Trascender el miedo con confianza

Kali, óleo sobre lienzo, N.M. Parga

Trascender el miedo no es no tener miedo, es tener la valentía de reconocerlo y sentirlo con la confianza de que puedes atravesarlo con tu luz.

El miedo es la energía dividida dentro de ti.

Aparece cuando una parte de ti espera algo y la otra parte teme que no suceda lo que espera.

¿Estás en conflicto interno entre tu luz (que te acerca a lo divino) y tu oscuridad (que te hunde en el miedo)?

El miedo, que nos separa, es lo opuesto al amor que nos une y que nos permite sentir la divinidad en el corazón.

El miedo es una barrera que envía mensajes negativos y limitantes. Es una niebla que te impide ver la realidad. Es como una capa de aceite que flota sobre el agua y que podemos atravesar y limpiar. Es la montaña de creencias que podemos escalar. —Kryon.

 

El miedo te hunde en la densidad, te enferma y nubla la mente a tal punto que tu percepción se distorsiona, además de hacerte manipulable y dejarte a merced de las mentiras y de la ilusión de la Matrix.

Se manifiesta en ataque, huida, sumisión y sometimiento. También en negación de eso que consideras «no verdadero».

Quien tiene miedo sin peligro inventa el peligro para justificar su miedo. —Alain.

Si actúas por miedo a las consecuencias, estás en el camino de la oscuridad. Si tienes miedo a las represalias y no haces lo que deseas, te están manipulando.

La libertad es la ausencia de miedo. El miedo te esclaviza, te hace presa de tus propios pensamientos.

El miedo no te deja avanzar en la evolución de la consciencia hacia la multidimensionalidad. Este es un tema en el que ahondaré en otro artículo.

El miedo nos hace bajar a la segunda dimensión (yo contra el mundo), nos divide, nos enfrenta. El miedo nos hace ceder nuestro poder. La tercera dimensión es la trinidad, es ser capaz de ver la dualidad. Es observar sin identificarse. Es ampliar la perspectiva. La cuarta dimensión es indagar en mi mundo sutil lleno de posibilidades, en mi inconsciente liberándome de la comprensión lineal. La quinta dimensión es la cohesión, coherencia e integridad del entramado de dimensiones (multidimensionalidad). Con la energía unificada y en coherencia no hay nada que puedan hacernos. —Robert Martínez, astrólogo y politólogo.

 

Respeto tu miedo aunque no lo comparto. El miedo es útil un ratito. No es para regodearse y quedarse a vivir en él. Tiene una función temporal, como el dolor. Tanto el miedo como el dolor son inevitables y son superables.

Todos tenemos derecho a sentir todas las emociones y a liberarnos de ellas. Las emociones son energía en movimiento, si las retienes o reprimes se estancan y crean problemas y enfermedades.

Te invito a tomar consciencia y a liberarte de aquello que te está limitando en cualquier área vital (movimiento, legal, intelectual, condicionamientos, sexualidad, etc.).

¿Reconoces tus miedos?

Las personas que no reconocen sus miedos, se escudan en la precaución, en la seguridad y en la obediencia a la autoridad. Ponen la vida y el amor en pausa por la sensación ilusoria de seguridad, certidumbre, comodidad y protección ante lo que consideran un riesgo. Se mienten a sí mismas.

Donde está tu miedo, ahí está tu tarea. —Carl G. Jung

Lo opuesto a la sanación es el miedo. La sanación se logra con la consciencia de que eso que hacemos envía al cuerpo mensajes de esperanza, alegría, compasión y curación.

Lo primero es escuchar los mensajes de tu cuerpo porque nuestra biología fue creada por una consciencia superior y divina. Por tanto, el cuerpo tiene su propia inteligencia y su lenguaje.

 

Las 4 caras del miedo

Texto inspirado en la charla de Kryon titulada “The four faces of fear”.

Cuando miramos las caras, reconocemos si son amigables o no. Cambian, sonríen, lloran. Mirar el miedo a la cara es reconocer con tu mente a qué temes. Es mirar con ese observador interno que es capaz de percibir la dualidad.

Supervivencia

Es la primera cara del miedo y funciona en el cerebro primitivo que es reptiliano. Es la dualidad pura. Heredamos de nuestros ancestros primitivos el miedo a ser devorados por aquello que no controlamos, ya sea una fiera, la competencia o un problema.

Aunque hemos heredado reacciones instintivas de supervivencia, éstas están programadas y se pueden desprogramar y reescribir. Podemos ir más allá de lo que nos han contado.

Cruza el puente de lo que ignoras hacia lo que vas a saber. Cruza el puente de la consciencia que nos hace pasar del blanco y negro al color, del yin y el yang a un mandala holográfico y sofisticado. Abre la puerta a aquello que no esperas y descubre que eres mucho más de lo que imaginas. Descubre que puedes borrar el miedo de tu cuerpo. —Kryon.

Sobrevivir es el instinto básico. Cuando tienes tus necesidades cubiertas es momento de gozar de la existencia y vivir en plenitud.

El miedo a iluminarte

Cuestionar el discurso oficial puede tener consecuencias negativas, rechazo y castigo o incluso la muerte. Bien lo saben todas las mujeres curanderas que murieron en la hoguera condenadas por brujas durante la inquisición.

Poner en entredicho lo que otros consideran verdadero hace que te señalen como réprobo. Ver el absurdo de las normas cuando otros solo obedecen al que manda puede llevarte a situaciones desagradables. Algunos lo hemos vivido varias veces.

El camino es siempre conocerte a ti mismo/a y honrar tus sentimientos. Tienes libre albedrío. Tú escoges vivir el momento desde la luz o la oscuridad, con amor o con miedo, en paz o en caos.

Reconoce qué es lo que te retiene a dar el siguiente paso y libérate. El miedo no tiene por qué controlar tu vida. Eres luz. ¡Atrévete a brillar!

 

Los miedos que creas

Son la mayoría de miedos que tienes y que programas sin darte cuenta. Tú decides que X es algo que debes temer. Tú te dejas influenciar y contagiar de temor o no.

¿Cuál es tu método para saber qué pasa? ¿Ves, lees, escuchas las noticias? ¿Te has dado cuenta de que las noticias son entretenimiento amarillista? El miedo vende más que cualquier otra cosa.

La solución es muy fácil: apaga la tele, lee noticias positivas, aprende a leer entre líneas y a identificar las falacias, discierne para comprender sin temer. Conéctate con la naturaleza y con la sabiduría de tu alma.

Analiza tus miedos por lo que realmente son y entiende dónde o cómo se generaron.

¿A qué temes?

¿A hablar en público, a hacer el ridículo, al rechazo, a la humillación, a la oscuridad, a los perros, a las arañas, a volar en un avión, a tirarte de un paracaídas, a perder a alguien que amas, a la muerte, etc.?

¿Crees en el infierno y temes el castigo eterno? ¿Crees que hay un bicho en el aire y temes contagiarte, enfermar y morir o que se muera gente que amas?

Son creencias y las puedes desaprender. Son programaciones y las puedes desprogramar. Son falacias y las puedes rectificar.

No eres una víctima.

Eres un ser humano hecho a la imagen del amor divino y tienes las herramientas para crear una realidad mejor. Empieza por tomar consciencia de tus pensamientos y emociones y de cómo éstos influyen en la realidad que percibes y creas.

 

El miedo heredado del linaje, huellas del pasado

¿Es posible heredar el residuo de los miedos y habilidades ancestrales? ¿Es posible heredar miedos y talentos de vidas pasadas?

Honro mi linaje, óleo sobre lienzo, fragmento. N.M. Parga

Quizás ahora evitas el mar porque en otra vida moriste ahogado/a. Quizás tienes instintos suicidas porque en tu árbol genealógico hay varias personas que se suicidaron.

El pasado ya no tiene control sobre ti. Las leyes del karma han cambiado. Los atributos de la nueva energía nos llenan de esperanza y de regalos. Lo que aprendas hoy, lo recordarás la próxima vez. — Kryon.

Los miedos heredados suelen ser irracionales y pueden reescribirse gracias a la visualización y la meditación.

Si temes a hablar en público, visualízate como un gran orador y siéntelo. Si temes a lo desconocido, visualízate descifrando acertijos. Conecta con tus talentos y revelaciones.

¿A qué temes? ¿Dónde o cuándo se generó ese temor?

Identifica tus miedos, plántales cara e ilumina tu propia sombra con la luz de tu consciencia. Tienes el poder de liberarte.

La dualidad se presenta en positivo y negativo. Nos permite elegir.

Tienes libre albedrío para escoger luz u oscuridad. Lo que quizás no sabías es que puedes escoger escuchar la guía de la luz y hacer que la oscuridad cada vez te afecte menos. —Kryon.

La intuición te informa mejores maneras de hacer las cosas. Te avisa de los golpes que vienen para que sepas anticipar y resolver. Cuando escuchas la voz de tu intuición eliges mejor. Nada que temer.

Adiós, miedo

A mí me gusta mirar a los ojos y sostener la mirada, aunque esté mirando alguna cara del miedo. Lo he hecho desde niña y de hecho estoy escribiendo una serie de cuentos de una niña miedosa que va superando uno a uno sus temores infantiles.

Como siempre, el primer paso es reconocer los miedos, para después mirarlos de frente, reírte de ellos o abrazarlos con cariño y despedirlos con gratitud por lo que te han mostrado de ti.

Cuando el poder está fuera sientes miedo. Cuando el poder está dentro sientes confianza. ¿En qué momento has cedido tu poder a los demás? Cree en ti para recuperar tu poder y dar la cara a tus miedos. —Robert Martínez.

Para superar los miedos, también ayuda: hacer lo que te gusta, el contacto con la naturaleza, la risa y el buen humor, los abrazos, hacer deporte, bailar, la presencia con atención plena, estar con la gente que amas y que te hace sentir mejor, hacer ayuno digital (apaga la tele, las redes, etc.).

Hoy te comparto una experiencia que tuve durante un sueño lúcido porque es una manera de encarar el miedo:

Estaba en una casa luminosa y llena de ventanales. Todas las puertas estaban cerradas y me sentía segura y en paz. De pronto, un ser oscuro, encapuchado y con capa negra comenzó a darle golpes a la cerradura del salón donde yo me encontraba. Iba a abrir la puerta a golpes y sentí miedo. Salí corriendo por la casa, me vi en otra casa en la que viví siendo niña, y me di cuenta de que había otras puertas que no se podían cerrar.

¿Y las ventanas? Podía romperlas con una patada. No sabía a donde ir. Mi corazón latía a mil. ¿Cómo protegerme?, me pregunté mientras corría desesperada. Entonces me acordé de lo que dijo el astrólogo Robert Martínez: “es una invasión y tú eres dueña de tu sueño. Si miras a la oscuridad a la cara y soportas la mirada, ella se diluye con tu luz”. Si tengo miedo le doy mi poder, recordé. Adiós, miedo. Mi luz diluye la oscuridad. Así que volví a donde estaba esa figura sombría, que yo podía ver a través de la pared, y le proyecté mi luz como si todo mi cuerpo fuese un potente y luminoso haz. Vete de aquí. Dilúyete, sombra. La cerradura dejó de saltar. La oscuridad se contrajo. Silencio y paz. Me desperté sintiéndome poderosa.

Trascender el miedo no es no tener miedo, es tener la valentía de reconocerlo y sentirlo con la confianza de que puedes atravesarlo con tu luz.

No es porque las cosas parezcan difíciles que no nos atrevemos. Es porque no nos atrevemos que las cosas son difíciles, decía Seneca.

A medida que aprendemos y nos exponemos poco a poco a aquello que tememos, el miedo se reduce y aumentan la confianza y la valentía.

Coraje no es ausencia de miedo, sino hacer lo correcto a pesar del miedo y sin temor a las consecuencias.

No desarrollas valentía cuando todo va bien, sino cuando superas momentos difíciles y desafías la adversidad. —Epicteto.

La ausencia de miedo reduce la oscuridad.

¿Te atreves a superar tus miedos y a creer en ti?

¡Atrévete, tú puedes iluminar la oscuridad que habita en ti! Y todo lo que haces por ti influye en la consciencia colectiva.

 

Referencias

Kryon Channelling, The blank card, 29-ago-2018

Kryon Channelling, Circle of twelve, 9-feb-21 The four faces of fear, min 20-35

 

Sobre el Autor: Nohora

6 comentarios a “Trascender el miedo con confianza”

PuedesDeja una Respuesta o Rastrear esta publicación.

  1. Juan - mayo 7, 2021 en 3:46 pm Deja un comentario

    Excelente y valioso artículo, muy oportuno y pertinente en estos tiempos donde tantos y tantos miedos quieren atenazarnos. Muchas gracias por compartirlo 🙂

    • Nohora - mayo 7, 2021 en 4:09 pm Deja un comentario

      Gracias a ti por leer y por tu comentario. Me alegra que te sea oportuno. El miedo está bien por un ratito nada más. Eres amor, eres luz y eres capaz de superar todo lo que te propongas. Un abrazo.

  2. Mayte - mayo 20, 2021 en 11:27 am Deja un comentario

    Yo tengo varios miedos. Algunos siento que han sido heredados, pero los he ido enfrentando uno a uno.
    Aún tengo mucho por superar!
    Gracias por este artículo en el que nos recuerdas la importancia de liberarnos del miedo.
    Anita Moorjani, en su libro “Dying to be me”, cuenta lo que le dijo su padre cuando tuvo una NDE (Near death experience). El le dijo a Anita que volviera, que aún no era su tiempo y que ahora, ya habiendo visto más allá, que viviera su vida sin miedo. Al volver, siendo que estaba en estado terminal de un Cáncer que le había hecho metástasis, se recuperó completamente en 6 semanas. Increíble, ah?

    • Nohora - mayo 20, 2021 en 12:19 pm Deja un comentario

      ¡Gracias, Mayte! Leí ese libro hace algunos años. El testimonio de Anita es impactante porque ella se dio cuenta de que era el miedo lo que la había enfermado al punto de estar muriendo en el quirófano. Y su rápida recuperación es la prueba de que la consciencia es capaz de transformar la materia.

  3. Olga Lucía - mayo 28, 2021 en 4:50 pm Deja un comentario

    Maravilloso todo lo que compartes!. A demás que es muy completo y me hace reflexionar. Como bien dices, los miedos provienen de creencias ya sean infundadas, originadas desde nuestros ancestros, o por acontecimientos que hemos vivido que luego hacen que nos condicionemos. Por ejemplo, yo me paralizo cuando tengo que hablar en público. Es un miedo que vine a crear con los años, porque antes no era así!….En mi mente domino al auditorio, pero a la hora de hablar, me cuesta relajarme. Y si me pongo a reflexionar y a reconocerlo, me doy cuenta que viene de algo mas allá de estar frente a un público….porque viene del temor a que me juzguen y de hacerlo mal frente a los demás. Gracias porque siempre aprendo al leerte!.

    • Nohora - mayo 28, 2021 en 5:02 pm Deja un comentario

      Olguita: muchas gracias por tu comentario y por tu testimonio. Es normal sentir nervios ante un auditorio. Es uno de los miedos más comunes. Tres claves para hablar en público: respirar profundo y expirar lento, preparar la presentación para sentir más confianza y hacerlo con el corazón. Recuerda que somos más fuertes que nuestros miedos.

Deja un comentario

Tu dirección de email no será publicada.