Vulvas sanas y autocuidado

#vulvaartTu vulva es bella, única en tamaño, color y forma, y huele a lo que tiene que oler.

Entonces, ¿por qué algunas niñas y mujeres creen que sus vulvas son feas y anormales? ¿Por qué sienten asco?

Tal vez sea por las ideas recibidas de la publicidad, de la pornografía y de los tabúes sociales y culturales heredados.

La publicidad insinúa que nuestra vulva es sucia, que huele mal y que las manchas y los pelos nos afean, que tenemos que vivir la menstruación como si no pasara nada, como si fuésemos lineales y productivas todos los días del año.

Con estas ideas nos manipulan para que compremos un sinfín de artículos de higiene: tampones, compresas, salva slips, jabones, desodorantes, sprays, perfumes, quitamanchas, productos para depilarse, anticonceptivos, antiinflamatorios, etc.

Usan el olor y las manchas para que nos sintamos mal y compremos cosas que no necesitamos.

¿Cuál es la paradoja?

Que esos productos llenos de químicos nos producen irritación, alergias, mal olor e incluso infecciones de leves a graves.

Debes saber que la vagina es más pulcra que la boca y que tiene un sistema que se limpia por dentro. Así es, la boca tiene más bacterias y huele peor que la vagina.

A menos que tengas una infección o alguna enfermedad, tu vagina y tu vulva huelen a naturaleza y son sanas, normales y bonitas, tal y como son.

Vulvas sanas y autocuidado

Entonces, como nuestra vagina es tan limpia, solo necesitamos lavarnos la vulva (entre los labios vaginales y el capuchón del clítoris) con agua. Sin jabón, con cuidado. Sobran el desodorante, el jabón, el perfume y los lavados vaginales.

Lo importante es secarnos muy bien porque la humedad propicia el desarrollo de bacterias. Por eso en verano, es recomendable pasar poco tiempo con el bañador mojado.

Y sí, tenemos flujo vaginal variable y moco cervical durante la ovulación. Eso es normal. Es más, el color, la elasticidad, la fluidez y abundancia de estas excreciones nos informan en qué fase del ciclo estamos.

Al ir al baño, es importante limpiar la vulva de adelante hacia atrás. Es decir de la uretra al ano.

Y si insistes en la limpieza, una alternativa saludable son las vaporizaciones vaginales con salvia, que es un regulador hormonal.

¡Deja que tu vulva respire!

Usa ropa interior cómoda y de fibras naturales como el algodón. Por la noche duerme sin bragas y durante el día intenta estar sin salva slips porque no te dejan transpirar. Mejor usa protectores de algodón ecológico.

Las compresas, tampones y protege slip están hechos de materiales (celulosa y plástico) que irritan nuestra piel y producen bacterias. Es mejor usarlas biodegradables, o de algodón puro. Otra idea es usar bragas de algodón y cambiarse varias veces las bragas en lugar de usar protege slips.

Durante la menstruación, también puedes usar la copa menstrual o practicar el sangrado libre.

Y durante el coito es mejor usar preservativo porque el PH del semen es más alcalino que el de la vagina y, si quedan residuos, puede afectar la microbiota lo que se traduce en hongos, infecciones, etc.

También, ten en cuenta que la alimentación sí influye en el olor corporal.

Las frutas y las verduras, en especial las de hoja verde que contienen clorofila, ayudan a liberar el cuerpo de toxinas.

En cambio, el alcohol y el exceso de sal favorecen lo contrario. Muchos medicamentos, suplementos y la carne roja en exceso también producen mal olor. Así como el exceso de alimentos ricos en azufre: ajo, cebolla, coliflor, repollo.

La vulva pornográfica y la cirugía estética genital

«Vulvas sanas, normales, bonitas» eso buscan en internet las mujeres que dudan de su propia vulva al compararse tal vez con lo que han visto en el cine o en la pelis porno.

La vulva pornográfica se parece a la de una niña que no se ha desarrollado y no tiene ni siquiera vello púbico. Vulvas operadas a las que además de tejidos les han cortado conexiones nerviosas imprescindibles para el placer.

Nota: el vello púbico tiene su función: regula la temperatura, protege a la piel del roce y sirve como barrera protectora.

Ahora, el número de niñas que desean operarse la vulva porque no les gusta la forma, la apariencia y el tamaño de la suya aumenta cada año en todo el mundo.

¿Por qué?

Porque, a edades cada vez más tempranas, niños y niñas se exponen a la pornografía..

Cuando leí que esto estaba pasando, empecé a pintar vulvas con la mirada de mi niña interior que ama y respeta la naturaleza y la vida en todas sus expresiones.

Por eso te propongo una actividad. Mira este corto vídeo: «Tu vulva es bella» y pinta tu vulva. Y si quieres ir más allá, y aún no lo has hecho, toca, explora, siente tu vulva y tu vagina.

Nos urge amarnos mejor a nosotras mismas, aceptar nuestro cuerpo como es, descubrir la belleza de nuestras formas, sentir la potencia de nuestras curvas. Todas las vulvas son bonitas tal y como son.

El autoconocimiento nos acerca a nuestro cuerpo

¿Sabrías dibujar tu aparato sexual completo y colocar cada parte más o menos en su lugar?

 

¿Podrías visualizar su tamaño real en tu cuerpo?

Muchas mujeres no. Es lo más frecuente. Incluso en los libros escolares no aparecen todos los órganos y la mayoría no incluyen el clítoris.

Por esto, una de cada cuatro niñas de quince años no sabe que tiene clítoris, ese órgano, con más de 8000 terminaciones nerviosas, cuya única función es el placer.

Lo que no conoces, lo que no exploras, no existe para ti.

Educar a las niñas para que tengan información completa de cada órgano y su función les permitirá conocerse, quererse y cuidarse mejor.

 

Eres oceánica, eres forestal, eres volcánica… o lo que tú quieras ser.

Acepta y cuida tu vulva, por favor.

¿Qué amiga quieres que lea este artículo y vea este vídeo?

¡Gracias!

Nota: el 28 de mayo se celebra el día de la higiene menstrual

Artículos relacionados

Autoconocimiento: escucha tu cuerpo y tus emociones

Represión y tabú: cómo nos condicionan desde la infancia

Taller: ciclo menstrual y primera menstruación

 

Referencias

Vagina surgery ‘sought by girls as young as nine, 3-jul-17, BBC

N.M. Parga, «Adiós, niña buena», 2018, Amazon

Borja, Mercedes. Sangrado libre, el método para la menstruación sin compresas, copas o tampones, 07-02-20, 20 minutos

Escritura terapéutica: ejercicios, claves e ideas para superar el estrés

Ante la incertidumbre y en momentos de crisis, ¿sientes miedo, ansiedad, estrés? Expresar tus sentimientos y pensamientos por escrito te puede aliviar.

Yo escribo para expresar lo que siento desde niña y te aseguro que me ha servido mucho; sobre todo para sacar la rabia, la frustración y la tristeza, sin hacer daño a nadie.

La escritura expresiva es terapéutica porque te permite desahogarte cuando no quieres o no puedes hablar de lo que te está pasando. Y es una forma de parar de rumiar pensamientos repetitivos que te causan ansiedad, estrés y tristeza.

Como compartí en artículos anteriores, escribir calma y aclara la mente, te hace organizar tus pensamientos en una estructura coherente y te ayuda a encontrar un sentido.

Nota: La escritura no reemplaza el tratamiento de un psicólogo o de un médico. Si te sientes mal, lo mejor es pedir ayuda a un profesional de la salud.

Escritura terapéutica: ejercicios, claves e ideas para superar el estrés

Parece increíble que moléculas inertes de ácido ribonucleico rodeado por una corona de proteínas con fósforo puedan originar una pandemia, poner patas arriba nuestro estilo de vida y hacernos reflexionar.

Ante la incertidumbre, el aislamiento y el exceso de noticias, algunas personas se dejan contagiar por la preocupación, el estrés y el miedo. Así reducen a la mitad la protección del sistema inmune y nublan la capacidad de decidir y actuar.

Si estás bajo los efectos del miedo (estrés, ansiedad, preocupación), recuerda:

1. El miedo es una emoción primitiva con una función puntual. Si te quedas en el miedo, te enfermas. Eres capaz de soltarlo, aprender y dejarlo atrás.

2. La risa vence al miedo y eleva la vibración. El sentido del humor hace que cualquier situación sea más llevadera.

3. Todo pasa. Esto también pasará.

4. «No nos afecta lo que sucede, si no lo que nos decimos a cerca de lo que sucede». —Epicteto.

5. Al cerrarse una puerta, la vida siempre abre una ventana. Presta atención y sal a través de ella cuando la veas. Despierta.

6. Mantener la calma y hábitos saludables te permite disfrutar de mejor salud y tomar decisiones acertadas.

7. Somos naturaleza y tenemos la capacidad de sanar y regenerarnos.

8. «Tu mente solo responde a dos cosas: tus imágenes mentales y tu diálogo interno. Y esto crea tu realidad. Prueba a decirte: Tengo habilidades extraordinarias para sobrellevar cualquier cosa». —Marisa Peer.

9. Eres capaz. Eres suficiente. ¡Tú puedes!

10. Esto que está pasando es una invitación a mirar hacia adentro.

 

Aprendamos a vivir con menos y a cuidarnos mejor.

Es una invitación a mirar hacia dentro, a escuchar los mensajes de nuestro cuerpo, de nuestra alma. Así que desconecta todo aquello que te distrae y escribe.

1. Escribe cuál es tu situación y qué es lo que te preocupa

Primero, saca todo eso que te hace sentir malestar. Cada caso es distinto.

Pienso en los niños que viven en familias conflictivas y su lugar seguro era el colegio. En las mujeres maltratadas que descansaban un poco cuando su pareja estaba fuera de casa. En los que recogen las basuras. En las personas que trabajan en los supermercados.

En las personas que han perdido seres queridos en estos días y no han podido despedirse como hubieran querido. En los que están enfermos y necesitan caminar al aire libre sin ser juzgados e insultados desde las ventanas. En los que han perdido su trabajo o no pueden abrir su negocio. En todo el personal sanitario que trabaja mucho, por poco y con alto riesgo, incluso sin la protección adecuada en muchos casos.

Pienso en los adolescentes que darían cualquier cosa por estar con sus amigos ahora. En los peques que necesitan salir a correr al aire libre. En las personas que echan de menos a sus amores.

También pienso en las personas afortunadas que viven en la abundancia y vibran alto, pase lo que pase. En las que meditan, ríen y elevan la vibración del planeta. En las que se conectan a la solidaridad, sin juicios. En las que hacen que este mundo sea mejor.

¿Cuál es tu situación? Escribe de manera automática y si han salido muchas emociones negativas, rompe o quema esa hoja.

2. Escribe un diario

¿Cómo te sientes hoy?

¿Qué te apetece o no hacer?

¿Cuál es tu situación actual?

¿Qué te gustaría cambiar de ella?

¿Cómo te sientes después de ver noticias alarmistas o comentarios desagradables en las redes?

¿Cómo te sientes cuando te desconectas de todo eso y te conectas con tu bienestar?

¿Qué puedes hacer hoy por ti y por los demás?

3. Escribe qué puedes aprender de lo que está pasando

Tal vez, esta situación nos está enseñando a vivir con menos y a cuidarnos más; a tener paciencia; a pensar qué es lo que realmente necesitamos.

A pensar qué es lo importante; qué queremos de la vida, del trabajo; qué relaciones y conexiones estamos creando; cómo nos impactan los pequeños detalles; cómo podemos ser más considerados y responsables con nosotros, con los otros, con la Tierra.

Muchas personas quieren volver a la normalidad cuanto antes. En este mundo de desigualdades insostenibles… ¿a qué aspectos o partes de la «normalidad» quieres volver?

 

En cuarentena aprendemos que la libertad es comer con una amiga, pasear bajo los árboles, tomar el sol, ir al cine o al teatro, viajar y descubrir una fruta nunca antes vista, tomar cañas en una terraza. Por eso, cuando la libertad regrese, le pediremos menos cosas a la vida. Y agradeceremos los pequeños detalles que nos llenarán de sentido. #EsteVirusLoParamosUnidos

4. Escribe qué puedes apreciar o agradecer en este momento

Quizás así decidamos por fin olvidar lo que nos falta y concentrarnos en lo que sí tenemos; agradecer y apreciar los gestos amables, lo que nos rodea por insignificante que parezca, la belleza y la solidaridad que brota en medio de la crisis.

Escribe un diario de gratitud o, cada noche, piensa en cinco cosas que quisieras agradecer cuando estás en la cama antes de dormir.

Agradece, cada día, a las personas que te rodean (familia, trabajo) por algo que hagan o por lo amables que son.

Todas las mañanas, al despertar o cuando desayunas, da gracias por un nuevo día lleno de oportunidades.

Enfócate en lo que va bien en lugar de darle importancia a lo que va mal. Aprecia lo que ya tienes.

Disfruta de las pequeñas cosas: una sonrisa, un beso, un abrazo, el atardecer…

Incluso, agradece las dificultades porque son lecciones de vida. Estas experiencias se repetirán hasta que aprendamos a apreciar lo que nos hace únicos.

Agradecer y apreciar hace que nos sintamos mejor. ¡Pruébalo!

Claves de escritura terapéutica

Las siguientes son algunas claves de escritura terapéutica que da el profesor Jamie Pannebaker, de la Universidad de Texas en Austin y autor de varios libros, entre ellos: Expressing Writing: Words That Heal y The Secret Live of Pronouns: What Our Words Say About Us 

✔️ Pregúntate: ¿cuánto tiempo ha pasado desde que sucedió lo que te afecta? ¿Horas, días, meses, años?

✔️ Comprométete a escribir por lo menos cuatro días seguidos durante veinte minutos. Busca el momento más apropiado para ti.

✔️ Escribe sin parar durante esos veinte minutos (escritura automática). Esto es para ti, nadie va a mirar si hay errores de puntuación, sintaxis y ortografía. Otra opción en grabar un audio.

Ideas para mejorar el proceso

✔️ Encuentra las conexiones de lo que te afecta con otras áreas de tu vida (salud, trabajo, familia, relaciones, etc).

✔️ Reconoce e identifica tus emociones.

✔️ Cuenta una historia con inicio, nudo y desenlace.

✔️ Cambia de perspectiva. Los que más se benefician de la escritura son aquellos capaces de ver lo sucedido con otros ojos.

✔️ Cuando escribas, hazlo con cercanía. Es personal e íntimo, no un reporte para la aseguradora.

Hábitos saludables de autocuidado

Además de escribir, hoy te invito a soltar el miedo, a vivir con menos, a cuidarte más y a darte cuenta de lo maravillosa que es la vida. Enfoca tu atención en lo saludable, en lo gratificante.

Cuidarnos mejor significa tener hábitos saludables. Ya lo habrás oído y leído mil veces:

🧡 Nútrete con alimentos locales, ecológicos, sin procesar. La vitamina C, D, el zinc y los champiñones fortalecen el cuerpo ante los virus.

🧡 Respira profundo, lento, consciente.

🧡 Duerme y descansa. Disfruta de la quietud. Durante el sueño nuestras células se regeneran.

🧡 Haz ejercicio en casa (estiramientos, yoga, baile, cardio). El movimiento reduce el estrés en el cuerpo.

🧡 Medita o practica la atención plena en el momento presente.

🧡 Ríete mucho, la alegría eleva la vibración y fortalece el sistema inmune.

🧡 Cuida tus palabras y tus pensamientos. Tienen un impacto mucho mayor del que percibes.

🧡 Sé más tolerante y paciente contigo y con los que te rodean.

🧡 Genera acuerdos para convivir, trabajar y estudiar en espacios reducidos.

🧡 Mejora tus hábitos de higiene de ahora en adelante: lávate las manos con jabón, guarda una distancia y cuando tosas o estornudes, tapa tu boca o nariz con un pañuelo. Eso es respeto.

🧡 Para mantener la calma en momentos de crisis, ayuda hacer planes a corto plazo y centrarse en el día de hoy.

Sé el cambio que quieres ver en el mundo, Mahatma Gandhi

Un abrazo y un aplauso para ti.

¿Quieres escribir para ti?

Apúntate a mi próximo taller online de escritura terapéutica.

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN




Artículos relacionados

Escribir para sanar: 5 ejercicios de escritura terapéutica

Escritura sanadora: 7 ejercicios para sentirte mejor

La gratitud mejora tu salud

Referencias

Barker, Eric, How to Deal With Anxiety, Tragedy or Heardache – 4 steps from research, Time, November 18, 2014

La gratitud mejora tu salud

La gratitud mejora tu saludLa gratitud mejora tu salud, te ayuda a sanar, te da energía y alegría. Apreciar lo que te da la vida ofrece múltiples beneficios, como lo confirman numerosos estudios médicos.

La gratitud nos ayuda a sanarnos más rápido de una enfermedad y a superar la adversidad

Yo descubrí el poder de la gratitud dos semanas después de mi ictus, cuando recuperé la memoria a corto plazo. Al tomar consciencia de lo que me había pasado, lloré de alegría, a pesar del dolor físico y de que no me podía mover en ese momento.

Ser agradecida aumentó mi energía vital, lo que me permitió sanarme más rápido, volver a caminar y valerme por mí misma. Te lo cuento en el tercer capítulo de El gozo de existir.

Ser agradecida me permitió ver todo lo que me había pasado como un regalo y apreciar mejor el valor de la vida.

Beneficios físicos de la gratitud:

  • Mejora el sueño
  • Reduce la depresión
  • Disminuye el ritmo cardiaco
  • Baja la presión arterial
  • Disminuye el riesgo de sufrir Alzheimer
  • Refuerza las defensas naturales.

La gratitud es vacuna, antitoxina y antiséptico. —John Henry Jowett

La gratitud nos ayuda a dormir mejor por las noches

Así lo demuestran numerosos estudios como el de la profesora en psicología Nancy Digdon, quien afirma que escribir un diario de la gratitud todas las noches ayuda a preocuparse menos y a dormir mejor.

La gratitud aumenta los pensamientos positivos y disminuye los negativos a la hora de dormir, esto ayuda a que nos durmamos más rápido y durante más tiempo, según un estudio de la Universidad de Manchester en Inglaterra. [1]

La gratitud neutraliza las emociones negativas

Lo que tiene un gran impacto sobre nuestra salud. Las emociones como la envidia, la tristeza y el resentimiento nos enferman y destruyen nuestra capacidad de disfrutar y de ser felices.

Si potencias la gratitud, las emociones tóxicas disminuyen y te relacionas de una manera distinta con el mundo, según Robert Emmons, profesor de psicología en la Universidad de California [2].

El remedio es la gratitud. Es poner el foco en lo que ya tienes y ya eres en lugar de centrarte en lo que has perdido o quieres tener.

La gratitud convierte lo que tenemos en suficiente. Es la señal de las almas nobles. —Esopo.

La gratitud mejora nuestra salud y nos hace felices. ¿Vives el poder de la gratitud?

AcuarelaAmapola

Acuarela. N.M.Parga

Ideas para fomentar la gratitud

Primero, para y mira todo lo bueno que ya hay en tu vida. Después, reconoce la fuente de ese bien.

Siempre hay flores para aquellos que quieren verlas. —Henri Matisse.

  1. Escribe un diario de gratitud o, cada noche, piensa en cinco cosas que quisieras agradecer cuando estás en la cama antes de dormir.

2. Agradece, cada día, a las personas que te rodean (familia, trabajo) por algo que hagan o por lo amables que son.

3. Todas las mañanas, al despertar o cuando desayunas, da gracias por un nuevo día lleno de oportunidades.

4. Enfócate en lo que va bien en lugar de darle importancia a lo que va mal. Aprecia lo que ya tienes.

5. Disfruta de las pequeñas cosas: una sonrisa, un beso sorpresa, un amanecer…

6. Incluso, agradece las dificultades porque son lecciones de vida. Estas experiencias se repetirán hasta que aprendamos a apreciar lo que nos hace únicos.

 

Transformarnos en quien queremos ser pasa por aceptar y amar a la personas que ya somos.

¡Gracias por leer este artículo!

Referencias

[1] psychologytoday.com how-gratitude-helps-you-sleep-night

[2] Robert Emmons Why Gratitude is Good

[3] Santé Nature Innovation. Les cinq lettres qui guérissent: MERCI