perder la libertad. Es feliz, ama y se siente amado.

¿Cuáles de estas características tienes más activas?

Hoy te invito a tomar consciencia de tu polaridad femenina.

 

Artículos relacionados

Cómo identifico mi polaridad masculina

Comparativo de las dos polaridades femenina y masculina

 

Referencias

Carmen Enguita, pionera en sexualidad alquímica, el equilibrio entre la polaridad femenina y masculina

Francisco Fortuño, creador de hombresevolucionantes.com

María Gabriela Santini, fundadora de la Escuela de sexualidad y espiritualidad

Sylvia Briceño Aranguren, creadora y anfitriona del congreso virtual Juntos somos invencibles

Chamana, mujer medicina

Chamana, mujer medicina. Óleo sobre lienzo, N.M. Parga.

Chamana, mujer medicina:
Amas la naturaleza, y ella también te ama.
Lo sabes, porque las plantas te cuentan sus secretos,
esos que te permiten curar heridas y cuerpos.
Lo sabes, porque los árboles lloran de alegría
con tus abrazos.
Y cuando aúllas, los lobos vienen a tu encuentro
para correr con ellos.

Mujer salvaje, sin filtros, pura, cambiante,
Conversas con la madre naturaleza,
Que no es indiferente ni sorda ni ciega.
Y con ese amor mutuo, cocreas.
Ella pone la semilla y te inspira,
tú la plantas y, con agradecimiento, cosechas.

Mujer sabia, apagas el ruido del mundo
y sientes de piel hacia adentro.
Caminas descalza sobre hierba mojada
porque escuchas y atiendes los mensajes de tu cuerpo.
Y lo acaricias y pintas como el mejor de los lienzos.

Mujer auténtica, aprendiste a vomitar tu ira
sin lastimar a nadie,
y a ponerle voz a lo que llevas dentro,
también saliste del infierno de los que no se aman,
para gozar cada día y brillar en tu fuero interno.

Hoy no es solo un día más

MarDeVida_SoloUnDiaMasHoy no es solo un día más.
No es un día cualquiera.
Hoy es todo lo que tengo
y todo lo que soy.

Hoy es un regalo,
lleno de obsequios y oportunidades,
para amar y ser amada,
para dar y compartir.

Hoy es un mar de vida,
Inmensa, generosa, maravillosa.
Un océano en el que cada gota cuenta.
Y en el fondo y en la orilla,
brilla cada grano de arena.

Un día más para decir te amo,
para darlo todo, lo mejor de mí.
Un día más para respirar profundo,
caminar con garbo
y ser feliz.

Gozar un día más de vida.
Eso es todo lo que pido.
Gracias por hoy, vida mía,
aunque sea el último,
dime, ¿qué puedo hacer hoy por ti?

La esperanza es en sí misma una especie de felicidad

EsperanzaCon los ojos vendados,
me entusiasma la idea
de lo que va a pasar.
La esperanza es en sí misma
una especie de felicidad.

Aunque me caiga, aguardo lo mejor.
Cada pequeño paso es un logro
que me impulsa a continuar.
Y si tropiezo con las piedras, 
lo acepto.
Es lo que necesito en ese momento.

Cierro los ojos y confío
porque veo con el corazón.
Creo en mí, aunque me cueste.
Y por dentro una luz se enciende e ilumina el exterior.
La vida tiene sentido, 
a pesar del resultado final o el destino.

Cada amanecer me regala
una página en blanco
para llenarla de luz y color,
con palabras creadoras,
escogidas con amor.

La esperanza es la certeza
de que veremos la luna y luego el sol.
Y aunque el día haya sido difícil,
al anochecer mis ojos se cierran
cargados de ilusión.

Incertidumbre en puntos suspensivos

Incertidumbre, máscara«Ya veremos», respondiste,
y me dejaste en puntos suspensivos.
Atemporales e indefinidos,
en el aire de la incertidumbre
siguen esos puntos suspendidos.

«Me lo voy a pensar», añadiste.
Y eso, ¿qué significa?
Que te mueres de ganas y de miedo,
o que no te interesa un bledo.

Ante la duda se impone el silencio,
un punto y aparte.
Un sí pero no.
El paréntesis de la indecisión.

Dejaste en suspenso
un deseo a la vez tan vivo y tan muerto,
¿Pides tiempo al tiempo?
¿Temes comprobar el estado de tu corazón?

Y sigo aquí, cual espejo.
Espero el momento
en el que tú y yo colapsemos
unidos en una mirada
como un mismo observador…

Gracias mi musa y mi madre

Mi musa y mi madreNecesito decirlo,
repetirlo y escribirlo:
te agradezco mucho
que seas mi musa y mi madre.

Cada día que pasa, te admiro más.
Cada cosa que aprendo, te respeto más.
Y cuando miro atrás comprendo
tus errores, tus palabras, tus esfuerzos.

Te quiero, mamá, te quiero.
Y ahora que también soy madre,
aunque me repita, necesito decirte
que te quiero aún más.

Tú eres la brújula que me guía.
Un espejo que refleja
lo que quiero repetir,
lo que prefiero evitar.

Eco del amor que eres,
y de todo lo bello que das.
Fortaleza, valentía, sensibilidad,
dulzura, perdón y paz.

Evito repetir la historia.
Caer en la trampa del sacrificio,
arcaico patrón malentendido,
que te atrapa en la cárcel del oficio.

Limpiando la casa liberas tu mente.
Yo me refugio en el arte,
para soltar ataduras
en este patriarcado asfixiante.

Me enseñaste a seguir aprendiendo,
a caer y a levantarme.
Gracias mi musa y mi madre,
por tu gran amor, dedicación y coraje.

Ven y abrázame

abrazameLigera y profunda molestia
o un dolor intermitente y sordo.
Son la advertencia de una trampa:
una ruptura invisible.

El corazón es capaz de ver
la herida que el amor sana.
Gracias a la empatía de gente solidaria.
Esa que da la mano, escucha y ama.

Pero el mundo grita: corre, compite y consume,
que la vida es una carrera y hay que luchar.
Mientras la naturaleza susurra: para, observa y siente.
¿A quién decides escuchar?

Fríos, como la muerte, nos deja la indiferencia.
La incomunicación nos enferma.
¡Con lo fácil que es dar un abrazo,
mirarse a los ojos y conversar!

¡Ven y abrázame!
Que en tus brazos no siento dolor. 
Déjame abrazarte.
Que un poderoso calmante es mi amor.

Unidos en la calidez de un nosotros,
en la cercanía de tu corazón y el mío.
Mecidos por nuestros latidos al unísono,
en la gloria de una madre que arrulla a su hijo.

Detengámonos a observarnos, a sentirnos.
Relajados y muy vivos.
Verás que a punta de abrazos
también se suturan el alma y los tejidos.

Un hermoso regalo comparto aquí

manoscerebroMúltiples obsequios
en un hermoso regalo recibí.
Los miedos que me nublaban
desaparecen y tienen fin.

Ya no temo a la muerte.
Sé que dejar el cuerpo no es morir
sino el inicio de una nueva vida.
Libre, feliz, expansiva.

Si antes callaba y sonreía,
ahora digo, con respeto, lo que pienso.
Expreso quien soy, lo que siento.
Ya no temo al rechazo ni al error.

Tampoco temo al inevitable dolor, 
mensajero de la transformación. 
Porque todo lo que empieza acaba. 
Y sé que el sufrimiento es opcional.

Bajo el empaque de un shock casi mortal 
me encontré con la gratitud, el amor,
el perdón y la felicidad.
Sentí el júbilo de la libertad.

En el pozo profundo de la depresión,
aprendí a ver en la oscuridad.
Ahora cierro los ojos y me dejo guiar por la intuición. 
Siento la divinidad.

Sé que puedo afrontar las dificultades 
y de ellas aprender lecciones.
Sé que puedo hundirme en un mar de tristeza
y nadar hasta la orilla de la paz.

Sé que el mundo caótico
es un reflejo que podemos cambiar.
Ten esperanza. 
Todo pasa por una razón.
Aunque no lo veas, en todas partes vibra el amor.
 
Regresé al origen y volví 
para dar testimonio consciente 
del gozo de existir.
Para pedirte que más allá del miedo, 
te atrevas a ir.

Sobrevivir al ictus fue un hermoso regalo y por eso escribo y comparto aquí.

Estrella Fugaz

Estrella Fugaz Ojo-Poema

Fruto del descuido,
tras un arrebato
del polvo de estrellas
se engendra una nena
que quiere vivir.

Es un angelito,
un bello boceto,
que no pide nada,
tan solo existir.

Pero su joven madre,
es casi una niña
y mucho miedo tiene al avenir.

Quiere volar lejos,
sin hijos, sin frenos,
por lo que decide
hacerle salir.

Se siente cobarde,
se llama asesina.
Y en silencio llora
su contradicción.

Duele mucho y gime
por esa criatura,
y mirando al cielo
implora perdón.

Llueven y llueven lágrimas
que limpian su alma,
y la paz se filtra
en su corazón.

Porque allá en el cielo
fugaz brilla una estrella,
y bailando canta:
te perdono amor.

Cree en ti

Cree en ti N.M.Parga

Te quise antes de concebirte.
Sentí un flechazo cuando naciste.
Mi amor se expande mientras tú creces,
más allá de la vida y de la muerte.

A ser madre, contigo aprendo,
y tus lecciones te agradezco.
Es un honor que seas mi hijo.
Para verte hecho un hombre sigo viviendo.

Quiero que sepas amor mío
que aunque me enfade, no es contigo.
Quiero que entiendas mi cielo
que mi amor por ti es infinito.

Que a veces lloro cuando te miro
mientras tu duermes cual angelito.
Eres tan joven, tan puro y bello
que te acompaño hasta en mis sueños.

No todo te puedo dar
para que así aprendas a valorar.
Primero gatear y luego andar,
tú sólo aprenderás a volar.

Vuela tan lejos como tú quieras,
cierra los ojos y cree en ti,
sube a la cima de la montaña,
sopla las nubes sin frenesí.

Y todo aquello que te atormenta,
miedo, tristeza y frustración,
se diluirá en ese cielo
lleno de estrellas y de amor.

Quiero que entiendas, que aunque te amo,
y siempre contigo quisiera estar,
mi misión, es que tú aprendas
a vivir sin mí y a en ti confiar.